El Mercado Municipal de Chacao no contaba con energía. La mayoría de las charcuterías cerraron, otras con planta eléctrica bajaron las santamarías al no poseer línea Cantv para usar los puntos de venta. Los vendedores de flores manifestaron preocupación a Crónica.Uno, debido a que la mercancía la guardan en cavas dentro del lugar.

Caracas. Quienes tienen la responsabilidad de vender alimentos perecederos, flores, comida, entre otros, así como empleados a cargo, están en vilo desde hace 15 días, cuando Venezuela sufrió un gran apagón que se prolongó por más de 100 horas en algunos estados. Desde el lunes 25 de marzo la nación experimenta una segunda interrupción en el servicio eléctrico que pone en jaque la actividad comercial. El equipo de Crónica.Uno registró, este miércoles 27 de marzo, negocios cerrados, vendedores que se proveían algo de luz con un teléfono celular y, el dólar y el bolívar en efectivo como principales modos de pago para adquirir alimentos, en un país donde conseguir la moneda de curso legal es una travesía.

En el municipio Chacao los establecimientos eran este miércoles una instalación de luces averiada, como la que se usa en los arbolitos de Navidad, un local tenía energía y el siguiente no. En una frutería que contaba con servicio eléctrico el dueño narró que el 26 de marzo estuvieron 12 horas sin luz; sin embargo, el 27 pudieron abrir. El pago solo se hacía en efectivo o a través de transferencia. «Creemos en la buena voluntad de la gente, los estamos dejando llevar la mercancía y pagar después», dijo.

El Mercado Municipal de Chacao no tenía energía este miércoles. La mayoría de las charcuterías cerraron, otras con planta eléctrica bajaron las santamarías al no contar con línea Cantv para usar los puntos de venta. Los vendedores de flores manifestaron preocupación, debido a que la mercancía la guardan en cavas dentro del lugar. Los estragos del megapagón del 7 de marzo todavía son muy recientes, quienes perdieron hortalizas hace apenas dos semanas, temían hoy repetir la historia.

Varios establecimientos en Chacao aceptan la moneda estadounidense como forma de pago ante la escasez de bolívares, una situación que viven los venezolanos desde finales de 2016. En un puesto de chicha dos vasos de la bebida por $1, cada uno tenía su precio en bolívares en Bs. S. 1500. La tasa del dólar oficial y el paralelo lleva tres meses estancada alrededor de los 3000 bolívares. Puestos de perros calientes en Las Mercedes son otros que reciben divisas, este martes 26 de marzo algunos tenían el precio del dólar en Bs. S. 3500.

La presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui, expresó este martes a Globovisión que aún es muy pronto para contabilizar las pérdidas materiales. «Llevamos poco más de 12 horas de que realmente se registrara el apagón a nivel nacional, a pesar de que ha afectado 20 entidades del país, todavía no podemos hablar de las mismas magnitudes que el apagón anterior».

La economía venezolana lleva cinco años en recesión y casi dos en hiperinflación. Los comercios y la industria vive hoy su peor momento. La interrupción del 7 de marzo dejó pérdidas materiales a cuatro plantas de Empresas Polar en el estado Zulia por el orden de los $5 millones. El sector ganadero reportó pérdidas por $10 millones e incontables alimentos perecederos como quesos y leche dañados. La Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional estima que los estragos del primer apagón generó pérdidas en más de $1000 millones.

Surtirse de gasolina

Tres días sin servicio eléctrico empiezan a dibujar largas colas en la ciudad de Caracas para surtirse de gasolina. Zonas como Altamira, Las Mercedes, Santa Eduvigis y Los Chaguaramos mantenían una fila de vehículos que intentaban abastecerse. El interior del país sufre la peor escasez de combustible. La industria petrolera redujo significativamente la producción de crudo en los últimos años, mientras que aumentó la importación de gasolina desde EE. UU., país que emitió sanciones contra la estatal Pdvsa el 28 de enero de este año. Unos 500.000 barriles de crudo que Venezuela vendía a la nación norteamericana buscan hoy un nuevo comprador.


Participa en la conversación