La suspensión de clases por los comicios electorales será durante cinco días hábiles. “Esta suspensión no programada en el calendario escolar y sin participación del sector educativo, viola el derecho a la educación”, dijo Nancy Hernández, presidenta de Fenasopadres.

Caracas. En Venezuela la ausencia escolar no solo se mide por los factores —falta de comida, fallas de servicios públicos— que impiden la asistencia regular a clases. Los procesos electorales también alteran la cotidianidad en las aulas. El Ministerio de Educación emitió una circular este lunes en la que suspende actividades en los planteles desde el martes 4 de diciembre y pone fecha de reanudación para el 11 de diciembre.

Para esos días se espera que el Plan República tome las escuelas que son centro de votación ante la convocatoria a elecciones de concejales municipales previstas para el 9 de diciembre. Por lo que de los 200 días de clases que contiene el calendario escolar, se deberán restar los cinco días que estos funcionarios permanecerán en las instituciones.

La presidenta de la Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes (Fenasopadres), Nancy Hernández, y Olga Ramos, del Observatorio Educativo de Venezuela, coinciden en que la suspensión de actividades durante cinco días es excesiva e innecesaria. Esta suspensión no programada en el calendario escolar y sin participación del sector educativo, viola el derecho a la educación. No puede haber un derecho más importante que otro, expresó Hernández. Agrega que desde el año 2000 las actividades académicas se han venido suspendiendo durante una semana o más cuando está en puerta un proceso electoral.

Recuerda que hasta 1999 la suspensión se hizo el viernes antes y el lunes después del evento electoral, días que eran contemplados en el cronograma escolar. Eso se ha pervertido. Y en materia educativa no hay día recuperable. Sobre todo, en los primeros grados de primaria en que los niños se están habituando a la actividad escolar, señaló Hernández.

Pese a que los estudiantes deberían regresar al aula el 11 de diciembre, Hernández señaló que es altamente probable que no retornen hasta enero ante las fallas de servicios y alimentos que afectan a los colegios. La Encovi señala que 13 % de los estudiantes dejan de asistir por falta de comida en la escuela, 17 % debido a fallas en el transporte y 28 % por las interrupciones en el servicio de agua.

Fausto Romeo, presidente de la sección Caracas de la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (Andiep), informó que solicitó al Ministerio de Educación que les permitiesen continuar con las actividades hasta el jueves 6 de diciembre, dado que 40 % sus colegios no son centros electorales. No obtuvieron respuesta.

Para Ramos, eliminar una semana de clases “es injustificable”. Según el Observatorio Educativo de Venezuela, durante el año escolar 2017-2018 se perdieron 10 días hábiles de clases.

Ramos rechaza la participación de la milicia en la seguridad de las escuelas durante los procesos escolares. En manos de quiénes se están dejando las escuelas, se pregunta. En los últimos años se han incrementado los robos de alimentos y equipos en los planteles. Tantos días para un proceso electoral donde dejan en manos de milicianos que no están capacitados para cumplir la función de seguridad, pone en riesgo a las instituciones.


Participa en la conversación