Contraloría y TSJ afectaron «los avances en materia electoral con el caso Barinas» y el CNE también es culpable

Barinas

A los ojos del politólogo y experto electoral, Jesús Castellanos, las inhabilitaciones de Freddy Superlano, Aurora Silva y Julio César Reyes para la elección de la gobernación de Barinas representa un “retroceso importantísimo” en el esfuerzo por rescatar la vía electoral como forma de solventar el conflicto en Venezuela.

Caracas. Puede que la gobernación de Barinas sea solo un cargo de los más de 3000 que estuvieron en disputa el pasado 21-N. Sin embargo, la cantidad de irregularidades que han ocurrido en torno a esta han sido más que suficientes para “deshacer” el progreso que el nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) había hecho por recuperar la vía electoral como mecanismo para revolver la crisis política en Venezuela.

Primero fue el retraso para dar el resultado de la elección de Barinas, luego la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que prohibió la proclamación de Freddy Superlano y luego llegó la orden de repetir los comicios. Eso ya sería suficiente para acabar con la confianza que se podía tener en el organismo comicial. Sin embargo, el domingo se supo que además habían sido inhabilitados Aurora Silva, esposa de Superlano y Julio César Reyes, dirigente político, que fueron mencionados para sustituir la candidatura del dirigente de Voluntad Popular.

Las tres inhabilitaciones que se han generado en contra de las aspiraciones de la Mesa de la Unidad Democrática en el estado llanero son, de acuerdo con el politólogo y experto electoral, Jesús Castellanos, un “retroceso importantísimo” en los intentos por recuperar la confianza en el voto en Venezuela.

Barinas
«Las sentencias del TSJ contra Freddy Superlano representan una retroecso importantísmo en materia electoral», dijo el politólogo Jesús Castellanos. Foto: Cortesía.

Castellanos explica que las irregularidades en torno al caso Barinas ratifican que las elecciones venezolanas carecían de competitividad y que se hacían en el marco de los cálculos que un gobierno autoritario permitía. De hecho, asegura que derrotas oficialistas como Zulia y Nueva Esparta entraban dentro de esos cálculos y que por eso fueron permitidas mientras que la de Barinas no.

El caso de Barinas demuestra que en Venezuela no está planteada una elección competitiva o auténtica, siempre se dijo que fue una elección dentro de un esquema autoritario. Hubo grandes avances, pero siempre dijimos que esto era parte de un cálculo del régimen para mostrarse menos autoritario”, comentó Castellanos.

Con respecto a los hechos generados desde otras instituciones del Estado como la Contraloría de la República y el TSJ, Castellanos dijo que estas acciones, como las inhabilitaciones, claramente van en contra de los avances que se habían hecho en materia electoral.

“Las inhabilitaciones de la Contraloría y las sentencias del TSJ debilitan sustancialmente el avance que se ha hecho desde el CNE, pero no es culpa solo de esas dos instituciones, el Poder Electoral también tiene responsabilidad al no haber hecho respetar su autonomía y la voluntad de los electores. El CNE debió tener una posición más firme”, señaló.

El politólogo dio a entender que quizás una de las peores consecuencias del caso Barinas, más allá de quién termine en la gobernación, es que las irregularidades registradas pueden culminar dando más argumentos a los sectores políticos que apuestan por una postura abstencionista.

Las posturas abstencionistas que se habían convencido de la participación pueden pensar que ahora esto no tiene sentido porque desde el Gobierno puede desconocer el resultado. Pero aún tengo la esperanza de que el camino electoral no se cierre, es el único camino, pensar en otra vía como la intervención militar no es factible”, dijo.

Inhabilitaciones y postulaciones manchadas por irregularidades

Desde que se supo por la sentencia del TSJ que Freddy Superlano había sido inhabilitado para el ejercicio de cargos públicos, la denuncia constante de él e inclusive de rectores del Poder Electoral es que se trataba de un procedimiento irregular que nunca fue notificado al órgano comicial. De hecho, el propio rector Roberto Picón dijo en una entrevista que la inhabilitación de Superlano, nunca había llegado a la sede de Plaza Caracas.

Algo similar ocurrió días después con Aurora Silva, esposa de Superlano, la cual iba a ser postulada por la MUD para la gobernación de Barinas en la repetición de la elección, sin embargo, tal y como con su esposo, esto se evitó con una inhabilitación.

Ana Julia Niño, abogada especialista en materia electoral, informó que el caso de Aurora Silva es casi idéntico al de su esposo, fue inhabilitada sin saber exactamente qué cargos o delitos cometió esta ciudadana que además no ha ejercido cargos públicos.

Hay que recordar que el CNE no inhabilita, sino que las ejecuta y hace el trámite de la notificación sobre casos que lleva la Contraloría o un tribunal. En el caso de Aurora Silva y de Julio César Reyes la inhabilitación son un misterio, no se sabe de dónde vienen”, dijo Niño.

La jurista agregó: “Aquí lo grave no es que no lo sepa yo o no lo sepas tú, pero que el país entero no sepa por qué estas personas están inhabilitadas es gravísimo. Por la propia Ley de la Contraloría eso es información pública ya que es interés de la población. No puede ser que el CNE no pueda saber por qué se inhabilitaron a estas personas”.

Lea también: https://cronica.uno/sergio-garrido-es-el-candidato-del-g4-para-la-gobernacion-de-barinas-y-claudio-fermin-el-de-la-alianza-democratica/


Participa en la conversación