Rolando García y Jorge González Parra estaban recluidos en el hospital de Boa Vista. Uno murió el sábado. Otro, el domingo. Ambos son víctimas mortales de la represión en Kumarakapay y en Santa Elena de Uairén. Hasta ahora van siete decesos.

Santa Elena de Uairén. Dos de los heridos por las balas del Ejército y de la Guardia Nacional en Kumarakapay y en Santa Elena de Uairén entre el 22 y el 23 de febrero murieron este fin de semana.

Las nuevas víctimas son Rolando García, de 51 años, y Jorge González Parra, de 40. Los dos estaban en el Hospital General de Roraima, en Boa Vista, Brasil.

Rolando García, quien murió en la mañana de este sábado 2 de febrero, era esposo de Zoraida Rodríguez, de 46 años, la primera de las víctimas mortales de los disparos del Ejército durante la madrugada del 22 de febrero en Kumarakapay (aproximadamente a una hora de camino en carro desde Santa Elena de Uairén).

A Rodríguez la balearon cuando cocinaba las empanadas que vendería en la Troncal 10. García la abrazó para protegerla y también fue herido. Lo llevaron a Boa Vista porque ni en el ambulatorio de Kumarakapay ni en el hospital de Boa Vista había –ni hay- insumos para atenderlo.

Siete víctimas

Un parte del hospital de Roraima indica que en la mañana de este domingo 3 de marzo murió Jorge González Parra. Tenía traumatismo craneoencefálico.

González Parra fue herido el 23 de febrero en Santa Elena de Uairén. Allí actuaron funcionarios de la Guarda Nacional, quienes reprimieron las protestas que salieron a favor de la entrada de la ayuda humanitaria.

Lee también
Suspenden plenaria de la AN porque GNB, PNB y Sebin impidieron acceso de diputados

Versiones de conocidos explican que vivía en Upata y que estaba en Santa Elena de Uairén comprando repuestos para su carro.

Con García y González Parra son siete las víctimas mortales en las protestas de esos dos días en el sur de Bolívar. En ambos casos, las fuerzas militares actuaron para reprimir.

Zoraida Rodríguez fue la primera en morir. Al día siguiente murieron baleados José Hernández, de 25 años; José Pérez, de 20, y José Barrios, de 23 años. El 28 de febrero fue Kliver Alfredo Pérez Rivero, de 24 años, herido en Kumarakapay y hospitalizado en Boa Vista.

La frontera con Brasil seguía cerrada este domingo. No ha habido decretos de duelo por estos siete asesinatos. Las fiestas de Carnaval decretadas por el Gobierno continúan.


Participa en la conversación