Los trabajadores van a cumplir horarios. Las obras de recuperación de la central eléctrica, que explotó el pasado 7 de noviembre de 2018, están “crudas”.

Caracas. Este martes 8 de enero se cumplen dos meses del cierre total del hospital de Coche Leopoldo Manrique Terrero, como consecuencia de la explosión de un transformador, ubicado en el sótano, que dejó sin luz todas las áreas de atención médica.

Pacientes —incluso en estado crítico— y el personal que en ese momento se encontraba en el edificio ese 7 de noviembre de 2018, fueron evacuados de modo preventivo. Más de 30 internados en los servicios de Traumatología, Medicina Interna y Pediatría fueron trasladados a los hospitales Dr. Ricardo Baquero González, de Catia; Pérez Carreño, de La Yaguara y Jesús Yerena, en Lídice.

Luego de ese evento, el puesto asistencial quedó completamente vacío y oscuro. A mediados de noviembre pasado, representantes del Ministerio de Salud visitaron el nosocomio y se comprometieron en corto plazo restablecer el servicio.

Una cuadrilla de Corpoelec se instaló en el sótano. Metieron equipos y cables y aún no se soluciona la falla.

Más de 750 trabajadores, dijo Beatriz Sánchez, delegada sindical, cumplen jornadas de contingencia, pero en las áreas del estacionamiento. Se turna el personal de limpieza para mantener aseados los espacios comunes y baños. Los limita la falta de agua y la entrega de insumos para desinfectar.

Todo el hospital en el área de la emergencia de adultos y pasillos centrales está en penumbra. Oficiales de seguridad y de la milicia custodian las entradas.

Este lunes, no más de 30 trabajadores, entre médicos, enfermeras, camareras y obreros cumplían con su asistencia diaria.

No queremos dejar solo el hospital. Tenemos que hacer presencia, pues es una necesidad que lo abran. Pero los trabajos están muy lentos y no hay información precisa del estatus de las obras, dijo Sánchez, quien pidió el apoyo de las comunidades cercanas, como medida de presión para habilitar el hospital, único centro público entre las parroquias Coche y El Valle.

El área de Toxicología, departamento de referencia nacional —reinaugurado en 2013— tiene luz en estos momentos. Sin embargo, no hay asistencia. Por ahí deben pasar 60 personas por día y 1320, mensualmente. También, la asesoría telefónica, que debe ofrecerse las 24 horas a través del número 0212-681-1515, están muy limitadas. Las instalaciones se encuentran vacías, la única cola que se vio la mañana de este lunes fue la que se armó en las taquillas de una farmacia popular, ubicada justo en la entrada del hospital.

Lee también
Caracas sin reservas: urgen baños públicos para la ciudad

Participa en la conversación