La AN de Borges asoma una cara nueva en su primer mes

Con un discurso más conciliador, sesiones en sectores populares y llamados a la FANB, el Parlamento da síntomas de modificaciones en su estrategia política.

Caracas. Este domingo se cumple el primer mes de la gestión de la nueva junta directiva en la Asamblea Nacional (AN), presidida por el diputado Julio Borges —período 2017-2018—, que abre paso a un cambio en la agenda parlamentaria.

La AN regida por Borges comienza a dar signos de modificaciones en su discurso, ahora más moderado, con un mensaje que llama a la reconciliación y a la “reestructuración” de los partidos políticos de oposición. Esto marca un contraste con las posturas de su predecesor, Henry Ramos Allup, que se enfrascaron en ataques y señalamientos contra sectores políticos durante su gestión.

En materia de aprobación de instrumentos legales, ambas directivas decidieron abrir sus funciones dando prioridad a iniciativas para el sector social. Se aprobó, en primera discusión, el proyecto de Ley de Regularización de la Propiedad de Tierra Urbana y Urbanización de Barrios Populares, para la aplicación de normas urbanísticas en la distribución de servicios públicos de calidad en los sectores populares.

En paralelo, se aprobó el proyecto de Ley de Títulos de Propiedad para los Beneficiarios de la Misión Vivienda. La normativa ordenaba restituir la legalidad y propiedad de las viviendas del programa social, para procurar la buena alimentación y servicios. Sin embargo, fue declarada “inconstitucional” por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Por otro lado, Borges incluyó a nuevos sectores en su discurso, como la sociedad civil y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Con los uniformados hizo énfasis en que no se debe generalizar.

La instalación de la nueva directiva del Parlamento generó diversas reacciones de rechazo por parte de dirigentes de la bancada oficialista. El diputado Héctor Rodríguez introdujo un recurso ante el TSJ en contra de la nueva gerencia que declare la ilegitimidad del Poder Legislativo al permanecer en desacato.

[irp posts=»44198″ name=»La AN sesionó en Petare, sorteó a los colectivos y aprobó la Ley de Barrios»]

Asimismo, denunció que la oposición está en un “ir y venir” al acatar la desincorporación de los diputados por el estado Amazonas en enero de 2016, para luego incorporarlos en el mes de julio. Borges explicó que la votación se ejecutó para devolver a la AN toda la fuerza de ley que necesitan para la declaración de abandono del cargo del presidente Nicolás Maduro.

En 2016, el máximo juzgado declaró en desacato a los miembros de la directiva de la AN; diputados Henry Ramos Allup, Enrique Márquez y Simón Calzadilla, así como la desincorporación de sus funciones como parlamentarios del estado Amazonas a Julio Haron Ygarza, Nirma Guarulla y Romel Guzamana.

A principios del mes de enero de 2017, el TSJ anunció que se mantenía la medida de desacato mientras los diputados de Amazonas siguieran en función, por lo que se declaraban nulos todos los actos realizados por la AN.

El nuevo líder del Parlamento ratificó su mensaje conciliador a los venezolanos para mantener movilizaciones de calle, en la lucha por la publicación del cronograma electoral a fin de lograr una nueva transición democrática en el país.

Otro de los anuncios hechos por Borges fue el de sesionar en los sectores populares. Esto se cumplió el 26 de enero, cuando la AN convocó a una sesión ordinaria en la parroquia de Petare, para legislar en la comunidad y llevar propuestas, como la Ley de Barrios, aprobada en primera discusión.

Foto referencial: Miguel González


Participa en la conversación