El gobernador Francisco Rangel Gómez anunció la imposición de un toque de queda y la detención de más de 100 personas por las manifestaciones de calle que comenzaron el viernes. Más de 40 negocios fueron saqueados este sábado.

Ciudad Guayana. El viernes, el alcalde de Ciudad Bolívar, Sergio Hernández, emitió varios mensajes en su cuenta de Twitter acerca de las protestas y saqueos que se repitieron en las principales ciudades del estado Bolívar.

Hasta ese momento, las manifestaciones más contundentes habían sido en San Félix, El Callao y Tumeremo. En Heres, el municipio que gobierna, las protestas estaban dispersas y tímidas.

“Como primera autoridad de Heres en Ciudad Bolívar llamamos a la calma y a no caer en los engaños de la derecha (…) que nada impida la alegría, la fe y el optimismo en este fin de año”, tuiteó.

Sin embargo, su mensaje de paz fue desatendido. Este sábado, Ciudad Bolívar fue una rebatiña inmensa: al menos 40 negocios fueron saqueados y la capital del estado se convirtió en un campo de batalla.

Los saqueadores no dejaron huesos sanos: farmacias, licorerías, carnicerías, quincallas, supermercados, abastos, quioscos y bodegas fueron objetos de la rebatiña.

Lee también
Mercados populares de Maracaibo tiemblan por saqueos

Detenciones y medidas

¿Cómo empezó todo? Las primeras versiones hablan de la madrugada y de un Mercal en un sector popular de la ciudad, La Sabanita —por cierto, una de las parroquias más grandes de América Latina.

Desde ese momento el arrase se extendió a otras zonas. En la mañana, grupos de la Guardia Nacional y de las policías nacional, regional y municipal se desplegaron para contener los saqueos, pero estos persistieron.

En la tarde, un avión con 100 funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) llegó al estado para reforzar las medidas. Mientras tanto, el gobernador Francisco Rangel Gómez anunciaba varias medidas, entre ellas un toque de queda que se extenderá hasta el lunes y una prórroga para la aceptación en los negocios de los billetes de 100 bolívares.

El mandatario anunció, además, la detención de 135 personas en todo el estado a raíz de las protestas y de los saqueos. Pese a todo ello, en la noche del sábado todavía se reportaron saqueos.

En Santa Elena de Uairén, ciudad fronteriza con Brasil y capital del municipio sureño Gran Sabana, también hubo protestas y saqueos. La razón es la misma por la cual comenzaron las agitaciones callejeras que han dejado dos muertos —uno en El Callao y otro en Tumeremo)—: el descontento por la salida de circulación de los billetes de 100 bolívares.

Foto: Cortesía William Urdaneta/Correo del Caroní



Participa en la conversación