Crónica Uno

Trabajos en la pasarela de San Agustín son “paños de agua tibia” que siguen sin terminar

A finales de febrero los trabajadores montaron las placas de cemento en el área donde se desplomó la pasarela de San Agustín. Los vecinos consideran que los trabajos fueron “paños de agua tibia” y tienen miedo de que en cualquier momento se caiga la parte que está hacia el río Guaire.

Caracas. La pasarela que conecta a San Agustín del Sur con Parque Central está a medio arreglar y aún así hay quienes están cruzando por ahí. La infraestructura está más sentida desde su desplome, el pasado 4 de enero. Las escaleras están desniveladas y los últimos trabajos de reparación fueron pañitos de agua tibia. Así describen los vecinos de esta comunidad los avances que han visto a casi tres meses de haberse caído parte de la pasarela.

Dos láminas de acero puestas como una “x” en las escaleras, que impiden el paso para subir a la pasarela desde San Agustín del Sur, son ignoradas por algunos peatones. Desde arriba se pueden ver personas transitando pese al riesgo que esto implica. Los trabajos todavía no están listos y la infraestructura sigue muy debilitada. Esto afecta a los habitantes de Parque Central, San Agustín, Jardín Botánico, Hornos de Cal y La Charneca.

Foto: Gleybert Asencio

Según información de los vecinos de Hornos de Cal, vieron por primera vez la maquinaria para reparar la pasarela el pasado 18 de febrero. En ese momento, algunos trabajadores de la misión “Juntos Todo es Posible”, que articula la Alcaldía de Caracas y el Gobierno del Distrito Capital, comentaron que estimaban que para marzo estaría totalmente lista para el tránsito peatonal. De igual manera, algunos trabajos los hicieron de noche para poder trancar parte de la autopista Francisco Fajardo.

El 23 de febrero los trabajadores montaron las placas de cemento en el área donde se desplomó la pasarela. Virginia, vecina de Hornos de Cal, comentó a Crónica.Uno que los trabajos fueron “paños de agua tibia” y que tienen miedo de que en cualquier momento se caiga la parte que está hacia el río Guaire.

Hemos hablado entre los vecinos y creemos que lo más correcto es cambiar las vigas y las placas en todo el planchado de la pasarela, además de revisar las columnas, sostuvo Virginia.

Hay personas caminando por la pasarela que aún no está lista. Foto: Tairy Gamboa

Dos días después, el 25 de febrero, el jefe de Gobierno de Caracas, Nahum Fernández, y la alcaldesa del municipio Libertador, Érika Farías, publicaron un video en sus redes sociales en el que afirman que le estaban haciendo una inspección a los trabajos en la pasarela en conjunto con el Ministerio de Obras.

Ha pasado un mes desde la publicación de ese video y los vecinos insisten en que no se ha terminado por completo la pasarela y que todavía están cerrados los accesos. Mientras tanto, a los que les preocupa las condiciones de esta infraestructura, siguen caminando hasta el puente La Yerbera para poder comunicarse con San Agustín del Norte.

El puente La Yerbera también está en malas condiciones, en especial en el tramo encima del río Guaire, en que las barandas de contención no existen. La acera tiene pedazos muy hundidos o con grietas.

La pasarela se desplomó el pasado 4 de enero. Esto provocó la muerte de un hombre de 28 años de edad y tres mujeres resultaron heridas. Farías aseguró esa mañana que un grupo de especialistas del Ministerio de Obras y la Corporación de Servicios Municipales de Libertador iban a “abrir una investigación para determinar las causas de la caída de la pasarela”. Sin embargo, los vecinos habían hecho 157 denuncias en el pasado alertando que estaba desgastada, temblaba mucho y tenía grietas de separación.

Hasta este 26 de marzo no se ha hecho público los resultados de esa investigación. Los vecinos han tratado de pedir justicia a través de las redes sociales por el hombre que falleció y respuestas para sus familiares, pero no han logrado ser escuchados.

Foto: Gleybert Asencio

Wilfredy Salazar, residente de Parque Central, sostuvo que hay habitantes de la zona que se han organizado para protestar porque esta pasarela resulta indispensable para que se puedan comunicar con San Agustín del Sur. Además, recordó que durante los días que no había sido reparada, muchas personas optaban por cruzar a través de la autopista.

En general, la mayoría de las pasarelas de Caracas están en mal estado. Algunos ejemplos son las ubicadas al final de la avenida Andrés Bello, en la avenida Baralt y hasta en Caricuao, que están llenas de óxido. Esta realidad va de la mano con denuncias de que la Alcaldía de Caracas y el Gobierno del Distrito Capital desde hace por lo menos 10 años no les hacen mantenimiento a las vías públicas de la ciudad.

Foto: Gleybert Asencio
Foto: Gleybert Asencio
Salir de la versión móvil