Cumaneses no saben qué comerán entre el alto costo de los alimentos  y la falta de gas

cumaneses no saben

El aumento de 51,5 % de la canasta básica en agosto se reflejó en el incremento de los precios de los principales rubros de alimentos en Cumaná. A ello, se le suma la nueva tarifa en el servicio de gas doméstico en detrimento del presupuesto familiar.

Cumaná. “Con hambre todo pasa”, comentaba Luis Flores y lo repetía constantemente en la cola de un supermercado de una conocida cadena expropiada y ahora identificada como Bicentenario. Ese comentario refleja el hambre que está pasando no solo el pueblo cumanés sino todo el colectivo venezolano.

El hecho de ver cómo los consumidores se conforman con adquirir cualquier producto sin importar su calidad, más allá de ahorrarse a veces  hasta la mitad del costo oficial de un producto, para Flores indica que verdaderamente “estamos pasando hambre”. El hombre avanzaba en la cola para cancelar 2 kilos de azúcar en 17.000 bolívares, cada uno.

Ese incremento que registran a diario los precios de los alimentos “es una verdadera locura”, dice Maryory Flores, de 67 años de edad, asidua cliente de un reconocido supermercado ubicado en el centro de Cumaná.

Ella cuenta que ahora cuando esperaba tener una jubilación para descansar, resulta que tiene que “echar pata todo el día” para ver dónde puede comprar la comida diaria.

En un recorrido que hiciera el equipo de Crónica.Uno por varios expendios de alimentos en la capital sucrense pudo notar el sentir de la comunidad ante esta crisis que agobia a la familia venezolana.

cumaneses no sben
Foto: Archivo.

El ciudadano común tiene que “chequear” varios establecimientos para rendir el presupuesto familiar. En Cumaná se pueden topar con el cartón de huevos en 90.000 y hasta 100.000 bolívares; un kilo de arroz en 45.000 bolívares; un kilo de azúcar en 24.000 y hasta 27.000 bolívares; mantequilla entre 42.000 y 84.000 bolívares.

Cabe destacar que de acuerdo con los datos que revela el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda), la canasta básica se ubicó al cierre de agosto en 2.498.746,69 bolívares. Hubo un aumento en relación con el mes anterior de 51,5 %, lo que representa 849.439,94 bolívares más con respecto a julio.

Estas cifras se vieron reflejadas en ese aumento por los precios de la leche, huevos, carnes, hortalizas, frutas, quesos, granos e incluso el pescado, entre otros. Ni hablar en detergentes, artículos de aseo personal y medicinas.

Según los analistas, un grupo familiar necesitaría 62 salarios mínimos para cubrir solo gastos de alimentación básica.

Humberto Rojas, un padre de familia desempleado, trata de rendir el poco efectivo que tiene para comprarle los cambures a su nieto de 8 años de edad, al que ahora tiene que cuidar porque su hija emigró, y asegura que “aquí nos tienen que dar un premio, porque hacemos magia y no sabemos cómo. Ya no sabemos qué podemos comer”.

Potencia gasífera sin gas

El gobierno regional ha adoptado como slogan «Sucre, potencia gasífera«, pero la realidad que padece la colectividad cumanesa ante la deficiencia de este servicio deja en evidencia una campaña publicitaria fraudulenta porque no se satisface la demanda real de la población.

En Cumaná, las protestas por la falta de gas se han convertido en una constante en diferentes comunidades de todas las 4 parroquias urbanas del municipio Sucre: Altagracia, Ayacucho, Santa Inés y Valentín Valiente.

cumaneses no saben
Foto: Mónica Salazar.

Ante las fallas en la distribución del gas doméstico, el consumidor que antes se trasladaba por sus propios medios con una bombona a cuestas hasta la planta de llenado ubicada en el sector Los Molinos en la avenida Universidad, poniendo en peligro su vida, ahora tiene que soportar largas horas bajo el inclemente sol en la Guardia del Pueblo, una sede de la Guardia Nacional ubicada en Los Uveros, sector Playa San Luis, donde llega el camión del gas para atender la demanda del día.

Por esta situación extrema que ha generado malestar entre la población —porque no todos logran comprar su bombona— y ante las continuas protestas e insistentes denuncias de bachaqueo y sobreprecio de los cilindros, se ha propuesto un sistema de distribución a través de los consejos comunales.

Sobre esta propuesta hay hermetismo. En la planta de llenado no atienden a los medios de comunicación. No hay información oficial ante las constantes denuncias por las irregularidades en la prestación del servicio.

Sin embargo, Gas Comunal emitió un listado de nuevos precios máximos de venta al público. Establecidos de la siguiente manera: cilindros de 5, 10 y 15 kilos en 2500;  5000 y 7500 bolívares, respectivamente. Mientras que los cilindros de 18, 21, 27 y 43 kilos se venderán en 10.000; 10.500; 13.500 y 21.500 bolívares, cada uno.

A la protesta por falta de gas se suman los residentes de edificios que reciben el suministro de «gas directo”. Es el caso de los vecinos de la urbanización Gran Mariscal de Ayacucho, ubicada al este de la ciudad, quienes denunciaron que han pasado hasta tres meses sin el llenado de las bombonas que abastecen los apartamentos del referido complejo habitacional.

De ahora en adelante, es mediante un censo que realiza el consejo comunal que se atiende la demanda de gas por familia, de acuerdo con información extraoficial. Sin embargo, este nuevo sistema no ha garantizado una distribución satisfactoria del servicio, por lo cual todavía los vecinos protestan y cierran las principales vías de la ciudad por falta de gas: sin este no pueden cocinar. Ya en la popular comunidad de Caigüire empiezan a cocinar en improvisados fogones a leña. 

Entre sus quejas, los pobladores manifiestan que ya no saben qué comerán porque entre el alto costo de los alimentos y la falta de gas: “No es fácil aguantar esta crisis y menos si a ello se le suma la falta de agua y luz”.

Lee también
88 % de los venezolanos almacena agua en sus casas para paliar las fallas del servicio

Participa en la conversación