Nerys Alcalá, de 60 años, se encuentra en cuidados intensivos luego de que grupos paraestatales dispararan contra la multitud que participaba en la Consulta Popular de la oposición en la avenida Sucre.

Caracas. Nerys Teresa Alcalá Rodríguez, de 60 años, iba hablando con su hijo John Gómez, mientras caminaba por la avenida Sucre de Catia. Eran las 3:00 p. m. del domingo 16 de julio. Le comentaba casualmente que había muchísima gente en la calle, cuando a través del teléfono oyó varios tiros y gritos.

“John se presentó algo aquí, no sé”, fue lo último que le escuchó decir.

Su mamá gritó. Una bala entró por la espalda y le salió por el seno izquierdo. Comenzó a escuchar sus quejidos y no sabía qué sucedía, solo percibía un alboroto, disparos y a su mamá herida. La llamada se colgó.

Le marcó muchas veces con la esperanza de que le contestara, pero no sucedió. Pasaron alrededor de 15 minutos, que le parecieron horas, hasta que le atendió una mujer llamada Iraida.

“Fue muy desesperante la situación, no sabía qué hacer. Agradezco a la señora que estuvo con ella, solo sé su nombre. Ella fue quien me dijo que tenía un tiro, la acompañó hasta el hospital y se encargó de todo” (sic), dijo el joven, quien se encontraba en la ciudad de Guatire en ese momento.

La avenida Sucre era uno de los puntos en la Consulta Popular de la oposición, el pasado domingo 16 de julio. El grupo se volcó a las calles a protestar por la crisis del país y en horas de la tarde grupos paraestatales agredieron físicamente a quienes se encontraban en la actividad y, posteriormente, ocho hombres a bordo de cuatro motos dispararon.

Lee también
Colegio Fe y Alegría en Valles del Tuy fue asaltado 8 veces durante esta temporada vacacional

Nerys es una de las tres personas heridas de bala, según información oficial del Ministerio Público. Y Xiomara Soledad Scott, de 60 años, falleció a consecuencia de un tiro en la cadera que le perforó la vena femoral.

Cuando John llegó al hospital Periférico de Catia —a donde trasladaron a los lesionados— su madre había perdido mucha sangre y eso complicó el panorama. Además, su estado es delicado por la hipertensión y problemas respiratorios. Se encuentra en cuidados intensivos.

Mi mamá estaba en el lugar y momento equivocado. La situación del país se ha ido agravando, pido que las autoridades den con los responsables, no solo por mi mamá sino por la mujer que falleció y los demás heridos. Hay que tener fe de que esta situación va a mejorar” (sic), añadió.

Nerys estaba camino a su casa, en Gramoven, cuando hablaba con uno de sus tres hijos. Su familia desconoce si había participado en la Consulta Popular o regresaba de hacer otras cosas y justo pasó por ese lugar durante el tiroteo. Vive con un nieto.

Cuando los civiles armados dispararon, las personas se resguardaron en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, mientras estos permanecían afuera. La Policía Nacional Bolivariana estuvo presente en la agresión, pero no intervino para evitarla.

Tres personas quedaron lesionadas, según versión policial, por objetos contundentes y los golpes que les propinaron los grupos paramilitares. A Juan Farias, de 24 años, Abraham Carrillo, de 23, y Judith Sandronis, de 52 años, los trasladaron al Pérez Carreño y presentaron traumatismos generalizados.

Foto: @DeCaraAlPaisVE, El Pitazo



Participa en la conversación