Zulianos vuelven a las arepas de yuca por los altos precios de los alimentos

arepas de yuca

La Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia advirtió en su informe mensual sobre los excesivos precios de los alimentos de la canasta básica en la entidad. Marabinos regresaron a las arepas de yuca y zanahoria, y a rendir la masa con calabacín, debido al alto precio de la harina precocida de maíz.

Maracaibo. “Volvimos a retroceder un poco”, confesó Mariana Urdaneta, una ama de casa habitante del oeste de Maracaibo, mientras compraba verduras en el Mercado Los Plataneros: “Ya volví a dejar de comprar harina, porque con los 30.000 bolívares que cuesta puedo comprar yuca y me rinde más. Tampoco podemos comprar plátanos, porque el kilo cuesta Bs. 56.000 bolívares o 10 por  Bs. 15.000 en efectivo, pero muy pocos tenemos billetes en el bolsillo, entonces toca pagarlos más caros. Hay que seguir resolviendo, pero por ahora no hay posibilidad, al menos en mi casa, de comerse una arepa decente y de verdad”.

La fluctuación en el precio del dólar paralelo ha mantenido a los zulianos en un corre corre en busca de los “mejores precios” para llevar comida a sus mesas cada día. Noviembre comenzó con un incremento en los costos de la canasta básica de hasta 25 %, de acuerdo con lo informado por la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia en su informe mensual.

Cronica.Uno recorrió algunos mercados populares de Maracaibo para preguntarles a los ciudadanos cuáles son los alimentos que la economía actual les permite poner en su mesa.

Reinventarse de nuevo
Las arepas son de yuca o zanahoria con batata u ocumo, o rinden la harina con calabacín. En el caso de la proteína, adquieren los cortes más económicos, como costilla o carne molida, que van desde 15.000 hasta 60.000 bolívares. El pollo dejó de ser una opción, así como los huevos, que cerraron el mes de octubre en 70.000 bolívares. En algunos lugares, el cartón sobrepasó el precio del queso, que se consigue en 68.000  bolívares el kilo, el semiduro, uno de los que más se consume.

Vine a comprar un pollito y me sale en 80.000 bolos, y cuando lo vaya a hacer es más agua que pollo. Yo no puedo comer carne roja porque estoy enfermo, pero con estos precios comeré verdura y arroz, que de paso ya cuesta 45.000 bolívares el kilo. No se puede hacer mucho, y en diciembre será peor”, comentó Julio Pernalete, un jubilado de 78 años, en el mercado Las Pulgas de Maracaibo.

Peligran las hallacas

Mileidys Correa salió este domingo a comprar “lo que se pueda” para ir armando las hallacas de este año. Sin embargo, no fue mucho lo que puedo hacer, relató en el Mercado Periférico de la avenida La Limpia de Maracaibo.

Lee también
Habitantes de Santa Rita buscan salvar las hallacas con ferias de verduras

“Vine a comprar lo que no se daña. Las pasitas y los encurtidos están carísimos. Hasta 100.000 bolívares cuestan el kilo de alcaparras y de aceitunas. Las hojas están baratas, el paquete cuesta 24.000 bolívares, pero el cerdo y la gallina están por las nubes en las pocas partes que hay. Voy a seguir mirando precios. Así sea de bistec las hago, pero este año comemos hallacas. Yo lo puedo hacer porque mis tres hijos están fuera y me mandan, pero también soy consciente de que muchos no podrán. Con tanto problema afuera hay muchos venezolanos desempleados”, dijo.

arepas de yuca
Foto: José Núñez.

Las carnicerías y las ventas de verduras ya comenzaron a reajustar sus precios para la época decembrina. Augusto Fuenmayor, dueño de una feria de verduras en el oeste de Maracaibo, dijo: “Nosotros compramos las verduras en Mérida. De allá las traigo, y creo que esta Navidad voy a hacer combos para hallacas para venderlos en dólares, porque no me va a dar la base. Los precios que nos ponen los productores son extremadamente altos y también pago en divisas, así que esta Navidad será dolarizada cien por ciento para muchos”.

Esta semana, la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez) divulgó el más reciente monitoreo de precios de alimentos que realiza cada 15 días en los mercados de Maracaibo, para dar a conocer las condiciones de accesibilidad y disponibilidad de alimentos en el municipio.

En la segunda quincena de octubre se observó un aumento de precios en la mayoría de los alimentos. La harina precocida de maíz registró una variación de +25 %, al pasar de un precio promedio de 24.399,98 bolívares a 30.586,07 bolívares, reporta el informe.

Lee también
Difieren por séptima vez audiencia de juicio de exfuncionarios policiales implicados en caso de tortura

Proteínas como el pollo también sufrieron un incremento considerable con respecto a la quincena anterior. La pechuga de pollo pasó de costar 61.645,71 bolívares a 74.058,33 bolívares; aumentó 20 %, lo que representa casi la mitad del salario mínimo vigente que se ajustó el pasado 14 de octubre, añade.

Según el Codhez, el cartón de 30 huevos tiene un precio promedio de 82.679,92 bolívares, equivalente a 55 % del salario mínimo vigente.

Asimismo, al igual que en la primera quincena de agosto, Codhez monitoreó el precio del pan francés, y pudo evidenciar que, en promedio, su costo unitario tiene un precio de 2200 bolívares, mientras que por kilo vale 30.928,57 bolívares. En comparación con la primera quincena de agosto, el pan francés por unidad se incrementó 101 %, y por kilo, 71 %.

Otros productos, como el arroz blanco de mesa y la yuca, mantuvieron sus precios, mientras que el litro de aceite vegetal y el kilo de cebolla y  de pasta bajaron su costo, aunque de forma bastante leve (-2 %).

En este monitoreo se evidencia que, a pesar del aumento de salario mínimo, el costo de los alimentos sigue siendo un impedimento para que los hogares marabinos accedan a una alimentación adecuada”, señala el informe.

En septiembre, según la Cámara de Comercio de Maracaibo, el costo de la canasta alimentaria fue de 6.070.458 bolívares. Se requerían 152 salarios mínimos (a 40.000 bolívares) para que una familia promedio, de 5 personas, pudiera acceder a los rubros de la canasta alimentaria.

La organización reiteró que “es obligación constitucional del Estado garantizar un salario suficiente que permita a los trabajadores vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales”.

Lee también
Habitantes de Santa Rita buscan salvar las hallacas con ferias de verduras

Participa en la conversación