Los consumidores denuncian que el kilo de pollo en todos sus cortes tuvo un incremento del doble en menos de un mes.

Caracas. A diferencia de la carne y el pescado, el pollo era la proteína más económica por lo que su consumo había repuntado, sin embargo, para muchas familias ya sus ingresos resultan limitados para adquirir este alimento.

Un kilo de pollo se encuentra en 8500 bolívares y en pocas semanas subió 91 %. En abril estaba en 4450 bolívares.

María Guevara, una ama de casa que se encontraba haciendo las compras en el mercado de Quinta Crespo, manifestó su frustración con los constantes aumentos de precio en los alimentos.

Soy pobre, antes no me consideraba pobre pero ahora tengo la certeza de que estamos pasando hambre de perros. No es justo que soy una profesional, mi marido también lo es y, sin embargo, no nos alcanza para comer apropiadamente. En el caso del pollo, lo compro más porque obviamente cuesta menos que la carne, lo compro entero porque hago uso de todo, incluso con lo restante hago alimento para los perros, pero ahora me dices que porque aumentaron el sueldo mínimo debo pagar el doble por un pollo, no es justo”, contó con molestia.

En los mercados convergen a diario centenares de personas con algo en común: llevar el sustento que se encarece cada vez más. Y el pollo se ha vuelto impagable. La Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) 2016 reveló una reducción de 25 % en la compra de esta proteína.

En los mercados municipales, cortes como el muslo y la pechuga sin hueso se encuentran entre los 8000 y 12.000 bolívares respectivamente, un aumento de más de 90 %.

Lee también
Maduro: CNE recibirá “muy pronto” bases comiciales para la Constituyente

El incremento de precios ha llevado a muchos a comprar las piezas más baratas, lo que incluye desde alitas hasta las patas de pollo. Pero hasta las alas han subido y están en 6500 bolívares el kilo. Hace un mes, su costo era de 3400 bolívares.

Merlina Hernández relató que la mayoría de las comidas en su casa son caldos realizados a partir de diferentes retazos de pollo, carne o pescado más unas cuantas verduras. Comentó lo sorprendida que está por los nuevos precios del pollo.

“El año pasado el kilo estaba como en 3000 y estaba caro, no lo podía comprar porque soy el único sustento de una familia de cinco personas y tengo que hacer magia para darles de comer. Si no reaccionamos ya, de aquí a un año ni para comer piedras nos va a alcanzar”, señaló.

Foto de referencia: Cristian Hernández.



Participa en la conversación