Este miércoles fue el entierro del líder del colectivo Tres Raíces, quien falleció durante el operativo del pasado lunes 15 de enero en El Junquito, llevado a cabo por el funcionario del Cicpc, Óscar Pérez. El ministro Reverol lo identificó con otro nombre y como funcionario de la PNB.

Caracas. Las calles del 23 de Enero fueron tomadas por encapuchados desde la noche del pasado lunes 15 de enero, luego de que se conociera la muerte de Heyker Leobaldo Vásquez Ferrera —líder del colectivo Tres Raíces— durante el operativo en el que también fue asesinado el exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Óscar Pérez.

—¿Oíste esos tiros?

—No

—Todavía al mediodía siguen disparando en su honor. Esto ha sido tiros y tiros toda la mañana, uno no sabe si una de esas balas disparadas al aire cobran la vida de alguien, como pasó en diciembre con el niñito de El Paraíso.

Los vecinos vieron a uniformados encapuchados, portando armas largas durante el pasado martes 16, mientras se velaba el cuerpo del colectivo. Por eso este miércoles 17 sabían que debían tener precaución al salir, debido a la “ceremonia” de entierro del líder de uno de los colectivos más sólidos y organizados de la zona.

Hubo colegios que no tuvieron clases y muchos padres decidieron no llevar a los niños a los colegios que no las suspendieron. También hubo poco transporte, contó un vecino —quien pidió mantener su nombre en reserva por medidas de seguridad.

El entierro fue en el Cementerio del Este

El cortejo fúnebre del líder del Tres Raíces, que opera entre las zonas E y F, partió en la mañana desde el 23 de Enero acompañado por ráfagas de detonaciones, que de acuerdo con el relato de los vecinos, parecían de armas largas.

Lee también
Funcionarios del Cicpc asesinan por equivocación a un joven en Petare

Recorrió la autopista Francisco Fajardo escoltado por motorizados encapuchados y además con uniformes que los identificaban como funcionarios de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), hasta el Cementerio del Este.

Heyker falleció el pasado lunes 15 de enero durante la operación “Gedeón” que realizó la PNB en el kilómetro 16 de El Junquito, específicamente en el sector Araguaney, donde se ocultaba Óscar Pérez, el expiloto de la policía científica que tomó sin autorización un helicóptero del Cicpc y sobrevoló la sede del Ministerio de Interior, Justicia y Paz, y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Se declaró en rebeldía contra el presidente Nicolás Maduro.

Fuentes policiales indicaron que se encontraba participando en el despliegue. Vecinos del 23 de Enero, quienes por miedo pidieron no revelar su nombre, indicaron que no era primera vez que Heyker participaba como policía, ya que lo hizo en los Operativos de Liberación del Pueblo (OLP) que se realizaron en el barrio El Observatorio y el Segundo Plan de La Silsa.

Todos los vecinos sabíamos que él se metía para esos barrios con la OLP y participaba en las operaciones como policía. Vecinos lo vieron salir uniformado cuando eran las protestas de la oposición”, indicaron.

Conductores que vieron el cortejo fúnebre quedaron atemorizados en la vía

Además, los habitantes comentaron que el colectivo Tres Raíces tiene el poder de la distribución de alimentos en las zonas donde operan con la entrega de las bolsas de los Comité de Abastecimiento y Producción (Clap) y se encargan de la venta de comida cerca del mercado de Catia. Ellos lo venden más económico que los bachaqueros y con punto de venta, los bachaqueros tienen que vender en efectivo.

Señalaron que se escudan en la fachada de “fundación”, aunque es de conocimiento que reciben financiamiento y tienen arsenal de armas largas. Unos vecinos estaban vendiendo comida en un bloque y ellos se metieron a quitársela. Uno vive con miedo, sin decir mucho, porque si hablamos demás sabemos que ellos nos pueden matar.

Identidad falsa como policía

Lee también
Arrecian las presiones para la entrega del Clap con el carnet de la Patria

24 horas después del operativo de El Junquito fue que el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, confirmó que Óscar Pérez se encontraba entre los siete fallecidos. También habló de dos uniformados de la PNB caídos sin mencionar por ningún lado el nombre de Heyker. Tampoco se refirió al prontuario como colectivo de la víctima.

Reverol identificó a los policías como Adriun Domingo Ugarte Herrera, de 32 años, que de acuerdo con fuentes policiales era la chapa que portaba Heyker como supervisor jefe del FAES, y Nelson Antonio Chirinos, de 29, quien realmente sí era PNB.

Ambos cuerpos fueron entregados a sus parientes la noche del lunes, según fuentes de Crónica.Uno en la morgue de Bello Monte. Y aunque han pasado más de 48 horas, los siete cuerpos de los “terroristas” —como llamó el ministro a las víctimas— aún permanecen en la medicatura, sin que sus parientes puedan retirarlos para darles sepultura.

Óscar Pérez murió junto con Daniel Enrique Soto Torres, de 30 años; Abraham Noel Lugo Ramos, de 30 años; José Díaz Pimentel, Jairo Simón Lugo, Abraham Angostini y Lisbeth Andreina Ramírez Montilla.

Mientras estaban rodeados grabó varios videos que publicó en la red social Instagram, denunciando que aunque querían entregarse los estaban atacando. Al contrario, Reverol dijo que se enfrentaron a la comisión.

Sus parientes no han podido realizar los trámites, pues deben esperar la orden de Fiscalía Militar. Los diputados a la Asamblea Nacional Winston Flores, José Luis Pirela y Franklin Duarte, quienes integran la comisión designada para la investigación, denunciaron la irregularidad del caso.

Lee también
Estudiante de 15 años fue asesinado por reclamar el robo de su casa en Petare

Exigimos que sean entregados los cuerpos, la familia está sufriendo, deben entender lo que vive esta familia. Si entregaron los cuerpos de los dos colectivos, por qué no entregan los de ellos, dijo Flores esta mañana.

Hasta la noche de este miércoles todavía los cuerpos no habían sido entregados a sus familiares.

Fotos: cortesía, Rayner Peña/El Pitazo



Participa en la conversación