Vecinos de Coche se organizan por el bienestar común, salud, convivencia y armonía

vecinos de Coche

La parroquia Coche se niega a rendirse, a pesar de que muchas veces ha estado a punto de colapsar debido a la indolencia de las autoridades y la inexistencia de políticas públicas. Los vecinos no se amilanan y recuperaron la cancha en la que los lugareños se ejercitan y recuperan la convivencia vecinal.

Caracas. La  cancha de futbolito múltiple de Coche, que fue, durante los años ochenta y noventa, una de las más utilizados en las competencias regionales y nacionales de fútbol de sala y donde por años prestó servicio el líder social comunitario Lucas de Oliveira (†1996), luego de casi dos décadas de abandono por parte de las autoridades, fue rescatada por los vecinos para honrar el legado del líder social, de integrar a la comunidad a través del deporte y con ello alejar a la juventud de los vicios.

La parroquia Coche se niega a rendirse, a pesar de que muchas veces parezca colapsada ante la indolencia de las autoridades, la inexistencia de políticas públicas, así como la falta de la rendición de cuentas.

Los  habitantes de la zona dieron un paso al frente, y lo que en un momento surgió como una iniciativa para hacer ejercicios entre panas, exfutbolistas, sus hijos y sus esposas, vecinos de toda la vida, pasó a ser una rutina y una manera de trabajar por la comunidad.

Cuando llegó la pandemia de la COVID-19, en marzo 2020, todo se paralizó, cerraron los gimnasios y los entrenamientos deportivos, los salones de baile y danza cesaron sus actividades, sin embargo, los vecinos transformaron esa calamidad en una oportunidad.

vecinos de Coche

En ese momento, tras conversar con algunos entrenadores físicos y los vecinos más cercanos, comenzaron nuevamente a ejercitarse, y se sumaron más habitantes de la zona. Ese lazo, de dos extremos, de un momento a otro se transformó en una red vecinal, que sigue sumando aliados y se consolida en una organización asociativa, donde ya no era solo entre panas exfutbolistas, ahora se complementa con instructores de distintas áreas, que prestan sus conocimientos para  el bienestar de la población de Coche.

Jhonny Santamaría, uno de los instructores, señala que los vecinos colaboran cuando se hacen jornadas de limpieza: “Estamos en los planes de crear una fundación, porque queremos llevar nuestra experiencia a otras comunidades. Aquí no se cobra nada, se pide colaboración y el que pueda colaborar lo aporta, pero no es obligatorio, aquí no cobramos absolutamente nada”.

Indica que tiene personas de todas las edades: “Desde niños con sus padres hasta personas con más de 80 años de edad. Cuando ingresan les preguntamos si sufren de alguna enfermedad o lesión, para estar pendientes de que no ejecuten ciertos movimientos o ejercicios. Nuestro objetivo es que esto sea para largo plazo”.

“La zona sur de Caracas carece de actividades de entrenamiento, en la mayoría de los casos hay que trasladarse al oeste o el este de Caracas, pero no teníamos nada en el sur”, expresa Santamaría.

Por su parte, Alberto Bottini, otro de los entrenadores, indica: “Ver a personas con lesiones importantes, como pérdida de masa muscular agravada por el tema del confinamiento, o con el brazo caído y sin posibilidades económicas de poder costear las sesiones de fisioterapias e incluso casos de depresión, personas en situación de riesgo psicológico o totalmente aisladas que no se involucraban en las actividades de la comunidad, y verlos recuperarse y utilizar sus espacios, además de la integración vecinal, para mí es un impacto positivo, tanto para ellos en lo personal como para toda la comunidad”.

“Siempre damos las pautas obligatorias: distanciamiento social de mínimo 1,5 metros entre cada uno, usar tapabocas, gel antibacterial o alcohol”, destaca Bottini.

Bottini explica que la actividad física sube las defensas, y esto lleva a tener un sistema cardiovascular medianamente entrenado y resistente.

Como habitante de la parroquia, lamenta que la avenida Intercomunal de Coche carezca del servicio eléctrico, así como que la plaza Armando Reverón se encuentre totalmente a oscuras: “El déficit de iluminación afecta estas jornadas, así como incrementa la inseguridad y el libre tránsito de todos los habitantes de Coche”.

En este sentido, hace un llamado a las autoridades para que recuperen el parque infantil: “Para que mientras los padres y madres están entrenando, puedan sus hijos estar jugando a la vista de sus representantes, porque el parque está a pocos metros de la cancha. Hay que recalcar que la plaza Armando Reverón es la única plaza que hay en plena Intercomunal de Coche”.

Por su parte, el instructor Rafael Rodríguez, quien se graduó en Estados Unidos y tiene 35 años de carrera, señala que buscan ayudar a la comunidad: “Quiero desde lo más profundo de mi ser que esto se mantenga en el tiempo, tenemos personas que llegaron con problemas de estrés y nervios, lesiones de hombro, y hoy los ves totalmente recuperados”.

Para que se sigan realizando las actividades físicas, piden apoyo con donaciones de cuerdas, mancuernas, colchonetas e incluso palos de escoba, que son sumamente importantes para utilizarlos en el acondicionamiento físico.

“También es necesario lograr que se mantengan las áreas verdes. Hay jornadas en las que llegamos a tener 160 participantes, siempre con las medidas de bioseguridad. Son actividades para todas las edades, sin discriminación de ningún tipo o índole; tenemos personas con discapacidad. A mí lo que más me satisface son las personas de tercera edad. Hablando en casa con mi esposa se me salen las lágrimas al contarle la energía, fuerza y espíritu de ellos. A veces ponemos a un monitor para que los lleve a la pared para que hagan los ejercicios con menor impacto y asistidos, y ellos mismo dicen: No me saque del grupo, déjeme aquí, yo puedo”.

Greeky Fernández, quien también forma parte del cuerpo de instructores dice: “A los participantes se les brinda apoyo y orientaciones por si alguno tiene alguna dolencia o molestia, allí los orientamos para su recuperación si está a nuestro alcance”.

Igualmente, Nomar González, quien es instructor físico de baile y danza, indica: “La parte deportiva ayuda a drenar toda esa presión laboral, económica y social que todos los días tenemos. Sigo el ejemplo que me inculcó Lucas Oliveira, la mayoría de los que somos instructores fuimos alumnos de Lucas. Él nos inculcó constancia, disciplina y apoyo a los demás”.

A los instructores no se les paga ninguna remuneración, cada uno ofrece sus servicios de forma voluntaria. A González apenas le hablaron del proyecto, aceptó.

Lee también
Trabajos en la pasarela de San Agustín son “paños de agua tibia” que siguen sin terminar

Lila Medina (75 años), una de las vecinas que participa en las actividades y quien tiene 47 años viviendo en Coche, cuenta que se motivó a unirse al grupo por razones de salud.

A los entrenamientos asisten personas de toda la parroquia: Densificación, las Veredas, Cochecito, La Rinconada, Las Mayas e incluso de El Valle, afirma Jimmy Ruiz.

vecinos de Coche

Esta cancha fue en su momento considerada la mejor para fútbol de sala de Caracas, sin embargo, hoy requiere múltiples reparaciones, además de la dotación de balones, mallas y conos de iluminación.

Dos veces al mes los vecinos limpian la plaza, el parque y la cancha; allí han hecho bazares y colectas. Con el dinero que esto  genera, más algunas colaboraciones, han comprado rastrillos, bolsas de basura, la corneta de sonido, bombillos, ampollas para los reflectores, alambre y cableado.

“Vivo en Coche desde 1974, todo lo que sé de fútbol sala y disciplina lo aprendí de Lucas Oliveira; pude participar en ocho competencias nacionales y en la primera Liga LEF 5. Lucas ayudó a mucha gente sacándola de la mala vida y debemos seguir ese legado, para la parroquia y en pro de la juventud de Coche”, enfatiza Jimmy Ruiz. 

Fotos Edward Ocariz

Con información de Edward Ocariz  @Ocariz_ed

Lea también

En la parroquia Coche cuando por fin llega el agua está turbia y con mal olor


Participa en la conversación