Un panorama tumultuoso se vislumbra para el calendario escolar 2019-2020 en Anzoátegui  

panorama tumultuoso

La baja asistencia de alumnos en la primera semana de clases derivó en que tanto plantes públicos como privados “rodaran” una semana el inicio de actividades. Sindicatos advierten que los bajos salarios y una infraestructura física en el suelo no incentivan a los docentes a acudir a las aulas

Barcelona.- “El peor inicio de año escolar que yo recuerde en toda mi carrera como docente en Anzoátegui”. El docente Pedro Luis Rodríguez es quien acuña la frase y sostiene que el comienzo del nuevo calendario académico es una radiografía exacta de la actual situación que atraviesa Venezuela.

El gobierno de Nicolás Maduro convocó para el pasado 16 de septiembre la reincorporación de los niños  de educación básica a sus respectivos salones de clase para el período 2019-2020, pero esa convocatoria parece haberse quedado en el aire.

La poca asistencia,  de acuerdo con datos de los diversos sindicatos magisteriales en Anzoátegui la ubican en menos de 20%, obligó a que tanto colegios públicos como privados, “rodaran” una semana el arranque definitivo de actividades con la finalidad de “dar chance a  los padres para que terminen de inscribir a los alumnos y compren los útiles escolares”.

Rosa Ramos es una de esos representantes que en pleno inicio de clases acudió a inscribir a su hijo en la U.E.N República de Chile. Afirmó que aún no enviará a su pequeño al colegio porque todavía no ha comprado los útiles y mucho menos el uniforme.

“Me faltan útiles y ¿cómo los compro?, por ahora solo lo mandaré con lo básico un cuaderno y un lapicito. Espero que a esta escuela lleguen los útiles y uniformes que da el gobierno porque el año pasado llegaron pero para pocos salones. El comedor de la escuela no sirve. Algunos representantes mandaron a los muchachos pero si ves el estado de los uniformes te das cuenta que la gente está pasando necesidades”.

En la entidad los números que esbozan tanto las autoridades educativas, dirigentes sindicales y comerciantes no vislumbran un alentador comienzo de actividades.

Aunque es optimista y apela a la mística docente para llevar a cabo el proceso enseñanza-aprendizaje, la directora de educación de Anzoátegui Diaria Marchel de Millán reconoce que el 40% de la infraestructura educativa bajo su dependencia se encuentra en el suelo, que el salario no incentiva a los docentes a acudir a las aulas de clases y que para los padres es una tarea cuesta arriba enviar a sus hijos a la escuela cuando en sus casas apenas se resuelve la comida.

“El  año escolar pasado terminó con 15% de deserción y tenemos que esperar hasta el 30 de septiembre para saber cómo arrancamos este año. No hay muchas fortalezas para iniciar este nuevo período, de 270 escuelas bajo nuestra jurisdicción  40% ha sido víctima de la delincuencia y su estado es deplorable”.

Renuncias y solicitudes de años sabáticos, asegura la autoridad educativa anzoatiguense será un tema que enfrentarán para esta nueva etapa. Tan sólo en el municipio Simón Bolívar (Barcelona) hay un déficit de 84 cargos que esperan solventarlos con personal suplente que desde el año escolar anterior, se encontraba impartiendo clases en los planteles donde los maestros dejaron las vacantes.

“El personal docente que se ha quedado está motivado porque estamos luchando para hacer las reclasificaciones y mejor su condición socioeconómica. Eso es lo que tiene las puertas de las instituciones abiertas, reparaciones no habrá ni desde el nivel central, no hay recursos para ello. Desde que llegamos aquí hace dos años hemos reparado cinco escuelas, pero estamos de manos atadas porque no nos aprueban el presupuesto”.

Alimentación falla

En la U.E.N República de Chile ubicada en Barcelona hay una matrícula de 2.300 alumnos desde educación inicial hasta quinto año de educación diversificada, personal docente de la institución refiere que durante el pasado periodo educativo notaron que la asistencia de los alumnos mermaba cuando el comedor no repartía los alimentos a diferencia de cuando si funcionaba.

Marchel de Millán afirmó que en las escuelas estadales el panorama no fue distinto y hasta se complicó luego que el PAE fuese eliminado y asumido por la estatal Pdval.

“El Programa de Alimentación Escolar de las regiones fue eliminado y asumido por el Programa Nacional de Alimentación Escolar. Hasta el 2017 los directores de los planteles iban a Pdval a buscar los alimentos y eso ayudaba en algo, en todo el periodo 2018-2019 el ente que distribuye los alimentos aprovechó el ausentismo de alumnos y docentes para reducir, aún más, lo poco que les daban a los colegios”.

Un panorama similar viven en la U.E 29 de marzo de Barcelona. Para el arranque del nuevo año escolar el menú que les esperaba a los pocos alumnos que acudieron al llamado de inicio de clases era pasta con vegetales guisados y un vaso de leche, provisiones que sobraron del programa de Escuelas Abiertas por La Paz celebrado en agosto pasado.

panorama tumultuoso
En la U.E 29 de Marzo el menú que les esperaba a los pocos niños que acudieron a clases estaba compuesto por pasta con vegetales guisados y un vaso de leche / Foto: José Camacho

Su directora Josefa Martínez espera que este año el programa se regularice al igual que Lina de López, máxima autoridad de la Unidad Educativa Estadal José Antonio Anzoátegui, que refirió que aún espera por la llegada del plan Gota de Amor para su escuela así como los alimentos del PNAE (Programa Nacional de Alimentación Escolar).

Aunque presentan menos problemas que las instituciones dependientes del estado, en los colegios privados esperaron el inicio del nuevo año para realizar reuniones con las sociedades de padres y representantes con la finalidad de analizar las estructuras de costos y fijar los nuevos precios de las matrículas.

Lee también
Unicef estima que más de un millón de niños venezolanos están fuera del sistema escolar

En algunos llegaron a acuerdos como en el caso del Juan Vicente González de Barcelona, en donde su director Sein Gutiérrez, sostuvo que sacrificaron algunos proyectos de inversión y flexibilizaron los requerimientos en las listas de útiles escolares entendiendo la realidad de muchos padres que hacen vida en la institución.

“Hicimos mejoras en el plantel que ya teníamos planificadas desde el pasado año escolar y sacrificamos proyectos de inversión pero ninguno de esos sacrificios va en desmejora de la calidad educativa, este año no trabajaremos con libros específicos para que los padres tengan opciones de conseguir con algún familiar enciclopedias ya usadas, tenemos falencias solo con el profesor de química pero el resto de la plantilla de profesores la conservamos”.

A diferencia del Juan Vicente González, en la U.E Nueva Barcelona y el Colegio Nuestra Señora de Lourdes II aún se estudian los costos para el nuevo período escolar. En este último cinco reuniones no bastaron para fijar el costo de la mensualidad y dejaron en manos de la Sundde, la fijación de las mismas.

Padres y representantes de la institución sostienen que el punto de discordia fue la propuesta salarial que se le realizó para el pago de docentes. Se tenía previsto cancelarles el equivalente a 100 dólares mensuales, pero en la última convocatoria de asamblea a la que asistieron 240 padres, 135 rechazaron la propuesta.

Salarios pulverizados

Y ese es precisamente el principal reclamo que enarbolaron los representantes sindicales para el período de actividades 2019-2020. Un salario reducido a añicos que les imposibilita trasladarse a las aulas de clases, es el motivo que esgrimieron para declararse en crisis.

Maira Marín, presidente de Sinvema Anzoátegui, sostiene que el docente que más gana devenga un total de 130.000 bolívares mensuales, y eso cuando le pagan las primas, porque según señala “el salario de un docente termina en Bs 40.000 quincenal porque hace tiempo no cobran las primas, el régimen de Maduro se encargó de pulverizar el salario”.

Lee también
Docentes denuncian suspensión de salario por participar en acciones sindicales

Según los datos aportados por la también docente, en Anzoátegui hay una planta física de 1.117 planteles, entre nacionales y estadales, de los cuales el 80% no está en condiciones de recibir a los muchachos.

“No hay un reporte oficial de cuantas escuelas han sido rehabilitadas, nosotros hemos denunciado e incluso hay orden de desalojo en planteles como el Cacique Cayaurima que está ubicado en la comunidad de Cerro e Piedra en Barcelona, porque tiene de vecino al vertedero de basura de la zona norte, así como ese hay otros en todo el estado”.

Marín asegura que tras el conteo que hicieron a finales del lapso anterior, un total de 100 mil docentes se marcharon de las aulas, muchos sin dejar la renuncia.

“En las aulas por cada cinco docentes, tres estaban ausentes e igual proporción se contaba en el alumnado. Nosotros deberíamos ganar tres millones pero quien soporta esto. Si los padres a duras penas pueden garantizar la alimentación a sus hogares crees que mandarán a sus hijos a los colegios. Este año se perfila catastrófico”.

Maestros de la entidad estudiaban el pasado jueves las acciones a tomar en caso de no ser escuchados sus clamores en este inicio de clases, Nicolás Maduro y el ministro de Educación Aristóbulo Istúriz hablaron, pero no mencionaron aumentos y mejoras socioeconómicas para los docentes venezolanos por lo que el fantasma de un conflicto magisterial está asomado en el ambiente.

panorama tumultuoso
Maestros indicaron que con su salario se les dificulta llegar a sus trabajos / Foto: José Camacho

Participa en la conversación