Luego de 45 días de protesta del sector salud, los gremios son recibidos por el viceministro de Hospitales, Armando Marín.

Caracas. La salud está quebrada. Las cifras que la desnudan son alarmantes. Se habla de un éxodo de profesionales que está descapitalizando los hospitales públicos y privados. No hay insumos, la escasez de medicinas puede llegar a 90 %. Todo eso junto mantiene a los trabajadores en la calle desde hace 45 días.

No hay canto, consigna o denuncia hecha, incluso acompañados de los pacientes que exhiben lesiones dejadas por el cáncer, que no hayan usado los trabajadores de la salud en este tiempo.

Protesta hospital<br /> Foto: Luis Morillo<br /> 080818

Lourdes Maruri, licenciada en Enfermería, habló con preocupación sobre la situación que se vive en el hospital Victorino Santaella de Los Teques:

Tenemos muchos casos de difteria y sarampión y ni siquiera contamos con guantes para tratar a los pacientes; dos enfermeras deben atender 30 pacientes; los equipos médicos como los microscopios, monitores, ventiladores mecánicos están dañados”.

Los trabajadores dicen que se muere de hambre.

Doris Aguilar, delegada del Colegio de Enfermería de Aragua, destacó que los 350 centros de salud de ese estado tienen déficit de todo tipo.

Tenemos enfermos en sillas, en el piso. Ya sobrepasamos la capacidad en el Hospital Central de Maracay, estamos recibiendo enfermos de San Juan de Los Morros y Villa de Cura. A los familiares les estamos pidiendo de todo, mientras cada fin se activa el Plan Médico Quirúrgico con todos los medicamentos e insumos necesarios para realizar cerca de 30 operaciones muchas de ellas de hernias e histerectomías.

Las protestas no se detienen.La mañana de este miércoles los gremios de la salud se concentraron en la plaza Caracas. Sus líderes se presentaron ahí con un documento que, pasado el mediodía, hicieron llegar a los representantes del Ministerio de Salud.

Lee también
Colegio de Enfermería del Distrito Capital alerta sobre la desaparición de consultas externas

En esos papeles explicaban el porqué del conflicto que lleva 45 días. Las exigencias eran claras: mejores sueldos y beneficios contractuales, insumos, medicinas y mejoras, seguridad y mejora de la infraestructura.

Pablo Zambrano, de Fetrasalud; Douglas León Natera de la Federación Médica Venezolana; Fanny Gamarra de la Federación de Enfermeras de Venezuela; Freddy Cañas de Sunepsas; Estefany Martínez, residente del hospital Vargas; Neomar Balza del Pérez Carreño; Luis Cano, por los jubilados y pensionados; Judith León, por el Colegio de Bionalistas; Freddy Ceballos por la Federación Farmacéutica Venezolana y Ana Rosario Contreras del Colegio de Enfermería del Distrito Capital, fueron recibidos por el viceministro de Hospitales Armando Marín.

En la plaza las pancartas y las consignas llamaron la atención de los transeúntes. Es hora de que la ciudadanía tome conciencia. No solo cuando es paciente es que debe sensibilizarse por este tema. La salud nos compete a todos, exigía José Cerrada, representante del Colegio de Enfermería de Miranda.

Nos estamos enfrentando a un éxodo forzoso, ya los trabajadores no están renunciando para irse del país, es para quedarse en sus casas porque no les alcanza ni siquiera para el pasaje, contó Cecilia Miranda de Cojedes.

A la concentración llegaron trabajadores de varios estados. También de Vargas y Puerto Cabello hicieron acto de presencia. Movidos por los bajos salarios agotan todos los esfuerzos. Llegar a Caracas sin efectivo y con la escasez de transporte público, afortunadamente, no fue la traba para ellos. Cargaron bolsos que en vez de ropa tenían pan y frutas para aguantar por el camino.

Lo que queremos es un salario digno que nos permita cubrir la canasta básica que según el Cendas pasa los 300 millones de bolívares. Por menos de un salario como ese no podemos vivir y por eso estamos aquí. En La Victoria queda la mitad de 130 enfermeras y se van porque ya no pueden mantenerse con esas quincenas, acotó María Hernández.

Lee también
Huevos expuestos a altas temperaturas son focos de intoxicación
No descartan más acciones de calle.

Pasado el mediodía la bulla de los trabajadores de la salud no cedía espacio en los alrededores del Ministerio de Salud, cuya entrada fue acordonada por funcionario de la Policía Nacional Boliviana.

No nos movemos de aquí hasta saber cómo piensa resolver este el ministro Carlos Alvarado, decían.

Alvarado casualmente tiene el mismo tiempo que lleva el conflicto calentando la silla. Esta es la primera vez que en ese período los recibe alguien de su entorno.

Para el vienes 10 está previsto otro encuentro con los gremios. La comunicación que están enviando dice que es una reunión con el propio ministro. El sector de los médicos, que también está en paro, es el que hasta ahora no ha sido convocado.

Fotos: Mabel Sarmiento Garmendia/Luis Morillo

Videos: Mabel Sarmiento Garmendia


Participa en la conversación