Luisa Cesar, docente de segundo grado, recibió un tiro en el cuello cuando intentaron robarle su camioneta modelo Tiggo en el estacionamiento de la Escuela Bolivariana Ricardo Montilla, en la urbanización José Vicente Emilio Sojo.

Caracas. La cuadra de la terraza C en la urbanización Vicente Emilio Sojo de Guarenas estaba repleta de camionetas de uso oficial. Grupos de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) recorrían el lugar con sus armas visibles.

Los carros entraban o salían de esa calle, donde al final se encuentra la Escuela Bolivariana Ricardo Montilla. Dentro del estacionamiento del plantel solo quedaba la camioneta Chery Tiggo color negro, placa AC259AW, rodeada de efectivos de la policía científica que hacían las averiguaciones. El resto fue desalojado tras el homicidio.

asesinaron a maestra dentro de escuela en Guarenas
Funcionarios cerraron el portón para evitar que la prensa tomara fotografías, mientras hacían labores de investigación en la escena del crimen

El cadáver de la maestra de segundo grado C, Luisa Elena Cesar de Canchica, ya estaba en el Seguro Social de Guarenas, pues hasta allá la trasladó su colega, el docente de Educación Física, Jairo Martínez, luego de que esta recibiera un tiro en el cuello mientras estacionaba su automóvil, a las 7:30 a. m. de este jueves.

Los efectivos buscaban al hombre que mató a la docente, de 41 años, y se dio a la fuga presuntamente a pie. Siguen tras la pista del sujeto de piel morena, alto y que vestía con camisa color azul y naranja, y con un blue jean.

Testigos relataron que el delincuente abordó a Luisa cuando recién había detenido la camioneta en el estacionamiento de la escuela. Pensaron que se trataba de una discusión de pareja pues los vieron forcejear, pero luego de oír un disparo se dieron cuenta de que era un intento de robo.

Varios representantes que dejaban en ese instante a sus hijos en el colegio, así como otros colegas de la víctima y empleados, trataron de perseguir al hombre pero no pudieron porque disparó varias veces al aire y los ahuyentó.

Una maestra se acercó hasta el vehículo y confirmó que se trataba de Luisa. De inmediato fue llevada al centro asistencial pero no hubo forma de salvar su vida. El antisocial no pudo quitarle nada.

Al momento en que ocurrió el crimen, los alumnos de media general se encontraban en las aulas y los de primaria estaban a punto de ir a la formación, ya que su hora de entrada es a las 7:30 a. m.

“Esto fue horrible, desesperante. Los niños pegaban gritos, algunos se desesperaron. Los docentes los mantuvieron resguardados en los salones mientras llamábamos a sus padres y los representantes que pudieron se los llevaron de una vez”, contó Rosío Castillo, subdirectora del plantel.

asesinaron a maestra dentro de escuela en Guarenas
El portón del estacionamiento de la escuela cierra a las 8:00 a. m. y posteriormente lo abren cuando sale o entra algún carro

El portón del estacionamiento, que no tiene personal de seguridad presente, permanece abierto hasta las 8:00 a. m., ya que además de los profesores que llegan en carro, también los transportes dejan a los estudiantes dentro. Luego se cierra y se abre, hasta las 3:00 p. m. que le pasan llave para sentirse un poco más seguros.

La maestra Luisa tenía 13 años de servicio en el plantel. Dejó a tres hijos huérfanos, el menor de nueve años, y era esposa de un general del Ejército, según sus compañeras de labores.

Carolina López, su colega, indignada pidió mucha seguridad para todos en la institución y exigió a las autoridades que se haga justicia.

“Esto que sucedió es algo sin precedentes. Los políticos tienen seguridad pero nosotros los maestros, el pueblo, no tenemos seguridad, nadie que nos cuide. Nosotros necesitamos seguridad fija en este sector”, soltó con rudeza.

Sus compañeros comentaron que era muy jovial, trabajadora y que solía contar chistes a cada rato. Participaba en todas las actividades que organizaban, la recordarán como una mujer muy amable y que siempre estaba dispuesta a colaborar.

profesora asesinada dentro de escuela en Guarenas
Sus compañeros dijeron que era una docente muy colaboradora, amigable y que siempre estaba contenta

Escuela blanco del hampa a toda hora

El 5 de enero, los docentes de la Escuela Bolivariana Ricardo Montilla —donde ven clases 951 alumnos desde primer grado hasta tercer año de bachillerato— se encontraron con un nuevo hurto durante las vacaciones de diciembre. Se llevaron el aceite de la cocina, las herramientas del personal, ventiladores de los salones y las pinturas.

profesora asesinada dentro de escuela en Guarenas
Las clases fueron suspendidas hasta el lunes 16 de enero. Tras el homicidio evacuaron a los alumnos

“Esa vez llegamos para hacer mantenimiento del plantel porque el 9 de enero iniciaban las clases y nos encontramos con ese hurto”, soltó la subdirectora Castillo.

Detalló que durante el 2016 fueron víctimas de seis hurtos consecutivos en los cuales desvalijaron todo el centro de computación y se llevaron manillas de las puertas de los salones.

Pero también alumnos, docentes y representantes son víctimas del hampa en el camino. Les han quitado celulares y laptos.

En noviembre del año pasado abusaron sexualmente de una estudiante de la Universidad Nacional Experimental Politécnica (Unexpo), que se encuentra frente a la escuela.

profesora asesinada dentro de escuela en Guarenas
Funcionarios del Cicpc, GNB y la PNB acudieron a la escuela para las investigaciones

“Después de tantos hechos preocupantes tuvimos una reunión con los directivos de la Unexpo y la Policía del municipio Plaza, y se acordó que tendríamos seguridad a pocos metros, pero no están siempre porque nos dicen que tienen poco personal y los robos siguen”, dijo.

Las clases están suspendidas hasta el lunes 16 de enero, día que se convocó una reunión urgente con los padres para tomar medidas ante los recientes hechos violentos.

Lee también
Computadoras y comida, lo que buscan los “rateros” en las escuelas

“Exigimos seguridad, es tan fuerte que hay alumnos que se venía solos y ahora los traen sus padres. Vivimos asustados, nos enteramos de robos en las camioneticas a estudiantes, esto es horrible”.

En el sitio del crimen estuvo el director del Cicpc, el comisario Douglas Rico, comandando las averiguaciones.

Fotos: Yohana Marra y cortesía


Participa en la conversación