La asignación que dio el Ministerio de Educación Universitaria a través de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU), correspondiente al presupuesto ley, no superó en muchos casos ni 10 % de lo solicitado por las universidades.

Caracas. En 2020 tampoco habrá planificación presupuestaria posible para las casas de estudios del país. Si fue difícil 2019, el año 2020 será mucho peor de lo que hemos vivido en la universidad, indicó Mariella Azzato, vicerrectora administrativa de la Universidad Simón Bolívar (USB).

La asignación que dio el Ministerio de Educación Universitaria a través de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU), correspondiente al presupuesto ley, no superó en muchos casos ni 10 % de lo solicitado por las universidades.

A la USB se le aprobó solo 6 % de lo requerido.  La situación de la Universidad Central de Venezuela (UCV) no es diferente. Para 2020, del presupuesto ley, la cuota asignada fue 9,8 % de lo solicitado, muy lejos de las necesidades reales que mantienen las dependencias de la UCV. Mientras que el de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) fue 0,03 % de los solicitado, dijo el rector Raúl López Sayago. En el caso de la Universidad de Carabobo, apenas 3,98 %.

Hay una contracción muy fuerte, añadió Azzato, al comparar lo asignado para 2020 con lo de 2019, que fue 13 %. Durante muchos años hemos estado viviendo de créditos adicionales enviados a discreción. Avizoramos que será más dramática la situación.

Azzato piensa que los recursos estipulados a lo sumo alcanzarán para un mes. Agregó: “No hay planificación posible a 12 meses”. Los gastos de funcionamiento de 2019 excedieron los 3000 millones de bolívares.

Lee también
Un fin de semana de cine para disfrutar en Caracas

En 2020 apenas podrán pagar sueldos y salarios. Los servicios y providencias estudiantiles, transporte, comedor, becas y preparadurías, inversión académica e infraestructura nuevamente quedarán desplazadas.

Carlos Monsalve, director de planificación y presupuesto de la UCV, expresó que después del aumento salarial del 14 de octubre, lo asignado solo alcanzará para cuatro meses de gastos de personal, mes y medio de bono de alimentación y 3 % del bono vacacional.

Por instrucciones de la OPSU se programó para 12 meses lo asignado para providencias estudiantiles y gastos de funcionamiento, montos que son deficitarios por completo, pero se tuvo que seguir lo ordenado, a conciencia de que esos recursos son insuficientes, explicó Monsalve.

Las universidades llevan al menos 10 años padeciendo una política presupuestaria deficitaria. Este año el presupuesto ley de la UCV alcanzó para un mes, el resto ingresó periódicamente por la vía de créditos adicionales, indicó Monsalve.

Si bien es cierto que estos créditos adicionales fueron 11,4 veces superiores al presupuesto solicitado, 92 % de lo recibido se ejecutó en gastos de personal. “Las providencias estudiantiles y los gastos de funcionamiento se vieron seriamente afectados por esta situación”, señaló Monsalve.

En la USB el Ministerio de Educación mantiene una deuda de 3300 millones de bolívares por gastos de transporte. Las autoridades de la universidad pudieron recuperar 26 autobuses con el aporte de sus egresados, eso ayudará a culminar este trimestre.

En julio la Comisión de Presupuesto de 11 universidades nacionales emitió un comunicado en el que expresa que 2019 ha sido el año económico y de logística más difícil para las universidades. El presupuesto ley no llegó regularmente en los primeros 4 meses.

Lee también
Un fin de semana de cine para disfrutar en Caracas

La comisión advirtió que, como consecuencia de la situación económica, se han paralizado carreras. Las instituciones no cuentan con recursos para adquirir papel, marcadores, reactivos ni otros insumos básicos.


Participa en la conversación