La reconversión monetaria llegó, pero pocos salieron a recibirla

reconversión monetaria

La soledad en las calles de Caracas continuó este lunes: avenidas vacías, locales y comercios cerrados. La confusión en los precios, ya expresados en bolívares soberanos, puso a los ciudadanos a contar, mientras que otros festejaron tener en mano su primer billete.

Caracas. El sol pegaba fuerte sobre las aceras, bancos, calles y avenidas. Los rayos iluminaban a una ciudad que a las 11:30 a. m. todavía dormía. De pronto los sonidos se hacían más intensos: la brisa era un murmullo que se expandía mientras que el crujir de hojas marchitas hacían el coro. Era como un primero de enero que el 20 de agosto se robó. Pero los pocos rostros de quienes caminaban por Caracas no esperaban recibir un “feliz año”, sino, como un golpe de suerte, encontrar efectivo.

En la avenida Francisco de Miranda un puesto de comida rápida intentaba avivar el lugar entre el choque de las tapas de metal y un radio. Allí se encontraba Rubén Palamares, quien recién llegaba de Ciudad Bolívar. Buscaba dónde comer, pero panaderías, restaurantes y comercios estaban bajo llave tras ser decretado día no laborable.

Un perro caliente fue su desayuno y también el almuerzo. Tampoco tenía efectivo. Uno de los vendedores le dijo que al frente un cajero del banco Mercantil estaba operativo. Cruzó la avenida, sin siquiera mirar a los lados. Pudo retirar sus primeros 10 bolívares soberanos en dos billetes de 5, con la cara de José Félix Ribas. Estas piezas forman parte del nuevo cono monetario que entró en vigencia este lunes y que deja al bolívar con cinco ceros menos, una medida ante el vertiginoso proceso inflacionario que vive el país. El cono tiene billetes de 2, 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500.

Lee también
Ejecutivo pretende salvar el sistema sanitario con el comodín del Estado Mayor de Salud

Solo en julio la tasa inflacionaria fue de 125 %, según estimaciones de la Asamblea Nacional. La proyección del Fondo Monetario Internacional al finalizar el año es 1.000.000 %.

En algunos locales aprovecharon para actualizar los precios ante el aumento del salario mínimo.

Otro joven también pudo retirar dinero, tenía dos semanas con la billetera vacía. Cuando tomó los billetes les hizo una foto para enviársela a su hermana en Cúcuta, quien le había dicho que desde hace semanas ya el cono monetario se encontraba en la frontera, cuenta.

La reconversión monetaria llegó este lunes a Caracas, pero pocos salieron a recibirla. En Chacao unas 10 personas aproximadamente también vigilaban la entidad bancaria de cerca. Por las ranuritas de la puerta hacían señas a las empleadas que se encontraban allí. Una de ellas salió y les mostró los billetes de 2, 5 y 10. En minutos podrán hacer el retiro. Ya los cajeros están listos, dijo.

Algunos ciudadanos lograron retirar hasta 10 bolívares soberanos.

Luego de dos días de compras nerviosas en supermercados, este lunes no hubo pasos desordenados en los pasillos, ni manos abarrotadas de artículos. Pero sí confusión en los precios y los montos registrados en las facturas.

En un supermercado en Santa Mónica una mujer tomó una bolsa y escogió unos tomates. Al ver el costo, tiró todo a la cesta. ¿No y que no iban a montar los precios? El kilo sale en 6 millones de bolívares —60 bolívares soberanos—. El desodorante cuesta 35 millones, se queja. La confusión de dividir, quitar ceros, rodar la coma, la dejó sin aliento. Solo acertó la conversión del precio de los tomates, porque el valor correcto del segundo artículo era 35 bolívares soberanos, es decir, 3,5 millones de bolívares de antes.

Lee también
Hallan muerto en carretera Panamericana a sargento de la GNB
Esta fue la primera compra de Yudith Sanabria en bolívares soberanos.

Tenemos que explicar a las personas el monto en soberanos y en fuertes, reaccionó la cajera. Yudith Sanabria compró algunas hortalizas, un trozo de queso y pagó 272 bolívares soberanos (27.200.000 bolívares). Ante la duda, le pidió a su hija que revisara el monto.

El presidente Nicolás Maduro el pasado 17 de agosto, tras una serie de anuncios económicos, devaluó el bolívar 96 % al anclarlo a una nueva unidad de cuenta (el Petro) que, a su vez, se regirá por el precio de barril de petróleo. Al momento el Petro equivale a 60 dólares.

Su primer billete

Solo fumar y mascar chimó. En El Valle algunas personas, la mayoría de la tercera edad, salió a comprar cigarrillos. En medio de una avenida en que una camioneta de pasajeros cruzaba aproximadamente cada hora, el humo fue más recurrente.

Así Yanira Campos, a las 9:00 a. m., tuvo su primera venta: un pote de chimó. Recibió de un militar un billete de 5 bolívares soberanos. Sus compañeros —otros vendedores— salieron corriendo a mirar la nueva moneda. Campos tomó los vértices del billete y le daba vuelta para lucirlo.

En su primera venta, Campos recibió un billete del nuevo cono monetario.

A los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana todavía no les llegaba el nuevo cono monetario. En el puesto de control jugaban ludo, la apuesta era en bolívares fuertes. Quienes tampoco salieron a dar una vuelta por la zona fueron los bomberos en las estaciones de servicio. En Los Chaguaramos, Parque Central, Quinta Crespo y La Bandera, las gasolineras permanecieron cerradas.

Algunas estaciones de servicio estuvieron cerradas

La opción de transporte público posible fue el Metro de Caracas. Ni el porcentaje mínimo de camionetas que transita durante la semana, salió. En Chacaíto, de la línea de la Asociación Civil Casalta, solo estaban operativas tres unidades. Al mediodía se redujo a una. El pasaje se mantuvo en 10.000 bolívares, es decir, 0,10 bolívares soberanos. Hay que aumentar ese pasaje, dijo Tomas Guerrero, el fiscal de la línea.

Lee también
Estudiante de bachillerato muere a manos de la FAES

Puertas adentro quedaron los ciudadanos en el primer día de reconversión monetaria. El silencio y el ambiente de una tarde domingo se impuso, mientras que los billetes, luego de ser pospuesta su salida en dos ocasiones, este lunes tampoco vieron luz.

Fotos: Luis Morillo / Carmen Victoria Inojosa.


Participa en la conversación