“Este gobierno me arrebató a mis hijas, por eso saber que están bien es mi mejor regalo este Día del Padre”

dia del padre

Emiro Gutiérrez recibirá hoy llamadas telefónicas de sus hijas que están en el exterior, a quienes añora ver pronto. De acuerdo con Acnur, más de 4 millones de venezolanos han migrado al exterior, mientras que More Consulting calcula que cuatro de cada 10 hogares venezolanos tienen un familiar viviendo fuera del país, y quienes se quedan en Venezuela son justamente los mayores de 50 años de edad.

Maracaibo. Emiro Gutiérrez tiene un poco más de tres años viviendo en carne propia la partida de sus dos hijas: Ana Karina y Adriana. La primera está en Chile y la segunda, en Panamá. Dice que pasar otro Día del Padre lejos de las que sigue viendo como sus niñas lo llena de resentimiento: “Este gobierno me arrebató a mis hijas, y lo peor es que como pueblo no tenemos ni voz ni voto, aquí se hace lo que ellos digan y punto”.

Todos los años, el tercer domingo de junio, Venezuela les rinde tributo a los padres. Otrora, los zulianos celebraban su día entre regalos, comida y música, reunidos en familia. Hoy la realidad es otra, marcada por la diáspora con más de 4 millones de venezolanos viviendo en el exterior. Este éxodo es calificado por Acnur como “el más grande de la historia reciente de la región”.

En medio de su relato, Emiro respira hondo y luego de un silencio suelta: “Siempre me preocupo por ellas. Ahora con el coronavirus más, porque ambas trabajan con atención al público. Me preocupa que pasen trabajo. No es fácil, lo que pasa es que yo me hago el loco, me tomo un trago, escucho música, pero cuando me quedo solo, me vienen a la mente mis muchachas. Yo lo que me hago es el duro y trato de sobrellevar, pero me da tristeza, lloro a mis hijas aunque nadie me vea”.

Lee también
18 aragüeños aún permanecen en un refugio en San Fernando de Apure desde junio
día del padre
Emiro Gutiérrez trata de sobrellevar la tristeza de estar separado de sus hijas. Foto: Cortesía Daniel Gutiérrez

Emiro lamenta que la situación económica del país haya separado a su familia, y es consciente de que puede seguir desmoronándose.

“La idea es que ellas regresen, pero para estar aquí, como veo a muchos jóvenes profesionales, cuidando carros, vendiendo cosas, uno no quisiera. Es preferible que estén en otro país, viviendo un poco mejor. Ahora, vamos a ver qué pasa con el otro hijo que está aquí, porque ¿qué le puedo ofrecer? A menos que tenga la suerte de que consiga algo por ahí y se mantenga. Pero corro el riesgo de perder también a mi único hijo varón. Estoy seguro de que cuando se gradúe, se irá con sus hermanas si no consigue algo bueno aquí. Aunque ya ni siquiera se trata de eso, sino algo con qué mantenerse. Vamos a eliminar lo bueno, porque eso ya aquí se acabó”, expresa.

La encuestadora More Consulting calcula que cuatro de cada 10 hogares venezolanos tienen un familiar viviendo fuera del país, y quienes se quedan en Venezuela son justamente los mayores de 50 años de edad. En el caso de la familia Gutiérrez-Aguilar, dos de sus hijos no estarán este domingo para honrar a su padre, y eso también pesa en el alma de los que están lejos.

Cronica.Uno habló con Ana Karina, que hace casi dos años está en Chile. La mujer de 31 años de edad, la mayor de los tres hijos de Emiro, dijo que, aunque históricamente el Día del Padre es visto como comercial, en la cultura venezolana es muy diferente.

Es un día exclusivo para consentir a papá, y es muy difícil para uno estar lejos y tener que conformarse con regalar un homenaje en las redes sociales con una foto desactualizada, que el contacto de ese día especial sea únicamente telefónico. Creo que ningún venezolano tuvo en sus planes hace años atrás tener en el corazón tanta nostalgia, un sentimiento para el cual no se está preparado nunca y que es muy difícil de manejar por no poder estar a su lado”, dice.

Ana Karina, Adriana y Emiro pretenden comunicarse hoy por teléfono. Sin duda, un medio frío que los tres ansían se rompa pronto con “la libertad de Venezuela”. Mientras tanto, el buen humor de Emiro le hace más llevadera la distancia entre él y sus hijas, aunque aclara que hoy dejará de escuchar las canciones que les recuerdan a ellas.

Lee también
 Comprar gasolina en Venezuela es una verdadera lotería
Día del padre
Ana Karina reside en Chile Foto: Cortesía Daniel Gutiérrez

Tengo un CD que era de Ana Karina, el primero de Silvestre Dangond. A mí los vallenatos no me gustan mucho pero yo escucho eso y bueno… me mueve el piso. Eso es como acordarse de Adriana, con la canción: ‘El león duerme’. Tampoco la pongo porque no me es fácil. El otro día la puse, y menos mal que estaba solo. No es fácil tener a tus únicas dos hijas hembras fuera del país por un mal gobierno”, añade Emiro.

Hoy para Emiro el mejor regalo que puede recibir en el Día del Padre es el bienestar de sus hijas y la promesa verlas pronto: “Años anteriores me enviaban regalos, pero para mí hoy eso es lo de menos. Lo importante es que estén bien, que cuando las llame y les pregunte cómo están, me digan: Bien papá. Ese es mi mejor regalo”.


Participa en la conversación