La medida afecta el cálculo de las prestaciones sociales, vacaciones y utilidades. Los trabajadores exigen la destitución de la directiva regional de Barrio Adentro. Además aseguran que sí han llegado medicamentos pero sin explicación desaparecen.

Valencia. Trabajadores de Barrio Adentro en el estado Carabobo denunciaron que les fue reducido el ingreso mensual y el salario por imposición del nuevo horario laboral, lo que afecta el cálculo de sus prestaciones sociales, vacaciones y utilidades. Además desmejora la calidad de atención a los pacientes debido a que fueron eliminadas las guardias de fin de semana y las nocturnas.

La información fue suministrada por Pedro Blanco, integrante del Sindicato Único Nacional de Médicos (Sunamed), quien precisó que actualmente todos los trabajadores de Barrio Adentro devengan salario mínimo de forma lineal. “La imposición de horarios ha llevado que se reduzca el ingreso en 50 %”.

Ante esta situación, el clamor de los trabajadores que se agruparon para la denuncia en la plaza Santa Rosa, al sur de Valencia, es la destitución inmediata de la directiva de esta institución en la entidad carabobeña.

En Carabobo funcionan 48 centros de diagnósticos integrales (CDI), pero no cuentan con insumos suficientes para atender a la colectividad. Blanco indicó que están llegando insumos médicos desde China como parte de la ayuda humanitaria, sin embargo, en muchos casos los medicamentos son escondidos, por ello llamó a la ciudadanía a que acudan a estos centros de salud y exija la entrega de medicinas para tratar diferentes patologías. “Muchas veces dicen que no hay medicamentos, pero si denuncian, aparecen”.

También refirió que otro factor que pone en jaque la atención oportuna de los pacientes es la falta de personal, pues muchos trabajadores han renunciado a sus cargos por la falta de estabilidad económica.

La diáspora nos ha afectado, nos ha quitado personal. Hace cinco años en la nómina éramos 3800 trabajadores, ahora apenas somos dos o tres trabajadores por cada centro”.

Santana Campos, quien tiene 14 años laborando en Barrio Adentro, asegura que nunca había notado una crisis económica tan marcada: su salario mensual no alcanza ni para comprar dos kilos de arroz y pasta.

Lee también
Vecinos de Las Malvinas piden apoyo para recuperar espacio deportivo

Su núcleo familiar está formado por cuatro personas y en muchas oportunidades no pueden hacer las tres comidas diarias. “Estamos viviendo al día, mi sueldo no alcanza para planificar. En mi casa no me sobra ni un kilo de pasta. Más o menos nos mantenemos porque mi hijo trabaja y por la pensión de mi esposa”, dice.


Participa en la conversación