Ana María Ardila, líder vecinal de Avanzada Progresista, indicó que la escasez de comida y la inseguridad son los principales problemas de la parroquia caraqueña.

Caracas. Ana María Ardila tiene 22 años ayudando a los habitantes de la parroquia Antímano a canalizar sus reclamos y necesidades ante las autoridades. Esta dirigente comunitaria, de 42 años de edad y militante del partido Avanzada Progresista (AP) que lidera Henri Falcón, indicó que los problemas que más afectan la zona son el desabastecimiento de alimentos y la inseguridad, situaciones que en ocasiones convergen: “En Antímano te matan por una bolsa de arroz en una cola, por estar esperando un yip, la inseguridad está muy grave”, aseveró.

Ardila denunció que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) no funcionan adecuadamente y, en muchos casos, otorgan las bolsas de comida favoreciendo a quienes militan en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV): “Yo vivo sola y lo que me dan para un mes no me alcanza, eso debe mejorarse. Se ve mucho odio y rencor y te pueden hasta matar. Te calas una cola de horas y cuando llegas no consigues ni la tapa de la leche o la harina”, indicó.

Ardila militó en el partido Podemos, cuando este apoyó a Hugo Chávez. Sin embargo, decidió retirarle su respaldo al Gobierno cuando el mismo Chávez pidió a sus aliados que disolvieran sus partidos y se unieran al recién creado PSUV: “Querían hacer algo como Cuba, donde hay un solo partido y una sola voz”. Considera que en su parroquia, una de las cuatro que ganó el chavismo el pasado 6D, están cambiando las preferencias políticas. “No es lo mismo con la presidencia de Maduro, la gente siente que vamos hacia la pobreza y tiene un nuevo pensamiento. Este Gobierno está muy débil, no tiene la fuerza de antes”.

Lee también
Clap excluye a subcampeona de baloncesto en Yaracuy porque su mamá es opositora

A juicio de la dirigente, las personas apoyan masivamente el referendo revocatorio como salida a la crisis política y económica que vive el país. Asevera que también manifiestan su disposición de participar en la marcha convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) este jueves, denominada la “Toma de Caracas”,  para reclamar que la consulta se realice este año. “La gente quiere salir de esto e ir a votar”.

A pesar de pertenecer a una organización de la MUD, no deja de criticar el trabajo de los diputados opositores que representan a su parroquia —Richard Blanco y Stalin González— pues asegura que estos no acuden a la zona como lo hacían en época de campaña electoral. “No están dando la talla. Hay que ir y pasarle la mano a la comunidad, ver cuáles son sus necesidades porque vienen nuevas elecciones, como las regionales, y eso les puede pasar factura”, señaló.

Foto: Miguel González



Participa en la conversación