En Sabana Grande, Las Acacias, Maripérez, Los Caobos, La Florida se fue la luz el domingo 20 de septiembre a las 3:45 a. m. y los vecinos estuvieron todo el día sin electricidad hasta que regresó en la noche luego de 16 horas, pero fue solo por hora y media porque se volvió a ir. El servicio fue restituido el lunes 21 de septiembre en la madrugada, a eso de la 1:00 a. m. 

Caracas. Los cortes de luz en el norte y noreste del municipio Libertador de Caracas son por horario extendido. Entre 12 y 90 horas sin electricidad han estado los vecinos de esta parte de la ciudad en los últimos meses. Hasta 20 apagones se pueden registrar en un mes y, por lo general, ocurren los fines de semana. Corpoelec nunca ofrece soluciones definitivas, sino reparaciones momentáneas en los circuitos. 

En los últimos cuatro días, desde el viernes 18 de septiembre hasta el lunes 21 de septiembre, los vecinos de la Candelaria Sur, San Agustín del Norte y buena parte de Catedral estuvieron sin servicio eléctrico, y cuando volvía, era intermitente. La falla se presentó en el circuito El Conde y Corpoelec aseguró que los trabajadores estaban haciendo las labores pertinentes. Esto no es nuevo, los habitantes han pasado cortes de luz de 12, 15 y hasta 16 horas.

En el Frente por la Defensa del Norte de Caracas hemos llevado registro de que ocurren al menos 20 apagones en tan solo un mes en esta parte de la ciudad, aseguró a Crónica.Uno, Carlos Julio Rojas, coordinador del frente.

En Sabana Grande, Las Acacias, Maripérez, Los Caobos y La Florida se fue la luz el domingo 20 de septiembre a las 3:45 a. m. y los vecinos estuvieron todo el día sin electricidad hasta que regresó en la noche luego de 16 horas, pero fue solo por hora y media porque se volvió a ir. El servicio fue restituido el lunes 21 de septiembre en la madrugada, a eso de la 1:00 a. m. 

Los apagones han sido tan recurrentes a partir de mayo de este año que los vecinos están cansados de pasar horas desconectados. María Teresa González, vecina de Maripérez, contó que en ese mes tuvo que bajar por las escaleras a su mamá, que tiene un enfisema pulmonar, porque tenían 50 horas sin luz y la señora estaba sin poder nebulizarse, lo cual requiere cada ocho horas. En esa oportunidad estuvieron 76 horas sin servicio eléctrico. 

Los vecinos contaron que durante este año, cuando estuvieron más de tres días sin luz, los conectaron al circuito Conde A6. El problema es que ahora este se sobrecarga por la gran cantidad de sectores que tiene que cubrir. Esta falla afecta desde Quebrada Honda, hasta parte de la Florida de Caracas, es decir, somos un gentío, afirmó González.

Nada más en la residencia donde vive González, en la parte baja de Maripérez, hay 330 familias afectadas. Por ejemplo, este domingo estuvieron 20 horas sin electricidad y en su caso, está embarazada de 36 semanas y no puede bajar 13 pisos por las escaleras. Igualmente, su hijo ha perdido varias sesiones de clases virtuales de su colegio por la falta de luz. 

Aparentemente, ese circuito se recalienta porque tiene que darle electricidad a muchos sectores, coincidió Antonio Vecchini, vecino de Los Caobos Norte y resaltó que por la falla de este domingo el personal de Corpoelec tuvo que cambiar 50 metros de cable. 

Según la información que le dieron los trabajadores de Corpoelec a los vecinos, la subestación en la que deberían estar conectados ya fue reparada, pero están esperando órdenes superiores para poder hacer el cambio. No obstante, no existe información oficial al respecto. 

Vecchini lamentó que muchas veces los empleados de Corpoelec detectan el problema pero no tienen materiales con qué trabajar. Me quito el sombrero porque trabajan sin ninguna medida de seguridad, hasta alumbrando con sus celulares, enfatizó. 

Al menos en Los Caobos, la luz por lo general regresa en unas calles sí y en otras no. Vecchini resaltó que él mismo ha estado sin el servicio eléctrico mientras que ve a los apartamentos de la calle de al frente con la luz encendida. A veces el servicio regresa con altos voltajes o muy bajito y prefiere bajar los breakers hasta que todo esté normalizado. 

Es increíble como la avenida Bogotá norte llegó a pasar una semana esperando un transformador, denunció Vecchini.

En lo que va de septiembre, a Vecchini se le dañó un monitor de computadora y la nevera la tuvo que mandar a reparar, y eso que la tenía conectada con un regulador de energía. Esta situación es peor para los vecinos que viven con adultos mayores y niños. 

Carlos Julio Rojas recordó que durante este mismo mes los habitantes de Bello Monte, del lado hacia El Recreo, estuvieron casi 90 horas sin servicio eléctrico y sin agua. La luz se fue durante la madrugada del lunes 7 de septiembre y para el viernes 11 de septiembre los vecinos de ese sector seguían denunciando que no tenían electricidad y la comida ya se estaba dañando. 

El 69,5 % de los consultados por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP) en 10 ciudades del país consideró que una razón para valorar negativamente el servicio eléctrico es porque tiene muchos bajones, mientras que 35,9 % lo hace porque daña sus aparatos eléctricos o tiene racionamientos en su comunidad (34,7 %). 

En ese mismo informe que analiza la situación con respecto a los servicios públicos entre abril y mayo de 2020, los encuestados respondieron que la mayoría de las interrupciones eléctricas son varias veces al día durante todos los días (22,9 %). Además, 39,6 % de la población entrevistada aseguró que para mitigar la falta de energía eléctrica no toman ninguna acción, salvo esperar que se restituya el servicio o encender velas. 

Lee también
#EnClaves La crisis de la COVID-19 se reflejó en la desnutrición infantil del país

Participa en la conversación