El sociólogo, Luis Pedro España, señaló que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción son “el fracaso más espectacular del Gobierno”.

Mayela Armas/@mayearmas

Caracas. El Gobierno decidió darle a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) el poder para intervenir en la distribución de los rubros básicos, pero este sistema de despacho es discrecional por lo cual analistas aseveran que la estructura colapsará.

El sociólogo, Luis Pedro España, aseguró que el sistema de los Clap “es el fracaso más espectacular que exhibe el Gobierno. Es un intento fallido de un Gobierno que no entiende nada. Cuando comenzó a operar es que se prendieron los problemas”.

Hace cuatro meses el Ejecutivo nacional realizó una reestructuración del sistema de distribución y en ese contexto, creó los Comités para repartir bolsas de comida casa por casa y controlar el despacho de los artículos básicos.

Pero el reparto no ha sido uniforme y en cada zona los Clap, que están conformados por los consejos comunales, las Ubch y los representantes del Frente Francisco de Miranda y Unamujer, no dan las bolsas a todas las comunidades, venden menos productos de los ofrecidos y exigen requisitos diferentes para acceder a la comida.

Esa forma de distribuir los productos ha generado protestas en diversas partes del país. Sin embargo, el Gobierno insiste en otorgarle mayor peso a los Clap y manejarán 70 % de la producción de alimentos, según las autoridades.

El sociólogo apuntó que ese sistema colapsará, pues “por esa vía no van las soluciones a los problemas de abastecimiento”. Indicó que con los Clap el Gobierno intenta crear dependencia, “pero se quiere generar dependencia de un padrino que no da”.

Lee también
Lo más reciente del 18 de septiembre de 2020

De hecho, añadió que hay un escenario de colapso de abastecimiento en el cual “vamos a extrañar a los bachaqueros”.

Actualmente, hay una caída de la producción por el control de precios y la restricción en la entrega de dólares, lo que aumenta la escasez. El presidente de Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga, señaló que la industria está operando a 36 % de su capacidad y añadió que se han perdido más de 1 millón de puestos de trabajo.

Los subsidios

Luis Pedro España participó en el Congreso de Conindustria 2016 y allí expresó que “Venezuela atraviesa la crisis más importante en su era petrolera y esta crisis es compleja, porque hay cambios en el comportamiento social y en la convivencia”.

Y de mantenerse la crisis, dijo que un mayor número de estudiantes abandonarán las escuelas y el sistema de salud, así como la infraestructura, se deteriorarán más.

Para los analistas urge un programa que corrija las distorsiones de la economía y un ajuste, según el sociólogo, permitirá restablecer “las condiciones mínimas para que los venezolanos puedan trabajar y así revertir la pobreza”. Agregó que en paralelo se tienen que fijar mecanismos para atender a los hogares que sean más golpeados con los cambios.

Con un programa de ajuste, que abarca entre otros aspectos la eliminación del control de precios, 1,6 millones de hogares requerirán transferencias directas por un lapso de 10 a 15 meses para sobrevivir, apuntó.

Al igual que España, el economista Humberto García Larralde, dijo que “en una etapa de transición es necesario un esquema de transferencias”.

Durante su presentación, añadió que la economía requiere un ajuste que abarque el saneamiento de las cuentas públicas, la unificación cambiaria, la negociación de financiamientos externos, la venta de empresas públicas y el levantamiento de las restricciones.

Lee también
Escasez de gasolina afecta en 60% al sector farmacéutico en Monagas

Participa en la conversación