El portero de 19 años se marcha en enero al Millonarios de la liga neogranadina, donde tendrá de compañero al también criollo Jacobo Kouffati.

Caracas. Solo un autogol de Rolf Feltscher pudo quebrar la resistencia del caraqueño Wuilker Fariñez en la penúltima doble fecha eliminatoria Rusia 2018. Ni los argentinos Lionel Messi, Mauro Icardi, Paulo Dybala y tampoco los connotados colombianos Radamel Falcao García ni Juan Cuadrado acertaron en sus intentos de vulnerar la valla defendida por el joven de 19 años.

Si hacía falta ratificar la calidad de Fariñez en un contexto de máxima presión, el Premundial suramericano fue el escenario ideal para que el nativo de la Parroquia Sucre de Catia volviera a mostrar los reflejos, la sobriedad y la rapidez bajo los tres palos que le caracterizaron en el Mundial juvenil y en torneos internacionales como la Libertadores y la Suramericana.

Ese par de actuaciones fueron el empujoncito que faltaba para que el portero de la Vinotinto diera el salto al fútbol extranjero. Fariñez irá desde enero de 2018 a Millonarios de Bogotá, la oncena más ganadora y una de las más populares del fútbol colombiano.

“Para mí sería un orgullo estar en cualquier equipo de Colombia. Es una liga muy buena y a mí me serviría muchísimo”, comentó recientemente el subcampeón mundial, quien no tiene el prototipo habitual de los futbolistas de su posición, por lo general con una estatura cercana a los dos metros.

“Lo de la altura no es preocupación. Yo lo que no tengo de tamaño he tratado de esforzarme en compensarlo con potencia y lo que más me ayude. No lo he visto como un problema”, recalcó Fariñez sobre sus “escasos” 1.76 metros, que lo colocan nueve centímetros por debajo del promedio internacional de los guardametas.

Además de la potencia y la rapidez para “despegar” y reaccionar ante cualquier cobro o intento de media distancia, la madurez es la característica que más llama la atención en Fariñez y que, según el preparador de porteros del Caracas FC, Michel Cofrades, lo ayudará a triunfar en suelo neogranadino. “Wuilker es un arquero que tiene la misma actitud frente a 25 mil personas o frente a mil, eso lo define. Es muy sobrio y nada lo intimida”, destacó el adiestrador avileño.

Wuilker se encontrará en Millonarios con un compañero de la Vinotinto, el mediocampista Jacobo Kouffati. La cifra del traspaso no se reveló, pero el presidente del llamado “equipo embajador” Enrique Camacho aclaró que la llegada del venezolano no está vinculada a un acuerdo con el Benfica para una posterior negociación al fútbol portugués.

Foto: Prensa Vinotinto



Participa en la conversación