Caraqueños soportan hasta 7 horas de cola para surtirse en manantiales de la carretera Caracas-La Guaira

Conductores de camiones cisternas pueden cobrar entre 50.000 a 80.000 bolívares y hasta 500 dólares por proveer el líquido. Además de los habitantes de la zona, vecinos de Catia, El Junquito, La Pastora, El Paraíso y San Agustín llegan hasta el lugar para llenar sus recipientes.

Caracas. A las 11:30 de la mañana de este martes 12 de marzo, bajo un fuerte sol, habitantes de distintos sectores de Caracas hacían largas colas en el sector El Chorrito, de la carretera Caracas-La Guaira para llenar sus jarras, botellones, pimpinas, tobos y pipotes. Muchos llegaron al lugar antes de que el sol se asomara por el este.

Propios y foráneos llegaron temprano a los chorritos (manantiales que brotan del Ávila) para surtirse del agua que escasea actualmente en la capital venezolana.

Carmen Contreras tiene 74 años de edad, de los cuales 54 los ha vivido en el barrio Blandín, en la carretera Caracas-La Guaira. Carmen no se levantó tan temprano, pero sus acompañantes sí. Desde las 5:00 a. m. comenzaron a hacer la cola y a las 11:30 a. m. aún les faltaban unos cuantos metros para llegar hasta el punto de llenado.

“Agarramos agua de acá para tomar, para cocinar y para hacer todo, pues esta agua es cristalina y los ingenieros que estuvieron trabajando acá en la construcción de las pantallas revisaron esa agua y nos dijeron que era apta para el consumo humano”, explicó Carmen.

Dijo que, dada la falta de agua en Caracas, en los últimos días ha venido mucha gente a El Chorrito a buscar el líquido.

“Siempre que no hay agua en Caracas, la gente viene por aquí a buscar, y ahora más por la escasez que tenemos; aquí en mi sector ya van ocho días que no nos llega”.

Foto: Gleybert Asencio

Gerardo Leal, residenciado desde hace 23 años en el sector La Cordillera de la Caracas-La Guaira, dijo que en su comunidad nunca falta el agua, pero en otros sectores de la carretera sí falta mucho.

“Ahorita estamos sin agua desde el viernes pasado, después del apagón. Desde ese día no viene”, comentó Gerardo, quien hoy estaba en la cola desde las 6:30 a. m. “Ayer vine a las 7:30 de la mañana y me fui de aquí a las 2:00 p. m.”.

Gerardo aseguró que aunque el agua es bastante limpia, en su hogar la hierven para evitar problemas de salud.

“Siempre la gente agarra agua acá, pero esto nunca está así como ahorita, generalmente esto está vacío. Ahorita está viniendo gente de muchas partes de la carretera y también de Catia, y hasta de Parque Central”, afirmó.

Más allá de la carretera Caracas-La Guaira

Lee también
De cinco estaciones del Metrocable de San Agustín solo funcionan tres

Personas residenciadas en distintas partes de la ciudad, con vehículos particulares, llegan hasta los manantiales de la carretera. Belkys Zambrano, de Vista Alegre (parroquia El Paraíso), y Eduardo Pérez, de Manicomio (parroquia La Pastora), también conversaron con Crónica.Uno mientras esperaban su turno para llenar.

Belkys tiene aproximadamente 10 años yendo a buscar agua en este punto cuando el servicio falla. “Desde el martes de Carnaval no tenemos agua en Vista Alegre, y vinimos a buscarla acá. Tengo muchos años bebiendo de esta agua y prefiero beber esta que la que nos llega por las tuberías”.

Explica Belkys –docente e ingeniero mecánico desde hace 25 años– que una amiga suya con estudios en Química analizó el agua y ha comprobado que es pura, y que se puede consumir, por eso en su casa la toman con confianza. Informó que algunos camiones cisternas están cobran 50.000 bolívares, pero otros piden hasta 500 dólares. “Se pasan, es demasiado”, dijo.

Eduardo, quien informó que vecinos de Manicomio tienen más de ocho días sin agua, coincidió con Belkys y con Carmen. “Esta es un agua potable. Es mejor que la que nos llega a casa. Dicen que está contaminada, pero no es verdad; esta agua viene del subsuelo y viene filtrada, uno puede bañarse, lavar con ella, beberla y no pasa nada, en cambio la que está cerca del Guaire, esa ya es otra cosa, esa sí puede estar contaminada”, dice.

Foto: Gleybert Asencio

El argumento oficial del “sabotaje” no cala

El equipo de Crónica.Uno aprovechó la oportunidad para consultar a los ciudadanos su opinión sobre la tesis del “sabotaje” expuesta por Nicolás Maduro para explicar el apagón nacional que afecta al país desde el jueves 7 de marzo, y que estaría generando la interrupción del servicio de agua en la capital de la República.

“El Colegio de Ingenieros lleva años diciendo que las tuberías necesitaban mantenimiento. Aquí no hubo mantenimiento oportuno. Independientemente de la postura política que uno tenga, acá las cosas hay que llamarlas por su nombre”, sentenció Belkys.

Para Eduardo, no ha habido ningún sabotaje. En su opinión, los problemas de luz y, por consiguiente, de agua tienen que ver con la ausencia de un plan de mantenimiento permanente.

Gerardo también cree que todo se debe a falta de mantenimiento. “La culpa la tienen ellos (las instituciones responsables) porque no mantienen todas las plantas. Son problemas que vienen de tiempo atrás. El presidente Maduro dijo que a partir del lunes iba a haber cisternas por todos lados y yo no las he visto. Ojalá que las envíen porque algunas están cobrando hasta 80.000 bolívares. Ellos deben buscar la solución”.

Foto: Gleybert Asencio

Participa en la conversación