Gremios de Táchira y Bolívar son cautelosos con reactivación de vuelos y su impulso al turismo

variante delta | Táchira y Bolívar

Conviasa es la única aerolínea que ya ofrece pasajes, con precios que varían entre $70 (Puerto Ordaz) y $85 (Santo Domingo) por ruta. Operadores y gremios turísticos aplauden la medida y esperan que se mantenga después de diciembre.

Caracas. Más de 19 meses pasaron para que tachirenses y bolivarenses tuvieran nuevamente la posibilidad de conectarse con el resto del país por vía aérea. En paralelo con los dos meses consecutivos de flexibilización de la cuarentena, las autoridades autorizaron la reapertura de los aeropuertos de Táchira y Bolívar, estados fronterizos excluidos de una medida similar tomada en julio.

Pasadas las 10:00 p. m. del 31 de octubre, el ministro de Transporte, Hipólito Abreu, informó que del 1° de noviembre al 31 de diciembre “durante la flexibilización biosegura” habrá apertura supervisada de operaciones de aviación general, privada y comercial en los aeropuertos controlados en todo el país, incluyendo por primera vez a los de Táchira y Bolívar.

La medida, confirmada minutos después por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) en NOTAM C1104/2021, fue celebrada por gremios empresariales y operadores de ambas entidades, que desde mediados del año pasado han solicitado y abogado porque se autorizaran progresivamente los vuelos para retomar la conectividad y reimpulsar las ya decaídas actividades turísticas y comerciales.

Tomamos con mucha satisfacción que esto ocurra, aunque lamentamos que haya tanto tiempo en producirse. Tenemos muchas expectativas de que las operaciones aéreas se mantengan después de diciembre”, dijo en entrevista con Crónica.Uno el presidente de la Cámara de Turismo del estado Bolívar, Gilbert Almarza.

Desde hace dos semanas llevaba ventilándose la posibilidad de reanudar los vuelos comerciales hacia y desde Táchira y Bolívar, toda vez que la aerolínea estatal Conviasa y algunas agencias ya empezaban a ofrecer pasajes “a todos los destinos nacionales” a través de sus redes sociales e incluían a Puerto Ordaz (Bolívar), Santo Domingo y La Fría (Táchira).

Almarza confirmó que las agencias del estado Bolívar ya reflejan la ruta Maiquetía – Puerto Ordaz de Conviasa con precios de entre 70 y 75 dólares por trayecto y están a la espera de que Rutaca, Avior, Láser y Aeropostal (las otras rutas que operan desde y hacia el estado Vargas) oficialicen sus itinerarios. Agencias consultadas por Crónica.Uno indicaron que el pasaje de Maiquetía a Santo Domingo cuesta alrededor de 80 dólares, y el ida y vuelta unos $125.

Similar a como ocurrió en julio -cuando se autorizaron otros destinos nacionales- se espera que las frecuencias se conozcan en las próximas semanas. Antes del cese de operaciones por la pandemia, el Aeropuerto Internacional General “Manuel Carlos Piar” de Puerto Ordaz ofrecía vuelos nacionales desde y hacia Maiquetía y Porlamar.

Respecto al aeropuerto de Ciudad Bolívar, Almarza dijo que suele tener menos vuelos y frecuencias de uno por semana, por lo que principalmente hace operaciones internas en la entidad. En Táchira, por su parte, fuentes indicaron a Crónica.Uno que inicialmente operará solo el de Santo Domingo. 

“Prácticamente paralizados”

Al igual que el turismo en el resto del país, la actividad en Táchira y Bolívar tiene años en recesión y el cierre de aeropuertos por la pandemia no hizo sino hundirla aún más, con la imposibilidad de recibir turistas o familiares de habitantes que disfrutaran de sus espacios y dinamizaran la economía. 

Las restricciones de movilidad y otros factores hicieron que en 2020 el turismo cayera 90 % respecto al año anterior, según cifras de Conseturismo, y Bolívar no fue la excepción a pesar de su oferta y paisajes naturales. “Fueron tiempos difíciles y muy complicados”, destaca Gilbert Almarza.

Lo que ocurra de hoy en adelante ya es ganancia, un logro de tanto empeño y exigir la reactivación. Si esto genera un flujo diario de visitantes, puede ser de mucho provecho para el aparato turístico y comercial del estado”, señaló el presidente del gremio bolivarense.

En Táchira, la presidente de la Cámara de Turismo de la entidad, Gipsy Pineda, destacó que las dos “válvulas de escape” (frontera con Colombia y transporte terrestre y aéreo con el resto del país) que mantienen activo el estado estuvieron totalmente cerradas y eso generó “golpes durísimos” en la economía regional.

La desconexión, el aislamiento y problemas como la falta de combustible y deficiencias de vialidad paralizaron el turismo hacia Táchira, por lo que en la entidad aún toman con hermetismo la reactivación de vuelos. A falta de visitantes externos, en Táchira optaron por atraer a turistas internos, “perfeccionar deficiencias y mejorar la calidad del servicio” de cara a escenarios futuros. 

Todavía hay un poco de escepticismo, puede que no tengamos el número de vuelos deseados, pero con la habilitación se subsana un poco y ya cuando se tengan días, horas y aerolíneas concretas estaremos aumentando las expectativas”, dijo Pineda a Crónica.Uno.

¿Qué se ha hecho a falta de vuelos?

Desde finales de 2020, cuando el Gobierno asomó una flexibilización más amplia, la única conexión aérea del estado Bolívar era la del aeropuerto de Canaima, a más de 200 kilómetros de Puerto Ordaz y desde donde solo se puede llegar al parque nacional homónimo, lo que impedía no solo la llegada de turistas sino de familiares e incluso la salida de quienes lo requerían por motivos de salud, familiares, culturales o deportivos. 

De hecho, según asegura Gilbert Almarza de la Cámara de Turismo, buena parte de los boletos que han vendido las agencias turísticas de la región responden a motivos de reunificación familiar, pues hay parientes que tienen casi dos años sin verse. Durante el tiempo que estuvieron sin conexión aérea, los operadores turísticos encontraron en rutas privadas de autobuses una oportunidad de generar ingresos y estimular mínimamente las visitas al estado.

Según la demanda de pasajeros, se fijaban las fechas: tales días salían autobuses a Caracas, tales días a Valencia, y así. Han sido tiempos de aguantar, hubo agencias y empleados que tuvieron que migrar a la venta informal de alimentos”, afirma.

En el estado Táchira, Gipsy Pineda cuenta que la única forma regular de salir y entrar era en carro particular, pues el transporte público desde otras regiones solo estaba permitido hasta las fronteras de la entidad, donde los pasajeros debían hacer trasbordo a una unidad tachirense. “La gente lo hacía por una necesidad superior de salud o por trámites”, dice.

En cambio, los operadores tachirenses optaron por estimular el turismo recreacional y de aventura con clientes dentro de la entidad “porque como hemos estado aislados la capacidad de recrearse se concentró en el Táchira”, asegura Pineda. Con la reactivación de vuelos se espera que, de a poco, se retome el turismo gastronómico en su capital San Cristóbal y el comercial en las afueras por personas que llegan a hacer negocios y aprovechan para esparcirse y conocer.

Los gremios turísticos y comerciales de ambas entidades, sin embargo, prefieren tomar con cautela el reinicio de operaciones hasta el momento en el que se oferten plenamente los pasajes y las personas puedan adquirirlos. En el ínterin, se espera que este martes alrededor de las 11:00 p. m. llegue el primer vuelo a Puerto Ordaz proveniente de Maiquetía por primera vez en más de año y medio.

Con información de Ana Fabiola Barrera

Lea también

INAC amplía vuelos internacionales a siete destinos al incluir España, pero la oferta sigue siendo limitada


Participa en la conversación