La cantidad de billetes en circulación no es suficiente para atender la demanda, que esta semana será mayor por los pagos salariales y las pensiones.

Caracas. Julio Rojas trabaja en un comercio en el centro de Caracas y mientras estaba en la cola de un cajero automático, comentó que tener efectivo se ha vuelto un suplicio. En el banco te siguen poniendo límites para retirar en la taquilla y conseguir billetes en los cajeros obliga a un peregrinar.

Así como Rojas, Ramón Naranjo contó que el pasado viernes necesitaba dinero para el fin de semana y fue imposible porque los cajeros de la entidad con la cual tiene cuenta no tenían plata.

Los ciudadanos desde hace varias semanas enfrentan una crisis de efectivo por la menor disponibilidad de billetes en los bancos, lo que ha llevado a que en las taquillas máximo se pueda retirar hasta 30.000 bolívares y por cajeros entre 12.000 y 14.000 bolívares, con suerte.

Y pese a que hay nuevas piezas, las remesas que envía el Banco Central de Venezuela (BCV) de todas las denominaciones no alcanzan, debido a que la demanda es alta por el salto de los precios. Las cifras del instituto emisor y los cálculos de la Asamblea Nacional muestran que en siete meses, las monedas y billetes en circulación aumentaron 199 %, pero la inflación fue 249 %.

Por tal motivo, el presidente de la Comisión de Finanzas del Parlamento, José Guerra, señala que “la cantidad de billetes se ha quedado corta por la inflación, que ya destruyó el nuevo cono monetario. La introducción de las denominaciones se hizo muy tarde”.

Lee también
Por cambio en sistema de pago a yuanes y rupias habrá un mayor recorte de importaciones

Hoy con el billete más alto del nuevo cono —20.000 bolívares— apenas se adquiere un kilo de queso o un kilo de café.

¿Se repite el ciclo?

Analistas estiman que ante la baja cantidad de billetes se podría repetir un ciclo similar al que se registró a fines del pasado año.

Entre noviembre y diciembre de 2016, las remesas del ente emisor a las instituciones financieras fueron limitadas para cubrir la demanda, que se disparó por el gasto del Gobierno central y el aumento de los precios. Coyuntura que fue mayor cuando el presidente Nicolás Maduro ordenó el retiro del billete de 100 bolívares —el de más alta denominación en ese momento— bajo el argumento de que las “mafias” se lo estaban llevando.

Días antes de que se ordenara ese retiro, las autoridades presentaron el nuevo cono monetario —que abarca piezas desde 500 hasta 20.000 bolívares— y anunciaron que el mismo entraría en vigencia a partir del 15 de diciembre, no obstante, se comenzó a sacar la pieza de 100 sin que entraran las nuevas.

Pero la medida de sacar el papel moneda de 100, cuya vigencia se ha prolongado hasta el 20 de septiembre, era porque no había billetes para atender los pagos, lo que en enero de este año admitió Maduro.

El mandatario en un acto dijo: En el momento en que decidí dar 72 horas como medida radical para el reingreso de los billetes de 100 bolívares no teníamos piezas ni para un día de funcionamiento. Había 18 millones de billetes de 100 y debíamos pagar 120.000 pensiones y teníamos para pagar 600. En 72 horas, gracias a la voluntad nacional, el Gobierno logró recoger 80 % de los billetes de 100 del país, un total de 5000 millones de billetes, ahora tenemos en circulación 1700 millones y 3300 millones están en sus bóvedas. Recapitalizamos los bancos.

A lo largo del año, la introducción de nuevas piezas ha sido a cuentagotas, porque el instituto emisor también tiene deudas con los fabricantes de los billetes. Los datos del BCV evidencian que entre enero y julio de 2017, los billetes nuevos en circulación —tanto del cono viejo como del nuevo— suman 739,7 millones de piezas. En igual período de 2016 las denominaciones nuevas ascendieron a 1,2 millardos de piezas.

Lee también
Precio de la arepa socialista aumenta 186%

Pero hay más. Econométrica calcula que la liquidez real ha caído 75 % y la oferta de efectivo (la oferta de billetes) 87 %, “lo cual implica que la relación de efectivo sobre liquidez se ha deteriorado”.

La firma estima que la relación de efectivo sobre liquidez en diciembre de 2010 llegó a 15,5 %, mientras que en diciembre de 2016 cuando se produjo la crisis alcanzó un 7,8 %. En la actualidad dicha relación es 8,1 %, apenas un 0,3 % por encima del nivel de la última crisis de efectivo.

¿Qué puede ocurrir?

Aunque en abril el BCV ordenó la compra de billetes para esta segunda mitad del año, los cargamentos no vienen tan rápidos. José Guerra indicó que “no han llegado las cantidades que el Central pidió, eso no es inmediato”.

Si bien las entidades bancarias insisten en el uso de los canales electrónicos, a veces los puntos de venta tienen problemas de conexión lo que obliga a usar efectivo, a lo que se suma que muchos locales no disponen de puntos.

Amelia Hernández es una pensionada que relató que “estoy segura de que esta semana cuando me paguen la pensión tendré que sacarla por partes”. Ya el mes pasado tuvo que ir dos veces a la institución financiera porque la agencia no tenía suficientes billetes. Un día sacó la mitad, y a la semana siguiente el resto. Hubo bancos que obligaron a retirar en cuatro oportunidades.

Esta semana el Gobierno contempla un gasto de 607 millardos de bolívares, 61 % más que la semana pasada, debido a que se efectuarán pagos de quincena y pensiones, por tanto, analistas no descartan que la crisis de efectivo sea mayor en estos días.

Lee también
Estiman que el consumo tendrá una contracción de 35%

Foto referencial: Miguel González



Participa en la conversación