La PNB desalojó a los estudiantes de la residencia Livia Gouverneur, “por ser un foco del virus”. En el lugar estuvo el viceministro para el Vivir Bien Estudiantil, Domiciano Graterol, un equipo médico y Robexa Poelo, secretaria general de la juventud del PSUV. Los estudiantes se resistieron. Pero a las 6:00 a. m. la PNB los sacó a todos. Los 70 estudiantes fueron trasladados a hoteles de Plaza Venezuela donde permanecerán durante 15 días.

Caracas. A las 11:30 p. m. del 24 julio camionetas blancas cerraron el paso a la altura de la residencia estudiantil Livia Gouverneur, ubicada en Sabana Grande. A esa hora llegaron Robexa Poelo, secretaria general de la juventud del PSUV, el viceministro para el Vivir Bien Estudiantil, Domiciano Graterol, y un equipo médico. Querían conversar con los estudiantes que viven allí desde el año 2013, cuando Nicolás Maduro inauguró el espacio. Supuestamente tenían orden presidencial para desalojar el lugar.

Las autoridades sostuvieron un encuentro con la vocería estudiantil de la residencia. Les dijeron que de los seis casos que dieron positivo a COVID-19 en la prueba rápida el 21 de julio, cuando hicieron el primer despistaje, se confirmaron cuatro con la prueba PCR. Por lo que debían repetir el test a todos los residentes. Ese día ingresaron grupos policiales armados a la residencia.

El 20 julio a los estudiantes les comunicaron que debían desalojar el lugar, pues sería utilizado para aislar a pacientes asintomáticos con COVID-19.

Durante la madrugada del 25 de julio, les repitieron las pruebas a aproximadamente a los 70 estudiantes, 13 dieron presuntamente positivo. A las 2:08 a. m. terminaron el proceso. Los estudiantes denunciaron irregularidades: “No nos dejaban verificar el resultado, estábamos muy nerviosos”, denunció una estudiante. Otro dijo: “Quienes vieron su resultado, aunque les dijeron que dieron positivo, solo vieron una rayita no dos”.

Lee también
Reportan 868 casos de COVID-19 y nueve fallecidos en las últimas horas

“Varios comenzamos a tomar fotos, videos. El equipo de seguridad de Robexa ingresó a la residencia al momento de hacer las pruebas, hicieron que borráramos todo. Muchos escondieron el material para poder difundirlo en redes sociales”, agrega.

En ese momento decidieron desalojar la residencia y trasladar a todos los estudiantes a hoteles en Plaza Venezuela. Se resistieron. Primero sacaron a los 13 estudiantes, mientras que Poleo insistía en sacarlos a todos, según el testimonio de una fuente.

“Pedimos que tuviesen empatía, ya eran las 3:00 de la mañana, necesitábamos dormir. Pedimos que vinieran en la mañana. Se comprometieron a irse y nosotros cerramos las puertas”, manifestó una estudiante. Aunque los funcionarios, médicos, salieron de la residencia, la PNB se mantuvo afuera. Al lugar llegó un grupo de los movimientos sociales para apoyar a los estudiantes, a quienes la PNB se llevó detenidos a la estación policial El Recreo. “Así no se gobierna”, gritaron manifiestantes en las afueras de la estación. Fueron liberados a la 1:00 p. m. de este sábado.

Pese al acuerdo, la PNB arremetió contra la puerta de la residencia. Las llaves las tenían los estudiantes. La policía forcejeó hasta que lograron romper la puerta. “Estábamos en zozobra”, señaló una estudiante. A las 6:00 am la policía logró entrar. “Algunos estudiantes empiezan a acercarse a la entrada y a bajar sus cosas. Luego la PNB subió a los pisos a presionar para que bajáramos. Nos rompieron las cerraduras de los cuartos”.

Lee también
Lo más reciente del 23 de septiembre de 2020

Desalojaron a los estudiantes de la residencia Livia Gouverneur, “por ser un foco del virus”, les dijeron. Ellos se negaron al desalojo. Incluso esposaron a un estudiante. “Nos sacaron a todos. A mí me rompieron el teléfono por grabar”, dijo una estudiante. No les permitieron sacar todas las pertenencias y cerraron el edificio. Fueron trasladados a hoteles de Plaza Venezuela donde permanecerán durante 15 días.

En la residencia Livia Gouverneur viven más de 400 estudiantes. Tras la suspensión de actividades educativas presenciales el 13 de marzo, 300 de ellos regresaron a sus hogares en el interior del país. Pero otros 90 continuaron hospedados en el lugar. Todos son estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, Universidad Simón Bolívar, Universidad Bolivariana de Venezuela, Universidad Nacional Experimental de las Artes, entre otras. El 20 de julio cuando fueron informados que tendrían tres días para irse, el ministro de Educación Universitaria, César Trómpiz, publicó en su cuenta Twitter que su despacho garantizaba “el sano retorno a sus hogares y al retornar a clases su readmisión para proseguir estudios”.


Participa en la conversación