El sueldo del venezolano no rinde y ahora hay más pobres

sueldo del venezolano

Datanálisis estima que el desabastecimiento de productos regulados está en 82,8 % y Ecoanalítica calcula que este año la inflación estará entre 300 y 800 %.

Caracas. La alta inflación evapora el sueldo del venezolano, y ese deterioro aumenta el número de personas en los estratos más pobres.

“Nunca habíamos visto una pulverización de los ingresos de los venezolanos de esta magnitud», aseveró el director de Datanálisis, Luis Vicente León, quien añadió que en este 2016 ha habido una disminución en los estratos A B y C, y una mayor cantidad de personas en los D y E (que son los pobres).

En 2015 las familias sufrieron una inflación de 180,9 % y este año han seguido padeciendo el acelerado aumento de los precios. León indicó que “los asalariados son los más afectados por ese incremento”.

Las cifras de la firma detallan que a febrero de 2016, el ingreso del estrato AB (que son los más ricos) de la población aumentó 11,4 %, mientras que en el estrato C la caída fue de 27,3 % y en los estratos D y E el retroceso fue de 30,3 % y 16,8 %, respectivamente.

No obstante, León detalló que en el caso de los más pobres el ingreso ya no solo proviene de la economía informal, sino también del bachaqueo.

El bachaqueo les permite revender los productos regulados. Compran dos veces a la semana, gastan 1500 bolívares y luego esos artículos los venden 15 o 20 veces por encima del precio controlado.

La cacería 

Los venezolanos sufren más, porque a la menor capacidad de compra del salario se suma la cacería de alimentos, medicinas y productos de higiene personal.

El director de Datanálisis indicó que el desabastecimiento de rubros regulados en Caracas está en 82,8 %. “En los anaqueles no hay los bienes controlados. La gente no tiene comida y en los hogares la escasez pasó de 18 a 48 %. Las personas ya no consiguen todo en el mercado negro”.

Para adquirir leche, pollo, café, papel higiénico, jabón o cualquier otro artículo básico los ciudadanos deben peregrinar. Según la firma, en 2008 las familias realizaban las compras cada 10 días, ahora son cada 3 días. Tienen que visitar mínimo cuatro establecimientos para encontrar los productos y estar un promedio de cinco horas en cola. 79 % visita los canales privados (supermercados) y 3,4 % Abastos Bicentenarios.

Una parte de la clase media opta por los bachaqueros. León detalló en el foro «Perspectivas 2016» de Ecoanalítica que existen cuatro clases de bachaqueros: el tradicional, aquel que hace su cola y vende lo que adquiere; el interior, que ofrece los productos cerca del supermercado, el «vende puesto» en la cola y el bachaquero de lujo.

Esta crisis que enfrentan las familias, dice el director de la firma, es por el colapso del modelo económico. 9 de cada 10 ciudadanos asegura que la situación es mala y 2 de cada 3 venezolanos dicen que el presidente Nicolás Maduro es responsable de esta crisis.

Panorama oscuro

Para los analistas, las cifras del 2015 se van a extrañar este año.

El director de Econalítica, Asdrúbal Oliveros, apuntó que “Venezuela vive una depresión económica”, porque hay una aceleración de la inflación, un recorte de las importaciones, poco margen de maniobra del sector privado, una confrontación política, y las medidas tomadas tienen un alcance limitado.

La firma estima que la inflación estará entre 300 y 800 %. Calcula que el promedio mensual de la inflación en el primer trimestre del año fue de 11,8 %, lo que impactó en los sueldos.

El recorte en la entrega de divisas persiste. Oliveros indicó que a febrero las liquidaciones de dólares a los privados cayeron 40 % respecto a 2015. Y ese comportamiento de las asignaciones no tendrá mayores variaciones con las modificaciones en el sistema cambiario.

En febrero el Gobierno devaluó la tasa oficial de 6,30 a 10 bolívares, y según Ecoanalítica, a esa paridad se atenderán 40 % de las importaciones públicas y 30 % de las compras privadas.

Además de esa revisión, se eliminó el Simadi para crear un sistema complementario denominado Dicom, que todavía no ha arrancado. El Ejecutivo proyecta que por esa vía se autorizarán en promedio 30 millones de dólares, sin embargo, la firma prevé que la oferta estará entre 8 y 10 millones de dólares diarios.

Asdrúbal Oliveros expresó que las importaciones pueden terminar el año con una caída de 27,4% y la actividad económica tendrá una contracción de 6,2 %.

Por su parte, el economista, Alejandro Grisanti, comentó que en 1982 éramos el segundo país más rico de la región, en 2015 fuimos el cuarto más pobre de la región y en este 2016 se puede llegar “a ser los terceros más pobres”.

Foto: Cristian Hernández


Participa en la conversación