El exbasquetbolista y uno de los tres venezolanos con experiencia en la NBA confesó que su primer deporte fue el beisbol, pero nunca tuvo la oportunidad de jugar en un equipo organizado y decidió probar sus habilidades en el tabloncillo.

Caracas. Los lives de atletas activos y retirados de distintas disciplinas han hecho más llevadera la cuarentena para los seguidores del deporte venezolano, por ahora alejados de estadios, gimnasios e hipódromos debido al coronavirus.

Las charlas de distinto tono han mantenido viva la discusión y las confesiones de los deportistas han marcado cada aparición a distancia. Una de las revelaciones más llamativas las dio el ex-NBA Oscar Torres, quien recordó en una entrevista para la LPB que en un principio quería ser beisbolista.

“Yo jugaba beisbol e iba a ser el sucesor de Omar Vizquel. Jugaba shortstop, pero nunca llegué a tener la oportunidad de estar en un equipo organizado. En el liceo, prácticamente me obligaron a jugar baloncesto”.

“En el baloncesto lo complicado es que no hay muchas oportunidades para desarrollarse. Muchos jugadores de Caracas deben buscar afuera su desarrollo. A mí me tocó”, apuntó el caraqueño nativo de El Cementerio, antes de referirse al apoyo que le dieron sus padres en los inicios de su carrera.

“Mi papá siempre fue una persona que nos decía que teníamos que estudiar mucho y hacer todas las cosas lo mejor posible. Para mí, fue un orgullo lo que le hice vivir a mi padre y a mi madre. Mi papá era más suelto. Llevaba una bolsa de caramelos y entraba al gimnasio repartiéndolos. Hasta al camerino entraba con los caramelos a veces”, resaltó.

Torres, ahora de 43 años, tuvo la oportunidad de jugar en Turquía, España, Rusia, Italia y Estados Unidos, y asegura que está más que satisfecho con la carrera que tuvo y la inspiración que pudo transmitirles a muchos jóvenes para que siguieran su camino en los tabloncillos.

“Nuestra labor es tratar de ser lo mejor posible y tratar de darnos a conocer internacionalmente. Eso llena de mucha esperanza y mucha alegría a muchos niños, y me llena de mucho orgullo lo que logré en mi carrera”.

“Hay muchos jóvenes que quisieron ser como yo. Lo que hice fue trabajar día a día, tratar de superarme día a día. No me conformé nunca y los resultados se vieron dentro de la cancha”, agregó el exjugador de Houston Rockets y Golden State Warriors en la NBA y exjugador de Marinos de Anzoátegui en la LPB.

En la actualidad, Torres se dedica junto con su esposa al mercadeo en redes sociales y trabaja en la creación de una academia de baloncesto.

Lea también

El basquetero con más progreso viene de La Pastora


Participa en la conversación