Productores denuncian que persiste la falta de combustible que afecta al sector primario

sector primario

Los productores agrícolas señalan que la escasez obliga a pagar hasta 80 dólares por cada pipa de gasoil. El déficit en el sector ganadero es de 80 % de lo necesario para producir.

Caracas. Pasan los días y el problema del combustible, especialmente el diésel, que es utilizado para transportar mercancía y operar máquinas industriales, se mantiene. Los productores denuncian que en al menos ocho estados el suministro aún no se ha normalizado y que solo está cubierto 40 % de lo que necesita el sector primario.

El presidente de la Asociación Venezolana de Agricultura Familiar (AVAF), Juan Carlos Montesinos, señaló en una nota de prensa que “muchas estaciones de servicio del interior del país están cerradas”, por lo que los productores agropecuarios deben acudir al mercado negro para adquirir gasoil a precios que van de 60 a 80 dólares por 200 litros.

Montesinos señaló que el sector agrícola requiere alrededor de 700.000 litros diarios de gasoil para trabajar en el ciclo de siembra de invierno, que está próximo a arrancar. “En este instante solo está cubierto 40 % de lo que necesita el sector primario (…) El Gobierno no ha informado si se reanudó la producción o si hay importaciones del producto”, dijo.

Ya a finales de marzo, el presidente de AVEF aseguraba que por la crisis del combustible se estaban perdiendo 20.000 toneladas de alimentos semanalmente. Hasta febrero, las refinerías del país produjeron alrededor de 43.000 barriles diarios de diésel y el consumo era de 48.000 bpd.

Ese mes, según cifras divulgadas por la periodista especializada Marianna Párraga en un foro organizado por la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) manejaba inventarios de diésel para tres meses, si se mantenían las restricciones por la pandemia, o dos meses en caso de no haber confinamiento.

Por ahora, se está produciendo porque traíamos un stock de combustible, había inventario para el transporte, pero si no hay un repunte en el abastecimiento de combustible, no habrá como ir a buscar la leche a los centros de producción”, dijo en entrevista para Crónica.Uno Luis Prado, vicepresidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga).

Prado asegura que todo el sector primario, que incluye a agricultores, ganaderos, la industria transformadora, entre otros, consume aproximadamente 30.000 barriles diarios de diésel y que el déficit, al menos en el sector ganadero, es de entre 80 % y 85 % de lo necesario.

Señaló que el 20 % que sí se consigue es a precios superiores al oficial. Con proveedores industriales el litro de gasoil puede valer hasta 15 centavos de dólar por litro, mientras que en el mercado negro puede llegar a costar 30 centavos de dólar. AVEF, por su parte, estima que los productores llegan a pagar hasta 40 centavos por cada litro.

Según Prado, el no contar con diésel impide operar los tractores agrícolas, las bombas de riego y las plantas eléctricas que ponen en funcionamiento los tanques de enfriamiento de leche, que la conserva en buen estado.

Si ordeñas y dejas la leche en un barril a temperatura ambiente, se va a dañar. Se necesita sembrar y regar el pasto para alimentar al ganado y tener una buena producción de leche, pero si los tractores no funcionan, en períodos de sequía se quema el pasto y las cercas para resguardar a los animales”, explicó.

Aunque no dio un tiempo estimado, Prado advirtió que, de mantenerse el problema del combustible, “lo primero que puede escasear es la leche”, cuya producción ronda los 3 millones y 3,5 millones de litros diarios que son utilizados tanto para consumo líquido, como para la elaboración de quesos, sueros, yogures, entre otros.

Problema sin distinción

En Caracas, si bien el desabastecimiento es menor al del interior, los camiones y gandolas que transportan mercancía, principalmente alimentos, hacen colas de hasta cuatro horas para echar combustible. El transporte público, ya de por sí mermado por la crisis económica, también se ve afectado por la escasez.

A principios de marzo, transportistas de al menos 10 estados del país denunciaron que el transporte público estaba prácticamente paralizado. La Cámara de Transporte del Centro (Catacentro), por su parte, advirtió que 90 % del transporte de carga no estaba prestando servicio por la falta de gasoil.

Juan Carlos Montesinos, de AVEF, sostiene que el Ejecutivo debe definir “una política clara de precios y suministro de gasoil”, con costos que permitan al sector agrícola competir y que propicie su rentabilidad. “El gasoil mueve la producción nacional y su precio debe garantizar márgenes de rentabilidad a todos los sectores de la economía”, dijo.

En Lara, los tractores están en las colas y no en el campo

La falta de gasoil sigue golpeando fuertemente a los productores agropecuarios en Lara. Largas colas de camiones y tractores se ven en las estaciones de servicio ubicadas en las zonas cercanas a los campos donde cultivan la tierra y llevan hasta los mercados los alimentos a los habitantes de esta y otras regiones cercanas.

Más de 18 días llevan los agricultores de Quíbor, municipio Jiménez, con 28 tractores en la estación de servicio Oasis y destacan que casi no hay producción porque no hay gasoil. Afirman los productores que anteriormente no tenían necesidad de trasladar los tractores hasta las estaciones de servicio, sino que llenaban con gasoil las pipas necesarias para poder operar todos los equipos, no solo de arado, sino las plantas de riego y el transporte que utilizaban para cosechar, recoger y comercializar sus cosechas.

Actualmente, denuncian que, ante la grave escasez de combustible, deben movilizar los tractores hasta esta estación de servicio, donde les surten a cada vehículo 50 litros cada 18 o 20 días “¿Qué vamos a hacer con 50 litros?”, se preguntan.

No es que no queramos trabajar, no es que somos flojos, es que no tenemos cómo trabajar, esta es la gran realidad que estamos viviendo nosotros los agricultores. La irresponsabilidad de este gobierno que nos hace que nosotros no podamos producir, no podamos trabajar”, afirman.

En esta estación de servicio, ubicada en Tintorero, se observa una gran cantidad de camiones 350, gandolas y NPR que están estacionados desde hace varios días, el mismo tiempo que tienen sus dueños esperando una gandola de gasoil que les permita abastecerse para seguir trabajando la tierra y llevar los alimentos a los hogares venezolanos.

Con información de Yelitza Figueroa.


Participa en la conversación