«Es la sustitución de un sistema por otro, donde los entes públicos probablemente no podrán participar porque también están sancionados», explica el analista financiero Henkel García.

Caracas. Un nuevo sistema de compra y venta de divisas comenzó a regir en Venezuela esta semana luego de la aprobación de la resolución N° 19-05-01 por parte del Banco Central de Venezuela (BCV). La medida entra en vigencia semanas después de que el instituto emisor fuera sancionado por Estados Unidos, situación que llevó a los operadores financieros a dejar de transar en el Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom).

«Esto nace por las últimas sanciones al BCV que prácticamente limitaron a los bancos corresponsales dentro del Dicom, estos decidieron no operar más en el Dicom, en este sentido, ya no se podía realizar la subasta porque no había participación del sector privado«, explica el analista financiero Henkel García a Crónica.Uno.

A juicio del especialista las mesas de dinero no pasarán por el BCV, sino que las transacciones se cruzarán dentro de los bancos venezolanos. En cuanto a la oferta, sostiene que probablemente será parecida a la que ofrecía el Dicom.

Es la sustitución de un sistema por otro, donde los entes públicos probablemente no podrán participar porque también están sancionados», dice.

El sector bancario atraviesa uno de sus peores momentos luego de que este año el BCV aumentara el encaje legal a 100 %. Según varios expertos consultados anteriormente la medida acaba con la disponibilidad crediticia que tenían las empresas y hace que la economía se contraiga todavía más. Una de las razones que según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN) ha influido en la desaceleración de la inflación de febrero y marzo.

«El tipo de cambio promedio ponderado será a tasa de mercado, lo que supone un sistema serio, formal. Es primera vez en mucho tiempo que vemos esto: una cotización con señales de mercado y realizada a través de una plataforma legal», señala García.

Para este martes 7 de mayo el dólar oficial se cotizaba en Bs. 5202,93, mientras que el paralelo se transaba en Bs. 6009,44, una diferencia de 15,50 %.

El experto financiero considera que la credibilidad de este nuevo mecanismo se dará en la práctica, pero mantiene que de ser engorroso los operadores elegirán el paralelo.

Los antiguos administradores de las divisas

En los últimos 20 años, desde que se creó el control de cambio, los sistemas cambiarios han recibido varios nombres: Cavidi que operó desde febrero de 2003 hasta noviembre de 2013, Cencoex desde noviembre de 2013 hasta enero de 2016, Simadi de febrero de 2015 a enero de 2016 y por último el Dicom que comenzó a regir en enero de 2016: Sobre este último el BCV no ha aclarado si desaparecerá por completo.

Cadivi protagonizó un esquema de corrupción con las llamadas “empresas de maletín”, que habrían recibido unos 25 millardos de dólares, según cálculos del exministro de Planificación Jorge Giordani, miembro de los gabinetes de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro.

En junio de 2014 el Ministerio Público informó sobre procesos penales abiertos a 1490 personas naturales y 782 empresas vinculadas a hechos de corrupción en Cavidi y Cencoex, de acuerdo con un informe de Transparencia Venezuela.

Genera dudas a la AN

Para el diputado a la AN y miembro de la Comisión de Finanzas Ángel Alvarado «un mercado funciona donde hay respeto a la propiedad privada». El contexto hiperinflacionario en Venezuela y las sanciones al BCV sirven la mesa para que cualquier mecanismo opere con dificultad, dice.

«La banca agarra 500 millones de dólares y no tiene manera de convertir eso en bolívares porque no hay bancos corresponsales. Tengo muchas dudas con respecto a todo este sistema. Hay unas condiciones que generan dudas», reitera el parlamentario.


Participa en la conversación