Formado el Comité contra el hambre y por la vida, tras cuatro días de paro de las enfermeras en 20 estado del país. Los médicos de la Maternidad Concepción Palacios se sumaron a la protesta. Este miércoles no tenían cloro para asear los espacios ni jabón para lavarse las manos, por citar insumos básicos que escasean en los puestos asistenciales.

Caracas. “¿Quién dijo miedo? Nuestra lucha es en contra del hambre y por los salarios dignos”. Esa frase la repetían sin cesar los trabajadores de la maternidad Concepción Palacios, en su cuarto día de protesta, acción a la que se están sumando médicos, obreros y demás gremios que hacen vida dentro del sistema de salud, en el ámbito nacional.

En las afueras de la maternidad, durante la mañana de este jueves, hicieron acto de presencia representantes del sector de los bionalistas, del gremio de los odontólogos, de las farmacias, de los jubilados e incluso educadores, quienes manifestaron abiertamente su intención de sumarse a la protesta nacional.

Esto demuestra que, quienes visten uniformes blancos y que desde el pasado lunes lideran las manifestaciones en las puertas de los hospitales, no están solas en la lucha.

“El salario de hambre también afecta al médico, al obrero, al administrativo, al paciente, al camillero. Y por eso en toda la red hospitalaria, en más de 200 centros de salud, se está alzando la voz de protesta. Esto va más allá de lo ideológico, es un paro por los bajos sueldos y por la salud. No queremos más venezolanos muertos. Ya no soportamos esta situación”, vociferó Pablo Zambrano, secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Salud, quien participó en la acción de calle.

Foto: Mabel Sarmiento Garmendia
Los médicos se unieron a la protesta.

Trancaron la avenida principal de San Martín, vía Miraflores, durante tres horas; gritaban “no somos guarimberos, salarios justos ya”, y no se intimidaron con la presencia de los llamados colectivos, muchos de ellos en actitud de acecho a los manifestantes.

Los carros que pasaban por la pista de la avenida que va hacia el oeste sonaban las cornetas en apoyo a la concentración. Lo mismo hacían las ambulancias que a esa hora pasaban por el sector.

Lee también
Escuelas de Fe y Alegría suman esfuerzos para aliviar el hambre en Petare y la Cota 905

También los transeúntes hacían comentarios de solidaridad. “Imagínate, qué pueden hacer con Bs. 500.000. Esa lucha es válida, como uno le pide a una enfermera una buena atención si es mal pagada”, comentó Mario Isturde.

A eso de las 11:00 a.m. a las enfermeras se sumó el cuerpo de médicos de la maternidad. Colmaron la entrada de pancartas con la frase “nuestra lucha es contra el hambre y para exigir salarios dignos”.

Sin temor alguno hablaron de paro. Para un médico suspender sus actividades no es fácil, la vida de los pacientes está por encima de todo. “No obstante, ya hay una paralización técnica, que no lo decretamos nosotros, trabajamos sin insumos, cuando no tenemos un analgésico o un antibiótico para enfrenar una infección. Esta es la consecuencia de la falta de políticas sanitarias. Eso es lo que está pasando”, dijo uno de los residentes.

A eso Moraima Hernández, presidenta de la Sociedad de Médicos de la maternidad, añadió que los médicos no pueden dar una atención de calidad sin las enfermeras.

“Lo mismo que sufre un obrero, una enfermera, lo padecen los médicos. Cada uno de los trabajadores, y por eso nos unimos a la protesta, es un derecho y tenemos necesidad de hacerlo. A la comunidad internacional le decimos que Venezuela está muriendo, todos los venezolanos estamos muriendo de hambre, por los salarios de miseria que devengamos. Urge ahora una ayuda humanitaria, eso es evidente. La semana pasada vino una comisión de la OPS, para tratar el tema malaria, paludismo y VIH, si no fuera grave no se hubiese dado esa visita”, destacó.

La maternidad, donde en un día normal -en el turno de la mañana- se pueden recibir 300 parturientas, tiene tres salas de parto cerradas. De 900 enfermeras, tendrá ahora cerca de 500. Una sola atiende 50 pacientes, según denunció Gloria Angulo, supervisora de enfermería, quien, además -sin dar cifras que respalden su testimonio-, indicó que están ocurriendo muchas muertes, incluso de mujeres que llegan en estado de desnutrición.

Lee también
El hambre es el único invitado a la mesa

Llegan con muy bajo peso a un hospital donde tampoco hay comida. “Los fines de semana nosotras, las enfermeras, hacemos vaca para darles los alimentos”, mencionó.

Foto: Mabel Sarmiento Garmedia
En la maternidad Concepción Palacios reciben hasta 300 parturientas en un turno.

La atención la hacen con lo más mínimo en insumos y sin medicamentos.

Hace dos meses estaban acostando a dos pacientes en una sola cama, y Angulo estimó que esa situación puede volver a pasar en un corto plazo, dada la precariedad de la infraestructura.

También hay una escasez marcada de anestesiólogos, lo que hace mella en la atención.

“Ese es nuestro gran problema, nos faltan esos especialistas. Siempre hay déficit de insumos y cuando protestamos nos envían algo, muy insuficiente. Hoy no hay cloro para limpiar ni productos para lavarnos las manos y no tenemos ni agua. Sin embargo, el tema de los anestesiólogos es crítico, de miércoles a domingo no tenemos y hay que referir a las pacientes. Aquí no estamos apostando para cerrar la maternidad, queremos solucionar el problema a los pacientes, sucede que la realidad aquí es similar al resto de los hospitales”.

En este centro, dijo Hernández, la mayoría de las parturientas se infectan y no los pueden tratar adecuadamente. Sumó la deserción de médicos especialistas y residentes. Ya se han ido cuatro o cinco de primer año, precisamente por el tema salario.

Yudith León, presidenta del Colegio de Bioanalistas del Distrito Capital, acompañó la medida de presión, argumentado que 100 % de los laboratorios hospitalarios tienen problemas para procesar muestras. En el caso de la maternidad, este miércoles solo estaban haciendo pruebas de urea, creatinina y factor de coagulación sanguíneo.

Los centros de salud, denunció, no están haciendo hematología completa y en un laboratorio privado no baja de Bs. 1.200.00. “Por eso nuestra consigna es en contra del hambre y por la vida”.

Piden al resto de los gremios unirse a la protesta.

León pidió sueldos similares a los que están recibiendo los militares venezolanos, propuesta que se repitió entre los trabajadores que alimentaban la manifestación.

La consigna contra el hambre y por la vida, encabezará la protesta del sector salud, pues se espera que en la medida que avance el conflicto se agrupen más trabajadores.  Ya se está reuniendo el comando intergremial, el llamado es a unificar los gremios, de acuerdo a la observación hecha por el diputado José Manuel Olivares, de la Comisión Permanente de Desarrollo Integral, quien sostuvo que ese apoyo hará que no se dé una renuncia masiva de las enfermeras.

Lee también
Escuelas de Fe y Alegría suman esfuerzos para aliviar el hambre en Petare y la Cota 905

Mientras esta jornada se desarrollaba en las afueras de la maternidad, en la puerta Tamanaco de la Universidad Central de Venezuela, los trabajadores del Hospital Clínico Universitario de Caracas, a los que intentaron callar con la entrega de las cajas del Clap, protestaron para exigir la liberación del enfermero Alfonso Román, quien lleva 24 días preso, luego de efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) hallaran insumos médicos en su casillero.

Las protestas están activas en los hospitales capitalinos. Y no ha habido pronunciamiento del nuevo ministro de Salud, Carlos Alvarado, quien recibió la cartera junto el lunes 25, cuando se inició el paro de las enfermeras.

Este viernes está previsto que el gremio convocante se pronuncie, de un balance de la situación y anuncie la agende de conflicto.

Hasta el servicio de odontología es precario 

María del Carmen Zurita, presidenta del Colegio de Odontólogos Metropolitanos, alertó que 80% del servicio odontológico en los hospitales del sistema público está parado por falta de insumos, de especialista y por la escasez de agua. Este miércoles dieron un paso adelante y se unieron a la protesta. Se espera que los próximos días otros gremios se pronuncien y acaten el llamado del Comité contra el hambre y por la vida, conformado por las   federaciones, sindicatos de trabajadores, de obreros, Sociedad Médica del hospital José María Vargas, Maternidad Concepción Palacios, El Algodonal, colegios de Nutricionistas, Bioanalistas, Fisioterapeutas, Odontólogos, obreros de la salud, Escuela de Salud Pública, Médicos Unidos, Somir, Sociedad de Farmacéuticos, Academia Nacional de la Medicina y la Asamblea Nacional.


Foto principal: Cortesía Daniel Hernández /  Fotos internas: Mabel Sarmiento Garmendia 


Participa en la conversación