“Estamos en un momento en el que o nos sentamos a dialogar o nos matamos”, dijo el pastor cristiano y excandidato presidencial del discutido proceso del 20 de mayo de 2018, Javier Bertucci. Refirió que durante la semana serán liberado 50 presos políticos.

Barcelona. Según los textos bíblicos el profeta Moisés se reunió en más de una ocasión con el faraón de Egipto para lograr la liberación del pueblo hebreo, llevarlos a la tierra prometida y fundar lo que hoy se conoce como el estado de Israel. Bajo esa premisa, el pastor y representante del movimiento político-social Esperanza por el Cambio, Javier Bertucci, aseguró que aceptó incorporarse a la mesa de diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y un sector de la oposición venezolana, para –como él refiere– esperar el advenimiento de “mejores días para Venezuela”.

El excandidato presidencial del discutido proceso electoral del pasado 20 de mayo de 2018 sostiene que, pese a los cuestionamientos que se le hacen al nuevo diálogo, la única opción que le queda al país es sentarse en una mesa y negociar la salida de los personeros del ejecutivo madurista porque a su juicio: “Estamos en un momento en el que o nos sentamos a dialogar o nos matamos”.

Durante una jornada social realizada en el sector El Viñedo de Barcelona, el equipo de Crónica.Uno entrevistó al pastor cristiano, quien aseguró que la solución a la crisis que atraviesa Venezuela radica en concretar un acuerdo que produzca la salida negociada del régimen “el cual ya está desgastado y no da para más”.

—¿Qué se negocia en esta nueva mesa, más ahora con la recomendación del presidente ruso Vladimir Putin de volver al mecanismo de Oslo?

El mecanismo de Oslo tiene rato y sin ninguna propuesta que parezca ayudar al pueblo venezolano. Nosotros en poco tiempo hemos logrado liberación de presos políticos, que al parecer no se discutió en ningún otro diálogo. Yo le he dicho al gobierno que con presos políticos no puede haber democracia y en segundo lugar, la integración de un nuevo CNE porque el que está no puede elegir ni una junta de condominio.

—En Venezuela hay varias realidades, una es que hay dos TSJ y el tribunal en el exilio emitió una sentencia con la cual declara nula la ANC e insta a la AN a designar un nuevo CNE, además de hacer una depuración de la data electoral por inconsistencias. ¿Cuál es su posición ante esto?

Tenemos que entender cuál es el reglamento interno de la Asamblea Nacional. Necesitas 113 diputados para elegir un nuevo CNE, la bancada opositora tiene 82 y el oficialismo no llega a 50, ninguno puede elegir un nuevo órgano electoral, así que debe haber un acuerdo. Se trata de destrancar esto y estas personas que están afuera, no quiero desvirtuar sus opiniones, pero ellos no sufren la crisis que estamos padeciendo los venezolanos.

Hiperinflación, petróleo y alimentos

De un lado se habla de cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, el mantra de Bertucci llevado a la mesa de negociación con Maduro es: nuevo CNE, elecciones libres y justas, y salario equiparado al costo de la canasta básica. El dirigente afirma que la única forma de lograr esto es negociado y no “tertuliando” porque “no es tiempo de beber café y andar de paseo”.

—Usted propuso en la mesa de negociación elevar los sueldos al costo de la canasta básica, ¿cómo lograr que esa medida tenga efecto si la hiperinflación devora cualquier ajuste salarial?

Lo que tiene que reconocer el gobierno es que hay una dolarización de facto, estamos en una economía tergiversada y desorganizada. Yo propongo que calculemos la canasta básica en dólares y a los empresarios que un trabajador debe ganar mínimo 150 dólares. Para equilibrar la economía venezolana hay que establecer la dualidad monetaria, que el dólar y el bolívar convivan. No puedes voltear la cabeza y dejar que la economía siga cabalgando sobre el dólar y no hacer nada para controlar este desastre, la economía no se controla, se libera. Qué hace una persona de esta comunidad que no puede conseguir dólares sino bolívares, legaliza la economía dual y deja que el mercado libre a través de la oferta y la demanda establezca su funcionamiento.

Lee también
Representantes de Guaidó se reunieron con Bachelet para discutir crisis en Venezuela

—En las negociaciones se habla de un intercambio de petróleo por alimentos, ¿cómo concretar ese acuerdo si en la actualidad Pdvsa está sancionada y las empresas están reacias a entablar negocios con el holding por temor a sanciones por parte de EE. UU?

El acuerdo se llama petróleo humanitario, se trata de canjearlo en la línea humanitaria que no toca las sanciones y no involucra transacciones financieras. Es un canje humanitario de medicinas y alimentos para Venezuela, las sanciones no incluyen alimentos y medicinas, pero cuando tú eres proveedor y el dinero viene del gobierno venezolano, los bancos se cuidan y sacan las manos cuidándose de inconvenientes.

—¿Tienen adelantadas conversaciones con proveedores para concretar este canje de petróleo humanitario?  

Lo primero que tenemos que acordar bien es el método de distribución, que Dios nos libre que lleguen equis cantidades de toneladas de alimentos y medicinas y no hayamos logrado ese punto. Esta distribución se realizará por los canales regulares y la gente será contralora en ese sentido. Queremos que el control social partidista se acabe y lo que llegue se distribuya sin discriminación. Este miércoles viajo a Panamá para lograr acuerdos con la finalidad de traer la comida y medicinas que se necesitan en el país. No descartamos una cola de 20 o 30 proveedores que cumpliendo con la ley nos ayudarán en esta tarea.

Sobre presos y negociaciones

Bertucci asegura que era evidente que los diálogos de Noruega fracasarían por no establecer una agenda clara de propuestas, en su versión del diálogo dice que prefiere no caer en el peine de hacer promesas vacías, pero se atreve a señalar que antes de diciembre se anunciarán acuerdos importantes para el país.

—Yo no puedo decir ahora que en dos meses tenemos un acuerdo claro para la salida de este gobierno. Lo que sí puedo decir es que antes de que finalice el año podemos tener la fecha para unas elecciones presidenciales, de manera que nos podamos reunir todos los actores nacionales y decir: “Bueno, señores el próximo año tenemos elecciones a la Asamblea Nacional porque nos corresponden y para 2021 elecciones presidenciales con un nuevo CNE, transparente que garantice la voluntad de la mayoría”.

Lee también
Trump acusa a Maduro de ser una marioneta de Cuba y Tesoro de EE. UU. anuncia nuevas sanciones

Sobre el tema de las sanciones, el pastor religioso indicó que él no puede resolver nada en ese sentido porque es una decisión soberana de Estados Unidos. Es optimista de que tanto el oficialismo como Washington logren un acuerdo para eliminarlas porque a su juicio “lo único que le conviene a los personeros del gobierno es tender un acuerdo de salida que garantice elecciones”.

—Hay una corriente que afirma que Diosdado Cabello es quien tiene la palabra final en las negociaciones, ¿cree esa versión?

Es posible y factible, Diosdado (Cabello) es un hombre que tiene muchos tentáculos dentro del gobierno son 22 años ahí, para que haya cierto acuerdo de gobernabilidad en esas estructuras de poder que han armado entre ellos, se están respetando los tentáculos de poder. Creo que ya llegó el punto de que van a tener que entrar en una negociación de salida porque ya no pueden mantenerse y el panorama se les complica cada día más.

—En el acto  dijo que van a liberar a varios presos políticos. ¿Tiene el número de cuántos serán liberados y de qué nivel?

Esta semana se producirá la liberación de 50 presos políticos, esas personas nunca debieron estar encarceladas. Una de las cosas que respeto es que un preso es un preso no importa su nombre. Exigí que esta semana liberaran a 50 y los vamos a recibir con mucho cariño y vamos a continuar presionando para que se liberen a todos los presos políticos. En democracia no puede haber presos políticos, tenemos que sincerarnos en este punto porque no aceptaremos que por un lado nos liberen 50 y por la puerta trasera metan 60. Eso tiene que cesar, tenemos que ir a una pacificación y entendimiento.


Participa en la conversación