Tras fiscalizaciones y órdenes de rebajas, Gobierno ahora sube precios de siete alimentos

La Vicepresidencia de Economía elevó los costos de huevos, mortadela, mantequilla, margarina, salsa de tomate y mayonesa. Los aumentos fueron de hasta 400 %.

Caracas. El Gobierno el 21 de agosto fijó los precios de 25 alimentos y luego de la medida arrancó con fiscalizaciones para que los comercios y supermercados rebajaron los precios, 10 días después las autoridades elevan los importes de siete alimentos hasta en 400 %.

En la Gaceta Extrordinaria 6401 en la que se publican los precios de ocho artículos de higiene personal, la Vicepresidencia de Economía vuelve a presentar la resolución que establece los importes de los alimentos de la cesta básica, con incrementos.

En la norma se aumenta el cartón de 30 huevos que pasa de 81,50 a 120 bolívares con ajuste de 47 %.  La mortadela sube de 18 a 90 bolívares el kilo, 400 % de incremento. La mantequilla se eleva 67 % y de 42 bolívares llega a 70 bolívares.

La mayonesa pasa de 31 a 58 bolívares, 87 % de ajuste. La salsa de tomate sube 217 % y de 36 bolívares ahora cuesta 114 bolívares. La margarina cuyo precio fijado en 39,50 bolívares, ahora es 65 bolívares, 64 % de aumento. La sal sube de 13 a 31,50 bolívares, un incremento de 142 %.  

Tras la norma del 21 de agosto, la Superintendencia de Precios Justos arreció con las inspecciones en supermercados, farmacias y otros comercios y ordenó a dueños y encargados rebajar los precios a los establecidos en la normativa. Las acciones han implicado la detención de más de 100 personas.

Pero dos semanas después, el Gobierno incrementa los precios.

Lee también
Ni la Alcaldía ni el Concejo Municipal de Caracas pueden cambiarle el nombre a la autopista Francisco Fajardo

La fijación se realiza en momentos en que el salario mínimo fue ajustado en más de 3000 %, hubo una devaluación de 96 % y las empresas tienen que adelantar pagos de impuestos. Adicionalmente, las asignaciones por Dicom siguen siendo bajas y quienes intentan mantener operaciones recurren al mercado paralelo.

En medio de una baja oferta de bienes, el Banco Central sigue imprimiendo bolívares, lo que impacta en los precios, pese que el Ejecutivo señala que tendrá déficit cero.

Foto referencial


Participa en la conversación