Crónica Uno

Advierten que a un año del COVID-19 el colapso en la educación continúa en ascenso

UDSE

Foto: Luis Morillo

La UDSE (Unidad Democrática del Sector Educativo)  indicó que el Programa Cada Familia Una Escuela encontró a más de un millón de niños, niñas y adolescentes que la pobreza dejó sin escolaridad y que no han podido ser incorporados al sistema educativo.

Caracas. La Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE) emitió un comunicado en el que asegura que “a un año del COVID-19, el colapso en la educación continúa en ascenso”. Explica que durante la pandemia el Estado dejó su responsabilidad de atender la educación y que la misma no ha contado con políticas presupuestarias para crear las condiciones necesarias.   

No ha llegado ningún tipo de recursos a las escuelas y liceos para el desarrollo de la bioseguridad en el momento de las asesorías pedagógicas. Se siguen teniendo las mismas dificultades de acceso a plataformas tecnológicas, pues ni siquiera el Programa Canaima Educativo sirvió como instrumento pedagógico, refiere el comunicado. 

La UDSE indica que el Programa Cada Familia Una Escuela encontró a más de un millón de niños, niñas y adolescentes que la pobreza dejó sin escolaridad y que no han podido ser incorporados al sistema educativo: “Efectuar una aparente educación a distancia agudizó esta situación, puesto que los sectores sociales más vulnerados, los estratos más depauperados, no tuvieron atención del Estado y por ende no obtuvieron ninguna posibilidad de acceder a la tecnología”. 

La función del maestro, según el comunicado, “se ha desvalorizado y descontextualizado” en el programa oficial para la educación a distancia. Estos ya no guían el plan pedagógico, solo reciben y corrigen tareas, denuncia la UDSE, “sin desarrollar ningún proceso de enseñanza, produciendo una sobrecarga de horas de trabajo que al final fueron improductivas”, pues no hay comprobación del aprendizaje. 

Llama la atención también sobre la pérdida de docentes entre 2015 y 2019 al comparar la Memoria y Cuenta del Ministerio de Educación y el Informe de la Dirección de Gestión Humana del ministerio. Estos documentos muestran, según expone la UDSE, que en  2015 había 256.155 docentes con títulos, pero en 2019 disminuyó a 156.639. La cifra de docentes no graduados pasó de 14.049 a 38.350. 

 “Sobre esta base se inicia la ‘educación a distancia’ que hoy, por la migración forzada, cuenta con 48 % menos de los docentes especialistas en las áreas de Biología, Química, Matemática, Física, Idiomas, Historia, Educación Integral”, advierte. 

La USDE exige un plan de vacunación que incluya a todos los trabajadores del sector educativo, recursos para plan de bioseguridad en las escuelas, servicios de conexión a Internet en las escuelas y hogares, establecer el valor del salario según los artículos 91 y 104 de la Constitución.

Foto referencial

Salir de la versión móvil