A ambas organizaciones se les negó la solicitud de resguardar sus nombres para poder inscribirse como partidos y estudian ejercer acciones legales ante el TSJ

Carlos Crespo/@CarlosCrespoR

Caracas. Aunque en ideologías y planteamientos políticos Marea Socialista (MS) y el movimiento que dirige María Corina Machado, VenteVenezuela, están muy lejos de coincidir, ambas organizaciones tienen algo en común: el Consejo Nacional Electoral (CNE) rechazó las solicitudes que hicieron para que se reguardarán sus nombres, trámite inicial para inscribirse como partido político ante el organismo comicial.

“Los extremos se juntan. Ellos son disidentes del llamado socialismo del siglo XXI y a nosotros también nos tildan de extremos y somos también una alternativa, parece que el CNE le teme a las nuevas opciones en el país”, señalo Franco Casella, vocero de Vente.

Larga espera

Los socialistas aseguran que hicieron la solicitud del resguardo del nombre de la organización hace seis meses y el viernes pasado, en Gaceta Electoral, apareció una resolución en la que se niega la solicitud hecha por los ex integrantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

“A diferencia de Gacetas anteriores, aquí no se da una explicación sobre la negativa, por eso introdujimos un documento hoy al CNE pidiendo que nos den una explicación de lo que sucedió”, indicó el dirigente nacional de MS, Alexander Marín.

Del lado de VenteVenezuela aseveran que iniciaron los trámites hace dos años y que la semana pasada se le informó sobre la negativa. Esta determinación del CNE tampoco fue acompañada de una argumentación. “Se trata de una persecución, de una fijación para intentar manchar el liderazgo de María Corina Machado”, dice Casella.

Lee también
Partidos indígenas se preparan para acudir al TSJ en defensa de su derecho al voto directo y secreto

Apelaciones y movilizaciones

Ambas organizaciones barajan sus opciones legales, como presentar una apelación ante el mismo CNE o acudir hasta la sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para pedir que se revise la decisión. “Nosotros también estamos evaluando un proceso de movilización y presión para defender nuestro derecho democrático”, dijo Marín.

Casella expresó que esa organización ya funciona, de hecho, como un partido y que la negativa del CNE no frenará el desarrollo del movimiento “Ya tenemos una organización y casas en todo el país, ya participamos en las primarias. En las elecciones está la posibilidad de usar la tarjeta de la unidad”, indicó.


Participa en la conversación