A seis meses del siniestro el misterio rodea la desaparición de 10 personas a bordo del bote “Amiyah”

"Amiyah"

A seis meses de la desaparición de la embarcación «Amiyah», aún las autoridades no han ofrecido información certera sobre el incidente. Familiares sostienen que el caso es un total misterio y responsabilizan a los gobiernos de Venezuela y Trinidad y Tobago, de no abrir una investigación más profunda del caso.

Cumaná. «Ese caso es un misterio». así se refiere Félix Yndriago a la desaparición de 10 personas que iban a bordo de la embarcación «amiyah», la cual zarpó desde la isla de Trinidad y Tobago hacia Güiria, municipio Valdez en el estado Sucre, el pasado 23 de diciembre de 2021.

Félix es el tío de Joanderson Yndriago, un joven de 23 años, quien al igual que su pareja Robersy Montaño de 22, desapareció en el hecho ocurrido justo antes de la celebración navideña.

Nosotros hablamos ese día, pero él no iba a regresar en ese bote, él tenía fecha de viaje para octubre, porque estaba trabajando para ahorrar y montar su propio negocio aquí. Al final, suponemos que la esposa lo convenció y se vinieron juntos incluso, sabemos que la embarcación sí salió porque los familiares que quedaron allá en Trinidad, tomaron fotos de la despedida», explicó Yndriago.

Según la versión de familiares, Joanderson vendía pescado a una empresa del puerto de Chaguaramas. Sin embargo, su tío reconoce que toda la información que han recogido del caso «Amiyah», son solo rumores.

«Lo último que supimos hace un mes, fue que ellos habían sido secuestrados por una banda pero no tenemos detalles, porque el Gobierno trinitario o venezolano no abrió una investigación profunda del caso», aseveró.

En su opinión, la mayor responsabilidad recae en el Gobierno trinitario porque la embarcación se movió desde Chaguaramas hacia isla de Patos y al parecer,  “los secuestraron porque sabían que traían dinero para compartir esos días con la familia y en el caso de la esposa de mi sobrino, pues ella iba a iniciar su propio negocio”, dijo.

Para Félix es muy difícil entender que las cámaras de seguridad de los puertos de Trinidad y de la Guardia Costera, no tengan registro grabado.

La angustia de no saber nada sobre el paradero de su sobrino, motivó a Yndriago a unirse al Comité Nacional de Víctimas de Desapariciones y Trata, mejor conocido como Mayday Confavic y presionar a los cuerpos de seguridad, así como a la Fiscalía del Ministerio Público, por una investigación seria.

Nosotros tenemos la denuncia ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) y hemos sostenido reuniones con la Fiscalía Tercera del Ministerio Público, pero este caso es difícil porque desde el primer momento que ocurrió, los familiares no querían hablar por temor», comentó.

Familiares atados

Jhonny Matey, representante de Confavic, confirmó que los familiares de las víctimas que viajaban no solo en la embarcación «amiyah», sino también en «Jhonayli José, Ana María, Mi Recuerdo y Mi Refugio», por mencionar los casos de desaparición de embarcaciones registrados en el estado Sucre, no cuentan con recursos económicos para cubrir la logística que significa movilizarse hasta Caracas y presionar a las autoridades competentes por las averiguaciones de rigor.

Matey recordó que el pasado 16 de mayo, se cumplieron tres años del naufragio del bote «Ana María», sucesos en el que desaparecieron 33 personas.

Los avances que habían alcanzado con la Fiscalía Superior a través de la declaratoria de alerta amarrilla para los desaparecidos y alerta roja para Alberto Abreu, capitán de la embarcación, quien se encuentra en condición de fugitivo; quedaron paralizados y aún esperan la designación de un nuevo fiscal, así como nueva fecha para el juicio.

Familiares de las víctimas de la embarcación «Mi Recuerdo» y «Mi Refugio», desde las que zarparon 41 personas y solo aproximadamente 20 cadáveres fueron encontrados, no están de acuerdo con la información oficial que da cuenta del naufragio y han solicitado la exhumación de los cuerpos para que se investigue el caso porque aseguran que “muchos de ellos tenían heridas cortantes y disparos en los cuerpos hallados” explicó Matey.

A propósito de la conmemoración del tercer aniversario de la desaparición de la embarcación Ana María, los familiares y el comité, realizaron una campaña por redes sociales para presionar a las autoridades competentes y que continúen las investigaciones.


Participa en la conversación