A 93,3 % de los hogares no les alcanzaron los ingresos para comprar comida, revela la Encovi, que además señala que hay mayor desnutrición. Las personas perdieron más de 8 kilos en un año.

Caracas. Por la elevada inflación y el desabastecimiento producto de las distorsiones de la economía, más familias tienen limitaciones para acceder a la comida, y en consecuencia, pierden peso y tienden a enfermarse.

La Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) elaborada por la UCAB (Universidad Católica Andrés Bello), la UCV (Universidad Central de Venezuela) y la USB (Universidad Simón Bolívar) de 2016 muestra que aumentó el número de ciudadanos que no hacen las tres papas.

El estudio señala que el pasado año, 32,5 % de los venezolanos (9,6 millones de personas) comieron dos o menos veces al día, cuando en 2015 fue 11,3 %. La situación es más grave en el estrato más pobre de la población, debido a que en ese grupo, 50% hace menos comidas. Antes era 39,3 %.

Esta restricción es porque el dinero no rinde. En 93 % de los hogares los ingresos fueron insuficientes para la adquisición de alimentos, cuando en el ejercicio anterior el porcentaje de afectados era 87 %.

Aunque el Banco Central de Venezuela (BCV) no ha publicado los datos de inflación, los precios de los alimentos pisaron el acelerador. A diciembre del pasado año, la canasta alimentaria cerró en 442.254 bolívares, de manera que las familias requerían de 16 salarios para atender esas cesta de artículos esenciales.

La coyuntura lleva a sacrificar el desayuno. En 2015, 90 % de los consultados dijo que desayunaba, en 2016, fue solo 78 %.

Ante la crisis, el pasado año más familias engrosaron las filas de la pobreza por las limitaciones con el dinero. Según la Encovi, 82 % de los hogares están en pobreza de ingresos.

Menos carne 

Frente a los altos precios y la escasez, las personas cambian sus patrones. Maritza Landaeta, coordinadora e investigadora de la Fundación Bengoa, explicó que las hortalizas y los tubérculos desplazaron a la carne y el pollo.

De las adquisiciones que realizaron las familias el pasado año, 84 % fue harina precocida de maíz, 73 % arroz; 61 % harina de trigo y 64 % hortalizas y tubérculos. Estos últimos suben dado que en 2015 representaban 50 % de las compras.

La profesora apuntó que la menor disponibilidad de alimentos en las redes públicas, por ejemplo, ha llevado a que muchos busquen hortalizas.

Las modificaciones siguen, pues el consumo de grasas se redujo. Las cifras muestran que 32 % dejó de adquirir grasas, seguido de pollo (25 %) y café (22 %).

Lee también
82% de los hogares están en pobreza de ingresos

La dieta de Maduro y las consencuencias

Ante los obstáculos que tienen las familias para alimentarse, los venezolanos pierden peso.

74,3 % de los entrevistados en la Encovi señaló que tuvieron pérdida de peso no controlada de 8,7 kilos en el último año, y en los más pobres fue de 9 kilos.

Landaeta apuntó que “la dieta del venezolano es precaria. Estamos consumiendo calorías de guerra, menos de 2000 calorías” y destacó que “63 % de los niños lactantes de las comunidades pobres tienen anemia”.

La encuesta muestra que por la mala alimentación, en 2016 hay más casos de desnutrición y diabetes.

3,9 % de la población presenta signos de desnutrición y malnutrición. Las embarazadas, los niños y las personas de la tercera edad son los más afectados, dijo Landaeta, quien agregó que muchas madres, por la ausencia de leche, “le están dando a sus hijos teteros con agua de yuca u ocumo”.

La investigadora detalló que “hay desnutrición intrauterina. Muchos niños nacen con menos de dos kilos. Las madres necesitan suplir calorías y no hay protección”.

En ese marco, sostuvo que cada vez “están llegando escolares con problemas graves de desnutrición en el sistema de salud”.

Anitza Freites, profesora de la UCAB, mencionó que la falta de comida es una de las razones de ausencia de niños en las escuelas y acotó que “quienes aluden a la ausencia de comida en el hogar o en la escuela como razón para faltar a clase se concentra en el 40 % más pobre”.

Lea también 82% de los hogares están en pobreza de ingresos 

Foto: Miguel Gónzalez


Participa en la conversación