Guaidó sostiene que gira internacional sirvió para exponer estrategia y cohesionar aliados

El presidente Guaidó expuso ante los medios de comunicación las líneas y resultados generales de su gira internacional. Dijo que su gobierno está listo para avanzar en una estrategia clara y consultada con el mundo a fin de lograr la restitución de la democracia. En tres semanas visitó ocho países y se reunió con ocho presidentes o primeros ministros y con más de 25 cancilleres y embajadores de países aliados.

Caracas. Cuatro días después de su atropellado regreso al país, donde diputados, integrantes de su equipo de trabajo y periodistas resultaron heridos o lesionados por un grupo de afectos a Nicolás Maduro, el presidente de la Asamblea Nacional y encargado de la República, Juan Guaidó, sostuvo un encuentro con la prensa para exponer los resultados de su gira internacional.

Desde un salón de reuniones en Caracas acondicionado para la cita –dado que su centro de operaciones ubicado en El Rosal fue allanado durante su ausencia de más de tres semanas– Guaidó habló durante dos horas. La primera hora para detallar las paradas de la gira que inició el 19 de enero en Colombia y cerró el 6 de febrero en Estados Unidos. La segunda hora para responder a las preguntas de los periodistas sobre la gira y otros temas.

Guaidó afirmó que la estrategia trazada para avanzar en la restitución de la democracia en Venezuela está “clara, consultada con el mundo y lista para ser ejecutada” con el apoyo de los países aliados.

Tenemos una estrategia clara para liberar a Venezuela que iremos develando en su momento. No podemos revelar detalles específicos, pero le reitero a los venezolanos que sí tenemos una estrategia. El martes (18 de febrero) veremos elementos concretos, adelantó.

Parte de esas estrategias serían la continuación y diversificación de las sanciones contra personas y la administración de Maduro, así como la reactivación de la agenda de protestas de calle en todo el país. Además dejó entrever que algunos funcionarios, hasta la fecha integrantes de la administración pública, harían revelaciones la semana próxima en materia de violación de derechos humanos.

En esta oportunidad, Guaidó no recurrió al «cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres», como eje discursivo, sino que se centró en las elecciones libres y transparentes como requisito sine qua non para superar la crisis.

Interlocutores válidos
restitución de la democracian
El presidente Juan Guaidó condenó los ataques a los medios de comunicación por parte de afectos a Maduro el pasado 11 de febrero. Foto cortesía @Presidencia_VE

Destacó como uno de los logros centrales del periplo el reconocimiento diáfano de la Asamblea Nacional y de su persona como los “únicos interlocutores válidos de Venezuela con el resto del mundo”.

“Ellos (Maduro y sus colaboradores) no tienen interlocución; lo que tienen es el repudio y rechazo del mundo libre”, afirmó.

Una vez más se dirigió a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y les instó a no seguir protegiendo a Maduro y su círculo de poder: “Que quede claro que volvemos a extender la mano. Todo el que se ponga del lado de la Constitución tenemos los instrumentos discutidos en la AN y ante la mediación de Noruega. Tenemos seriedad y compromiso. Con justicia y sin revanchismo».

Dijo que compartió información con los gobiernos que visitó sobre “la vinculación del régimen de Maduro con el crimen organizado internacional”; resaltó que se acordaron medidas para cortar o disminuir el apoyo a Maduro de un grupo reducido de gobiernos; y afirmó que aumentará el cerco financiero a Maduro.

Resaltó en particular “el desconocimiento internacional de un fraude electoral parlamentario” al que “no nos prestaremos ni se prestarán nuestros aliados” y destacó “la unificación del mundo en torno al objetivo de elecciones presidenciales libres”.

La gira. Primera parte
fuerza armada nacional
En todos los países visitados por Guaidó en su gira recibió honores de jefe de Estado. En la imagen es recibido en Colombia. Foto cortesía @IvanDuque

El domingo 19 de enero en la mañana, Juan Guaidó llegó a Colombia por vía terrestre, evadiendo controles militares fronterizos. En la tarde se reunió en Bogotá, en el Palacio de Nariño, con el presidente Iván Duque, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, la canciller Claudia Blum, y la jefe de gabinete, María Paula Correa. Discutieron sobre la crisis migratoria y el restablecimiento de la democracia en Venezuela.

El lunes 20 de enero, Guaidó participó en el homenaje a los 22 cadetes colombianos caídos durante ataque terrorista del ELN contra la Escuela General Santander del 17 de enero de 2019. Luego, en el marco de la III Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo en Bogotá, Guaidó sostuvo reuniones con el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, el presidente Iván Duque, y los cancilleres del Grupo de Lima. Estuvo acompañado por el representante diplomático de Venezuela en Colombia, Tomás Guanipa; en Estados Unidos, Carlos Vecchio; y por el comisionado presidencial para relaciones exteriores, Julio Borges.

El martes 21 de enero, Guaidó llegó a Londres, Inglaterra. Allí sostuvo sendos encuentros con canciller de ese país, Dominic Raab y el primer ministro Boris Johnson. En esta ronda, Guaidó solicitó apoyo para lograr la restitución de la democracia en Venezuela. Estuvo acompañado por la representante diplomática designada en Reino Unido, Vanessa Neumann y la representante diplomática para Francia, Isadora Zubillaga, quien ahora también figura como “vicecomisionada de relaciones exteriores”.

El miércoles 22 de enero se reunió en Bruselas, Bélgica, con Joseph Borrell, jefe de la diplomacia de la Unión Europea. En ese contexto Guaidó recalcó el carácter de protector del terrorismo que, a su juicio, ha adoptado Nicolás Maduro al declarar abiertamente sus simpatías por el ELN y las FARC. Guaidó sostuvo reuniones con diputados, senadores, embajadores y cancilleres de la UE, el G7 y de los países del Grupo de Lima. Denunció “la amenaza internacional que significa la dictadura de Maduro” y reiteró que la salida a la crisis es una “elección realmente libre”. Estuvo acompañado por Borges y Vecchio.

La gira. Segunda parte
foro economico mundial
Participación de Guaidó en el Foro de Davos rompió con una ausencia de más de 25 años por parte de mandatarios venezolanos. Foto cortesia www.presidenciave.com

El jueves 23 Guaidó intervino como orador en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. Allí pidió a los gobiernos del mundo que “no dejen por fuera a Venezuela” en sus programas de desarrollo y que apoyen la lucha para salir de Nicolás Maduro. Sostuvo conversaciones con la primera dama de los Estados Unidos, Ivanka Trump, con el ex primer ministro británico Tony Blair, el exsecretario de Estado estadounidense John Kerry, la canciller alemana, Ángela Merkel y el premier de los Países Bajos, Mark Rutte, entre otros. Además, tuvo encuentros privados con empresarios de diferentes países del mundo, interesados en invertir y desarrollar proyectos en Venezuela una vez restituida la democracia.

El viernes 24, antes de partir de Davos, Guaidó se reunió con el canciller de Austria, Sebastián Kurz, quien abogó por unas elecciones presidenciales libres para Venezuela. También sostuvo un encuentro con el recién electo primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis. Ese mismo día, Guaidó llegó a Paris, Francia; fue recibido en el Palacio Elíseo por el presidente Emmanuel Macrón; y firmó el denominado Libro de Oro, honor reservado a los jefes de Estado. Además realizó una reunión con la diáspora venezolana.

El sábado 25 de enero, Guaidó tocó suelo español. Allí recibió las llaves de la ciudad de Madrid. El jefe del gobierno español, Pedro Sánchez no abrió un espacio en su agenda para reunirse con él, pero designó a su canciller Arancha González, para tal tarea. Guaidó sostuvo encuentros con líderes de la oposición en el exilio, como Antonio Ledezma, y realizó un acto de masas en la Puerta del Sol de Madrid con los desplazados venezolanos en España.

El lunes 27 de enero, el presidente de la Asamblea Nacional y encargado de la República llegó a Ottawa, Canadá, donde fue recibido por el primer ministro Justin Trudeau, quien ratificó el compromiso determinado de ese país en la restitución de la democracia en Venezuela por la vía de unas elecciones libres. Guaidó pidió a su homólogo canadiense reforzar la defensa de los derechos humanos en Venezuela; se reunió con el canciller canadiense, Francoise Champagne y el parlamento le rindió honores de jefe de Estado. Además estuvo acompañado de Borges y del representante diplomático venezolano en ese país, Orlando Viera-Blanco. Además se reunió con la diáspora venezolana en el país del norte.

El sábado 1° de febrero el presidente Guaidó reapareció en Miami, Estados Unidos. Allí sostuvo reuniones privadas con el encargado de negocios de Estados Unidos para Venezuela, James Story; el senador republicano Marco Rubio; el magistrado venezolano del TSJ, en el exilio, Antonio Marval. Posteriormente, celebró una gran asamblea con los venezolanos residenciados en esa ciudad. En la asamblea también participaron ciudadanos cubanos y nicaragüenses en el exilio. Allí ratificó que la gira internacional permitió conocer el estado de gravedad de la crisis venezolana. En esa oportunidad, además de Borges y Vecchio, Guaidó contó con la compañía de su mamá, quien salió de Venezuela bajo amenaza de encarcelamiento.

La gira. El cierre
discurso del estado de la union
Guaidó fue invitado de honor de Trump en su informe anual ante el Congreso y luego ambos se reunieron en la Casa Blanca. Foto cortesia www.presidenciave.com

El martes 4 de febrero, el presidente encargado de Venezuela fue sorpresivamente incluido en la lista de invitados de honor del presidente Donald Trump para el Discurso del Estado de la Unión, que tuvo lugar en el Congreso de ese país en Washington DC. Aunque Guaidó no ofreció declaraciones ese día, ni previas ni posteriores al acto, destacó el hecho de que su presencia en el recinto generó una ovación de pie que unió a republicanos, demócratas, representantes de los tres poderes públicos y alto mando militar estadounidense en su reconocimiento a la lucha venezolana.

El miércoles 5 de febrero Guaidó se reunió en el Salón Oval de la Casa Blanca con su homólogo estadounidense, Donald Trump. La conversación fue de 45 minutos aproximadamente y se abordaron todos los temas relativos a la crisis humanitaria compleja que vive Venezuela, y a las opciones para lograr un cambio de gobierno de una forma legítima en Venezuela. En la reunión participaron Borges y Vecchio junto con Guaidó, mientras que Trump se hizo acompañar de sus secretarios de Defensa, Comercio, Seguridad y sus asesores para Latinoamérica y Venezuela. Ese mismo día, se reunió en privado con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence y el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno.

El jueves 6 de febrero, Guaidó fue recibido en la sede de la OEA en Washington por el secretario general de ese organismo, Luis Almagro; con Mark Green, director de la Usaid, oficina estadounidense para el apoyo a las democracias del mundo que ha destinado más de 100 millones de dólares para la causa venezolana y la atención a la crisis humanitaria; el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, a quien ya había visto en Colombia al inicio de la gira; y la presidenta del Congreso de los Estados Unidos, la líder demócrata Nancy Pelosi.

El martes 11 de febrero, Guaidó aterriza en Maiquetía procedente Portugal, cerrando así su gira internacional que lo llevó a ocho países donde sostuvo reuniones con más de 25 presidentes, primeros ministros, cancilleres y embajadores de los casi 60 países que le reconocen como presidente encargado de Venezuela.


Participa en la conversación