Los 32 cementerios de Maturín están en completo abandono, así lo afirman familiares de los difuntos que se enfrentan a situaciones difíciles en medio de dolorosos momentos como cobro en dólares por una fosa, camposantos cubiertos por la maleza y delincuencia. Se pudo conocer que durante 15 días, el crematorio del cementerio nuevo estuvo fuera de servicio por el daño que sufrió una de sus piezas.

Maturín. Ciudadanos denuncian que desde hace aproximadamente cuatro meses en el cementerio municipal de Maturín, mejor conocido como “el cementerio nuevo”, cobran en divisas por una fosa.

Las denuncias y comentarios van y vienen, pero nunca acompañados de nombres y apellidos. Algunos ciudadanos aseguran que sienten temor de mencionar a alguien por las consecuencias que esto pueda generar. Sin embargo, destacan que la situación se ha vuelto reiterativa y algunos acusan directamente a los funcionarios pertenecientes al Servicio Autónomo de Cementerios Municipales, institución adscrita a la Alcaldía de Maturín, encargada de velar por el mantenimiento y funcionamiento de los 32 cementerios del municipio.

Los maturineses comentan que desde que inicio de la pandemia por la COVID-19, el cobro de las fosas ha dejado de ser clandestino: el que requiera de un espacio para sepultar a su familiar debe pagar entre 100 y 120 dólares.

Ya yo he pagado 120 dólares dos veces en lo que va de pandemia. El cementerio parece que tiene dueño y el crematorio también”, subrayó Jonathan Lugo.

La falta de espacio en el cementerio municipal ha provocado el «negocio» de la venta en dólares. Foto: Cortesía

Los deudos añaden que este “negocio” ha surgido ante la falta de espacio para nuevas fosas. Desde hace varios años ha estado en proyectos la ampliación del camposanto por haber llegado al límite en cuanto a fosas disponibles

Lee también
Sin dólares el acceso a los hospitales públicos se aleja (y II)

Hasta ahora ninguna autoridad del estado ha fijado posición con respecto a esta situación, a pesar de que ha sido denunciada en programas radiales de la entidad.

Crematorio fuera de servicio

Desde el pasado 20 de agosto, se pudo conocer que el crematorio del cementerio municipal de Maturín tenía 15 días  fuera de servicio, es importante destacar que este es el único en todo el estado Monagas.

Fuentes internas del cementerio explicaron que una pieza de un horno del crematorio se dañó y por esta razón no funcionaba.

De acuerdo con los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud, los difuntos por COVID-19 deben ser cremados. Esta instrucción fue girada a las funerarias para su cumplimiento obligatorio.

Una de las fuentes del cementerio (se reserva el nombre por temor a represalias) detalló que alrededor de cinco cadáveres son llevados hasta el crematorio diariamente y tratan de poner en funcionamiento la sala.

Según la información aportada por las autoridades municipales, el crematorio ya se encuentra operativo de nuevo.

Cementerios cubiertos por la maleza

Otra de las denuncias constantes es el estado de los cementerios de Maturín. Los familiares de los difuntos afirman que la falta de mantenimiento ha ocasionado que la maleza cubra las tumbas y califican las condiciones en las que se encuentra el camposanto como “deplorables”.

El cementerio de La Cruz es una verdadera selva. Yo creo que eso no lo limpian desde noviembre que fue el Día de los Muertos. Voy frecuentemente a llevarles flores a mis padres y limpiamos los alrededores de las tumbas, pero qué va, ya ese cementerio necesita intervención de la alcaldía. Además han robado hasta las cerámicas que decoran algunas tumbas. Uno tiene que ir sin teléfono y sin nada porque los malandros se esconden en ese monte y te dejan sin nada”, detalló Milagros Duarte.

La inseguridad también reina en los cementerios de Monagas. Foto: Cortesía

Participa en la conversación