El 18 de marzo Juan Guaidó instó a la Fuerza Armada a garantizar el ingreso de la ayuda humanitaria so pena de terminar siendo “cómplices de una catástrofe humanitaria». Las 90 toneladas de insumos que entraron esta semana por Maiquetía fueron gestionados en parte por la USAID, Estados Unidos y la Unión Europea e ingresados al país por la ONU.

Caracas. Dos fotos en la memoria reciente. En una, 23 de febrero de 2019, un camión cargado de ayuda humanitaria arde en llamas sobre uno de los puentes fronterizos colombo-venezolanos. De un lado del puente, civiles desarmados tratan de cruzar la frontera para traer socorro a miles de venezolanos enfermos y con hambre. Del otro lado, hombres uniformados y de civil, todos armados, disparan y lanzan bombas lacrimógenas contra la carga y las personas.

En la otra imagen, 8 de abril de 2020, un avión de carga Boening 747-400BCF de la compañía británica Magma Aviation aterriza suavemente –pese a las más de 90 toneladas de ayuda humanitaria que lleva en su interior– en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía. Una carga destinada a socorrer a miles de venezolanos enfermos y con hambre. El vuelo es recibido con cámaras de televisión, aplausos e intercambio de sonrisas (ocultas detrás de los tapabocas) por la vicepresidenta y el canciller de Nicolás Maduro junto con los representantes de la ONU y la Unicef en Venezuela.

En medio de los dos eventos una pandemia mundial que en Venezuela ya ha cobrado la vida de nueve personas –según el conteo que lleva Miraflores– y múltiples llamados de la oposición y del presidente de la AN, Juan Guaidó, a la Fuerza Armada Nacional para que permita el ingreso de ayuda humanitaria. Hace un año la petición era para atender la crisis humanitaria compleja que ponía en riesgo la vida de cientos de miles de venezolanos; este año es para atender la pandemia que asola ciudades enteras en todo el mundo, sumada a la crisis humanitaria compleja que nunca fue atendida.

Lee también
James Story: Republicanos y Demócratas apoyan un proceso de rescate de la democracia en Venezuela

El llamado más reciente de Guaidó a la FANB se produjo el pasado 18 de marzo cuando instó a sus integrantes a garantizar el acceso de la ayuda o de lo contrario “serán cómplices de una catástrofe humanitaria”. Menos de un mes después de ese llamado y de que la pandemia hubiera cobrado en el mundo la vida de más de 91.000 personas, entró al país un avión cargado de insumos donados por la comunidad internacional.

Peras y manzanas
Delcy Rodríguez acompañada del embajador de Rusia y la delegación de la ONU en Venezuela. Capture cortesía vtv.gob.ve

En la segunda foto, la del 8 de abril, posa además el embajador de Rusia en Caracas porque casualmente un avión de su gobierno había llegado al país poco antes que el de la ONU. También con insumos para socorrer a los venezolanos.

Sin embargo, el “contacto informativo” que monta VTV y al que se unen casi todos los medios de comunicación audiovisual que aún sobreviven en Venezuela, pareciera tratar de centrarse en la donación rusa o por lo menos equiparar esa ayuda (20 toneladas) con la otra (90 toneladas).

Ni la narrativa visual ni el discurso de los voceros (Rusia, ONU y Delcy, en ese orden) permite saber a la ciudadanía que ve o escucha la transmisión, que la carga del Magma Aviation procede no solo de las agencias de la ONU sino también de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, la satanizada USAID, así como de los países que integran la Unión Europea.

Es decir, de todos los países que desconocen a Maduro como presidente de Venezuela, pero comprenden el nivel del vulnerabilidad de los venezolanos ante la pandemia de COVID-19.

Lee también
Elliott Abrams afirma ante Senado de EE. UU. que apoyo a Guaidó no cambiará por Parlamentarias 2020

En esa segunda foto, apenas el coordinador residente del sistema de la ONU en Venezuela, Peter Grohmann, da las gracias a Unicef por la gestión de la carga y “a la comunidad internacional de donantes del Fondo Central de Respuesta a Emergencias de la ONU y agencias de la ONU que han financiado los suministros”. Sin más detalles.

La palabra de Delcy versus la de Mark Green
Foto cortesía @onuvenezuela

Delcy Rodríguez, en cambio, se explaya pero solo menciona a Rusia como único país donante: “Nuestro agradecimiento a las Naciones Unidas y a la Federación de Rusa. Hoy hemos recibido de la Federación Rusa 20.000 kits de pruebas PCR. Muchísimas gracias al presidente Putin por esta ayuda humanitaria a Venezuela. Un país víctima del bloqueo de Estados Unidos. Quiero resaltar que esta ayuda humanitaria que está presentando hoy la ONU, la Unicef, la OPS, la OMS y el Fondo para las Poblaciones (sic) es una de las más grandes que recibe Venezuela”.

Después termina diciendo que “de la mano de la ONU y de la mano de países amigos que entienden la cooperación desde la fraternidad y la amistad, Venezuela seguirá su curso superando esta situación”.

Uno de los representantes de esos países que “entienden la cooperación” y que sí habló el 8 de abril para aclarar las cosas fue el director de la USAID, Mark Green. En su cuenta Twitter, Green escribió: «Con el apoyo de la USAID y otros donantes, un avión con 90 toneladas de agua, purificadores, artículos de higiene y suministros médicos está llegando hoy a Venezuela para ayudar a los centros de salud a responder al COVID-19”.

Lee también
ONU exige a Venezuela que libere al sindicalista Rubén González y que deje de usar la justicia militar contra civiles
Pizarro aclara

El comunicado oficial de la ONU para anunciar sobre la llegada de la ayuda insta a todos los sectores a «no politizar la ayuda humanitaria”.

En atención a ese llamado, el comisionado designado por Juan Guaidó y la Asamblea Nacional para gestionar ayuda humanitaria ante las oficinas de la ONU, el diputado Miguel Pizarro, declinó la tarde del pasado jueves declarar a Crónica.Uno sobre el tema.

La pertinencia de su opinión radicaba en que desde el 16 de marzo pasado, él y la diputada Manuela Bolívar fueron encargados directamente por Juan Guaidó para hacer “las gestiones nacionales e internacionales para lograr que la ayuda humanitaria de los organismos internacionales para atender el COVID-19 llegue a la gente”.

Sin embargo, casi a las 7 de la noche del 8 de abril, luego del “contacto informativo” de VTV, Pizarro emitió un comunicado en el que expresó:

“La ayuda humanitaria llega a Venezuela producto de la solidaridad de países, gobiernos y organismos multilaterales. Queremos agradecer al gobierno de los Estados Unidos, la Unión Europea y a los donantes que hacen posible esta ayuda para los venezolanos”.

Y en su Twitter, por si aún había dudas, completó: “De ninguna manera el envío de ayuda humanitaria al país por parte de organismos multilaterales es sinónimo de apoyo a Maduro o al régimen. Estos insumos son enviados de forma específica para ayudar a salvar la vida de los venezolanos y subsanar la precariedad de sistema de salud”.


Participa en la conversación