Alzas en productos de higiene y aseo personal, comestibles y hasta en el pasaje, provocaron dolores de cabeza en los habitantes de la zona norte de Anzoátegui. Los orientales se encontraron con alzas superiores a 50 %.

Puerto La Cruz. Si dos  palabras pueden describir este inicio de semana  para los anzoatiguenses son pesadilla y sorpresa.

Los ciudadanos que visitaron los principales supermercados y tiendas de la llamada zona norte se consiguieron con un nuevo aumento de precios en casi todos los rubros, los cuales ya no se consideran como golpes al bolsillo, sino puñaladas mortales.

En los mercados en Anzoátegui un paquete de detergente de un kilogramo pasó de 45.000 a 68.000 bolívares, un alza de 51 % , un champú de 850 centímetros cúbicos se expende en 118.000 bolívares, un paquete de galletas dulces cuesta 72.000 bolívares; un cartón de huevos ronda los  96.000 bolívares, un kilo de cebolla está en 40.000 bolívares; el de tomate 32.000 bolívares y así la lista sigue con precios impagables para los orientales.

Esto es de terror, aquí ya ni un sofrito se puede hacer, si un kilo de cebolla está en 40.000 dónde vamos a parar, esto está que si nos descuidamos, nos comemos unos a otros porque no se va a poder comprar nada, sostuvo la profesora Freddaly Figueroa.

Pagar más por el pasaje

Además de los aumentos tanto en comida como productos de higiene y aseo personal, otra alteración de los precios que debieron enfrentar los anzoatiguenses durante la mañana del lunes fue un nuevo incremento del pasaje, esta vez sin autorización de la Mancomunidad de Transporte Urbano de la zona norte.

El alza acordada por los choferes se dio a poco menos de tres semanas de haberse fijado un nuevo precio en el traslado en buses, que se ajustó en 100 % al pasar de 250 a 500 bolívares. Este lunes, el precio era de 700 bolívares.

Lee también
Ajustes a precios del pollo, café y arroz están por debajo de lo que pagan los ciudadanos

Ante tal situación, los reclamos no se hicieron esperar cuando el recolector de la unidad autobusera llegaba a las paradas y exclamaba “¡A 700 el pasaje y no acepto carné!”.

No conforme con el aumento inconsulto del pasaje, usuarios, como Evelio Araguainamo, indicaron que los choferes estaban dejando a los pasajeros a medio camino, como fue su caso: “Yo necesito ir a trabajar a Puerto La Cruz y me dejan aquí en el crucero de Lechería, eso significa que tengo que pagar otro pasaje que no estaba en mi presupuesto, esto es un abuso y las autoridades no hacen nada”, dijo.

Las súplicas de Araguainamo fueron escuchadas minutos después, un oficial de la Policía de Anzoátegui que se encontraba en la referida parada del crucero de Lechería comenzó a “poner orden” y a cada autobús que llegaba a dicha estación, le preguntaba por su recorrido y en cuánto estaba cobrando el pasaje.

“Esto debería ser siempre así, los choferes hacen lo que quieren, ponen el pasaje que les da la gana, a la hora que les da la gana y nadie los controla”, dijo Robert Martínez.

Carga insostenible

Lorenzo Rodríguez, presidente del gremio que agrupa a los profesionales del volante de la entidad, manifestó que tomaron la decisión de elevar la tarifa, una vez más, porque desde el ajuste presidencial se incrementaron los precios de los repuestos y los alimentos hasta 500 %. “No se aguanta más la situación”, expresó.

Y la razón de Rodríguez se evidencia en un recorrido por los centros de abastecimiento del Área Metropolitana. En los negocios se observa como en sus listas de precios que anuncian que un kilo de arroz importado de Brasil o Guyana se cotiza en 45.000 bolívares y el de azúcar en 50.000 bolívares.

“Ya uno no sabe qué hacer, aquí ahora va a comprar el que tiene dinero porque con un sueldo que apenas pasa el mínimo cómo se compra algo”, sostuvo Luis Díaz.

Foto: José Camacho



Participa en la conversación