El paisaje de la Ciudad Cordial de Venezuela, de calles empinadas, del pan y el masato y el frío típico de los Andes, se ha ido y ha sido sustituido por la desidia y el abandono.

San Cristóbal. Calles sucias, montañas de basura, zamuros por doquier, perros callejeros, huecos en las calzadas y hasta semáforos inútiles, han hecho que San Cristóbal haya dejado de ser aquella ciudad acogedora, para convertirse en una de las más sucias del país.

En cada esquina, isla, papelera y contenedor de la ciudad las bolsas de desechos sólidos rebozan su capacidad a la espera de los camiones de aseo urbano, los cuales tienen tiempo sin pasar por gran parte del municipio, generando a su vez un problema de salud, pues roedores y animales indeseables hacen presencia en las calles y avenidas.

Asimismo, la descomposición de desechos orgánicos genera la aparición de lixiviados. El olor a putrefacción es muy fuerte, sobre todo donde animales callejeros han roto las bolsas en busca de alimentos.

“Vivimos entre la basura, los gusanos, las moscas, el mal olor se siente en todos lados. Hasta que no haya una epidemia por la contaminación no van a empezar a recogerla”, dijo Lucía Torres, habitante del 23 de enero, donde un grupo de vecinos trasladó la montaña de basura hacia la calle, ocupando casi la mitad de la misma y con el paso de los días más bolsas llegan y crece más el cerro de desechos.

Los zamuros, que solo se veían por los mercados municipales y a cielo abierto, ahora se exhiben cuales cóndores en las esquinas de las calles, atraídos por los desechos.

Lee también
Tres candidatos optan por la silla de la Alcaldía de San Cristóbal

Sobre las causas de la precariedad en el servicio, solo se manejan rumores, entre los que destacan la reducción de cupos por falta de repuestos y la mora del Ayuntamiento con las empresas encargadas de la recolección de desechos. Por otra parte, no hay quien diga una sola palabra en la Alcaldía.

El caos en la ciudad

Además de lo ya mencionado, los daños en la calzada hacen que los conductores se hayan convertido en “esquivadores de huecos”.

Uno tiene dos mapas mentales, el de la vía y el de los huecos —risas— porque es que hay que saber dónde están los cráteres en las calles para evitar caerles y dañarle algo al carrito, dijo Cristofer López.

Los hay de todos los tamaños. A esto se suma el robo de tapas de alcantarillas, lo que provoca que al transitar, en especial en horas de la noche, los accidentes sean una constante.

La alcaldesa del municipio se medio vio cuando quería ser gobernadora. Después que perdió ni se aparece como fantasma, y eso que tienen la Alcaldía parada porque hay muchas cosas raras ahí, dijo Josefa Pernía, habitante de la ciudad.

La magia electoral

A pesar de que durante la temporada electoral se suelen embellecer calles y avenidas, la magia de las campañas no llega a San Cristóbal. Y es que la actual alcaldesa, Patricia Gutierrez, no aparece desde hace un buen tiempo por la ciudad cordial. Gutierrez no aspira a ocupar el alto cargo municipal por segunda vez.

Mientras tanto, los sancristobalenses ven como una de las ciudades más hermosas del país se hunde cada día en la desidia, pues no hay quien realmente cumpla con las promesas que hicieron cuando necesitaban de los votos de los citadinos.

Lee también
Poca afluencia de votantes en el estado Táchira este 10D

Fotos: Ana Barrera



Participa en la conversación