Juan Guaidó: Necesitamos de la legítima Fuerza Armada venezolana para restituir el orden

El presidente de la Asamblea Nacional conversó con Crónica.Uno a días de su designación. Afirma que el llamado del Parlamento al sector castrense no debe ser interpretado hacia las armas, sino a hacer cumplir la Constitución. Sostiene que todos los factores políticos de la oposición son necesarios para la transición y que trabajará para que ninguno quede por fuera.

Caracas. Una de las oficinas desde donde Juan Guaidó despacha luego de que fue electo presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, es un enjambre de abejas: conversaciones en cada cubículo, personas que entran y salen, celulares que repican, notas de voz que se disparan de los dispositivos inteligentes, uno que otro ringtone con canciones alusivas a Guaidó.

Si se compara con el ambiente que rodeó a sus antecesores en el cargo (Henry Ramos Allup, Julio Borges y Omar Barboza), el lugar parece más un comando de campaña que la oficina de un diputado en funciones de presidente del Parlamento. Un signo distintivo es la juventud de todo el equipo. VP es un partido joven, acaba de cumplir 8 años de fundado.

Guaidó nos recibe con un estrechón de manos, una sonrisa y con 20 minutos después de lo acordado, pues una entrevista telefónica para una radio del exterior se extendió más de lo previsto. Después de declararle a Crónica.Uno, lo va a entrevistar Luis Chataing vía streaming. Su agenda no tiene un minuto libre.

“¿Te imaginaste que íbamos a estar en este punto el 17 de enero, Maru?”, se adelanta a preguntar.

¿Usted se lo imaginó?

—Yo soy de los tiburones, Maru (risas).

¿Los que nunca pierden la esperanza?

—Eso me formó para este momento (risas).

El cubículo donde transcurre la conversación es pequeño, unos 4 metros por 5, quizá. Una mesa, varias sillas, paredes blancas, luz  blanca, afiches y libros de ingeniería, un mapa de Venezuela, una pizarra en blanco. Luego de ubicar los equipos de foto y vídeo y de que el diputado resolviera si firmaría o no unos papeles con sello de la Asamblea Nacional, arranca la conversación.

Juan Guaidó recibió al equipo de Crónica.Uno en una de las oficinas de su partido, VP ,en Caracas. Foto: Gleybert Asencio

En diciembre le pregunté si se sentía preparado para el reto que tenía enfrente y si tenía miedo. Usted me dijo que no tenía miedo porque se había formado para este momento toda su vida. Ahora que ya está a cargo, le repregunto: ¿Estaba preparado para lo que ha pasado en 12 días y lo que viene?

—Sabemos la persecución, las amenazas. Pero estamos comprometidos y fuertes. Enfocados buscar una solución correcta y viable a esta gran crisis que estamos atravesando. Creo que todo nos ha ido preparando. Pero a la vez ¿quién está preparado para enfrentar una dictadura? No es primera vez que me secuestran, que me apuntan a la cara. Pasó en 2014 cuando entraron a la sede de VP para secuestrar a Vecchio y no lo permitimos. Cuando se llevaron detenido a Leopoldo López, cuando secuestraron a Juan Requesens, todo lo que hicimos desde el movimiento estudiantil, el haber construido un partido desde cero, el haber enfrentado electoralmente al chavismo, el haber ganado la mayoría en el Parlamento. Además he asumido muchas tareas en el pasado como jefe de fracción de la Unidad, como presidente de la Comisión de Contraloría, como jefe de fracción de VP, como coordinador de organización de un partido nacional. Entonces creo que sí, que estoy preparado. En cada responsabilidad siempre hemos cumplido con la tarea. Estoy seguro de que esta vez no va a ser distinto.

En las últimas horas ha corrido un rumor según el cual en el TSJ están preparando una sentencia para declarar nula a la nueva junta directiva de la AN. De hacerse efectiva ¿qué harán?

—¿Cuál TSJ? Creo que está muy claro: la única institución electa por voto popular es el Parlamento nacional. Cualquier elemento que intente ese ‘sitio’, porque no se le puede llamar TSJ, es absolutamente espurio. Además ¿ya no estábamos en desacato? ¿entonces es un reconocimiento al funcionamiento del Parlamento? Se están ahogando en contradicciones. Aquí el reconocimiento del Parlamento es por parte del mundo, por parte de los ciudadanos y de cada uno de nosotros que quiere construir una solución política viable.

Un grupo de militares venezolanos de mediano y bajo rango que desertó a Perú en diferentes momentos de los últimos años se pronunció esta semana reconociéndolo a usted como comandante en jefe ¿Qué les dice a ellos y a los militares que siguen en los cuarteles: es usted su comandante en jefe?

—Lo hemos dicho muy claro desde el 5 de enero. La Constitución es clara sobre quién debe asumir las competencias en este momento, pero también hemos dicho que tristemente este no es un momento de Constitución. De hecho, nuestra labor, nuestro esfuerzo, lo que estamos construyendo con ese tipo de pronunciamientos, con los pronunciamientos internacionales, es hacer hábil la Constitución. Nosotros estamos defendiendo la restitución de esa Constitución. Maduro se encuentra en un laberinto donde él mismo decidió meterse y es que el comandante en jefe de las fuerzas armadas se elige por voto popular y ante la ausencia de voto popular, está rota la cadena mando. Lo vimos hace unos días cuando me secuestraron. Digan lo que digan hay una debilidad manifiesta del régimen sobre lo que sucedió el domingo.

Lee también
El hambre dispara contra la FANB

Este llamado a la Fuerza Armada para que reconozca y restituya la Constitución podría ser interpretado por sectores extremos dentro de la misma para conformar un ejército paralelo ¿Ese ese el llamado que hace la AN, a que se cree una Fuerza Armada paralela?

—La Asamblea Nacional no quiere nada paralelo. De hecho, los que construyen cosas paralelas están en el régimen. Cuando Ledezma ganó, nombraron una autoridad única. Cuando la oposición ganó gobernaciones, crearon Corpomiranda o Corpozulia. Ganamos el Parlamento y crearon el parapeto de la Asamblea Nacional Constituyente. Y así van. Los paralelos son ellos. La única autoridad legítima hoy en Venezuela es el Parlamento nacional. Nosotros necesitamos de la legítima Fuerza Armada venezolana para restituir el orden y para eso hay unos decretos puntuales ya. Hay un decreto de amnistía y, paradójicamente, para que se cumpla ese decreto y para que sean amnistiados sus hermanos en armas son ellos quienes lo tienen que cumplir. Nosotros vamos a entregar ese decreto en cada uno de los cuarteles militares, en las cárceles militares; los que están habilitados para cumplirlo y dejar en libertad a sus compañeros son ellos. No estamos llamando a otro elemento que no sea respetar, salvaguardar y restablecer la Constitución.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, así como algunos congresistas estadounidenses se han comenzado a referir a usted como ‘presidente interino’ ¿Usted es o se siente presidente interino de Venezuela?

—Lo voy a volver a responder como lo hemos respondido todos estos días: ahí está la Constitución, nos otorga las competencias y estamos ejerciendo las competencias que esa Carta Magna nos da. Es evidente que hoy no estamos en un momento de Constitución sino en un hecho de secuestro institucional y dictadura y por eso la lucha que estamos dando. Es lógico que los países del mundo nos reconozcan de esa manera porque es lo que dice la Constitución y lo que debe respetar el mundo libre. Esperemos que así sea a lo interno y logremos restablecerla plenamente.

Un día antes de su secuestro, Diosdado Cabello afirmaba en un tuit que usted es un títere utilizado por Estados Unidos y por sectores de oposición que pronto lo van a desechar ¿qué le responde al vicepresidente del PSUV?

—Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Es el pueblo de Venezuela el que quiere elegir y darle una solución política viable a este conflicto.

Cabildos informativos

El presidente de la AN agradeció preguntas de nuestros lectores a través de la etiqueta #PregúntaleAGuaidó. Foto: Gleybert Asencio

El furor que están generando los cabildos abiertos es palpable. En el Metro, en la parada del autobús, en la cola para pagar, en las cadenas de Whatsapp, la gente habla del Cabildo Abierto. Se trata de un mecanismo de participación ciudadana contemplado en el artículo 70 de la Constitución que establece vagamente y sin que exista una ley que los regule, que “sus decisiones son vinculantes”. También aparecen en los artículos 261, 263 y 264 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal.

A propósito de esta entrevista, Crónica.Uno invitó a sus seguidores en Twitter y Facebook a enviar una pregunta que quisieran hacerle al diputado Juan Guaidó con la etiqueta #PregúntaleAGuaidó. El resultado de esa invitación puede verlo en este enlace, pero hubo al menos 6 temas recurrentes y uno de ellos fue el cabildo abierto.

¿Por qué los cabildos no están teniendo realmente un carácter vinculante, no se está sometiendo nada a votación o aprobación de los asistentes, tampoco se abren los micrófonos para que la gente intervenga sino que son más bien informativos?

—Los cabildos abiertos han sido un fenómeno interesante. Es impresionante cómo se han multiplicado. Pedimos disculpas si algunos ciudadanos se sienten de esa manera pero estamos adecuándonos a esa gran respuesta y respaldo que ha dado la ciudadanía. En el primero tuvimos representación de los sectores sociales, recibimos propuestas de ellos. El tema comunicacional es muy importante ahorita y estamos hablando de cómo combatir las noticias falsas, convocando al 23 de enero, e insistiendo en que si las personas que asisten tienen familiares militares, les hablen del decreto de amnistía que dictamos desde el Parlamento. Creo que es importante mantener ese espacio, mejorarlo y someter a consultas las actas. Les agradezco la pregunta porque nos da una crítica constructiva de cómo mejorar el proceso de comunicación y de participación.

Hablando de información ¿podría ahondar en la denuncia que dio en el cabildo realizado en Baruta el pasado 16 de enero, relativa a la censura de la que supuestamente ha sido objeto en algunos medios de comunicación?

—No tengo elementos de prueba sino el comentario que me hicieron, pero lo vinculé de inmediato con el hecho de que ya me han cancelado más de tres entrevistas de radio esta semana. No quiero dar los nombres porque no es un tema con las radios sino con la censura que impone el régimen. Pero los que nos van a leer o ver por este medio se preguntarán por qué no me han entrevistado en ninguna radio venezolana por ejemplo. Ahora bien, creo que es evidente que tampoco han podido detener la propagación de la información.

Límites e indispensables

A principios de mes, Guaidó y María Corina Machado se reunieron y la fracción 16J le dio al diputado un voto condicionado para la Presidencia. La condición es que cumpla el artículo 233 constitucional y asuma la presidencia de la República. En la sesión del 15 de enero, 16J salvó su voto en el acuerdo que declaró la usurpación de la presidencia.

¿Vente Venezuela, 16J y María Corina Machado son prescindibles o imprescindibles para avanzar en una transición exitosa?

—Creo que todos los factores son necesarios para lograr la mejor transición posible en Venezuela. La transición no se decreta, es un proceso complejo. Es fundamental la participación de todos en este proceso y estoy seguro de que vamos a contar no solo con María Corina sino con la fracción de Vente. Está bien, es natural tener diferencias. Lo importante es debatirlas, resolverlas y avanzar y creo que vamos a avanzar con tranquilidad.

El 4 de enero el Grupo de Lima emitió un comunicado que incluyó un respaldo de ese bloque a la posición de Guyana en el diferendo territorial con Venezuela ¿Cuál es el límite entre el apoyo para la restitución de la democracia y la injerencia internacional? ¿qué hará usted para impedir que la defensa de la democracia no sirva a determinados gobiernos del mundo para violentar la soberanía de Venezuela?

—Uno de los primeros acuerdos que aprobamos en el Parlamento este año tiene que ver con la soberanía sobre el Esequibo. Yo estuve en el Esequibo, en Anacoco hace muchos años con Leopoldo. Nosotros no hablamos de soberanía, nosotros ejercemos soberanía. Agradecimos el acuerdo pero inmediatamente hicimos la salvedad con respecto al punto 9 relativo a la soberanía. Nuestra posición es que esa controversia se resuelva por los caminos que son. No es momento para que el Grupo de Lima se parcialice por un elemento u otro. Luego de que emitimos el acuerdo, más de 10 países corrigieron su posición.

El que toma consejos…

Ninguno de los tres años de la actual legislatura ha estado libre de complejidades, amenazas y ataques. En 2016 empezó el cerco presupuestario que no ha cesado, fueron anuladas casi todas las leyes sancionadas ese año, el poder judicial bloqueó el referendo revocatorio. En 2017 fue la ruptura del orden constitucional con las sentencias 155 y 156 del TSJ que le quitaron todas las competencias a la AN y la brutal represión de las protestas ciudadanas, que dejó más de 100 muertos y miles de heridos, detenidos y perseguidos, incluyendo a diputados. 2018 fue el año del fracaso del diálogo con mediación internacional.

¿Qué enseñanza le dejó el ejercicio de la presidencia de la AN por parte de Henry Ramos (AD), Julio Borges (PJ) y Omar Barboza (UNT) que le pueda servir para llevar adelante sus funciones?

—Muchas de cada uno. La construcción de los consensos por parte de Henry, la consulta a los sectores pero también el liderazgo político que ejerce en su partido y en los factores de oposición. De Julio, la estrategia, el centro en las leyes, el tema internacional. Barboza, haber mantenido un Parlamento en resistencia con temple y con la articulación de todos los factores. Y de todos, cómo mantener un Parlamento sin presupuesto.

 ¿Qué consejo le ha hecho llegar Leopoldo López?

—Leopoldo López sigue preso y eso hay que decirlo siempre. Está en una pena de casa por cárcel, no es fácil la comunicación con él, no le permiten visitas. Trato de mantener comunicación fluida a través de Lilian, su esposa. Su consejo ha sido serenidad, foco y humildad. Son elementos importantes en el ejercicio de cualquier cargo.

¿Cómo se siente usted ante esta especie de euforia colectiva que ha generado su liderazgo en la masa? ¿cómo lidia con eso?

—Me siento muy comprometido, muy responsable y muy dedicado a manejar este momento con responsabilidad y con la verdad. Porque es un momento de altísimas expectativas, expectativas que queremos transformar en grandes esperanzas y esperanzas que queremos materializar en soluciones concretas y viables a esta gran crisis que estamos atravesando.

Usted insiste en afirmar que no existen soluciones mágicas pero un político que no inspira, no tiene futuro ¿cómo visualiza usted las navidades venezolanas de 2019?

—(Sonríe) Con una sonrisa en la cara de cada venezolano por el futuro que estamos construyendo. Creo que sin duda alguna hemos construido tanto, hemos labrado tanto, hemos sacrificado tanto que estoy seguro de que los venezolanos merecen más y vamos a tener mucho más.

Perfil: Entre el Caribe y el Ávila

Foto: Gleybert Asencio

Juan Gerardo Guaidó Márquez nació el 28 de julio de 1983 en el entonces Departamento Vargas. La coincidencia en el día del cumpleaños con Hugo Chávez le causa gracia: “Para mí no significa absolutamente nada, pero para los que creen en astrología a lo mejor significa algo, no sé. De que vuelan, vuelan”.

Dio sus primeros pasos en política como parte del movimiento estudiantil del 2007. La UCAB le dio la oportunidad de hacer pasantías en la Universidad de Carolina de Norte, en Estados Unidos. Después de graduarse de Ingeniero Industrial, un convenio entre su alma mater y la Universidad George Washington, le dio acceso a un postgrado en políticas públicas que hizo en Caracas. Quizás el sello en su pasaporte sea la base que tuvo Nicolás Maduro para afirmar que Guaidó es un agente entrenado en Estados Unidos: No sé por qué dice eso. Cuando no tienen nada que decir, atacan en lo personal. Yo hice mis pasantías académicas en la Universidad de Carolina del Norte. Allí estudié automatización de procesos, ergonomía, robótica, todo enfocado en ingeniería industrial. Si es un pecado formarse… probablemente para Maduro lo es, señala el diputado.

Es miembro fundador de Voluntad Popular. Conoció a Leopoldo López y dos años después empezaba la construcción de VP. Para 2011 fundaba junto con López y otros dirigentes jóvenes el nuevo partido: Freddy Guevara, Carlos Vecchio, David Smolansky, Lester Toledo, Daniel Ceballos. Todos, excepto él, presos, exiliados o perseguidos hoy.

Iniciamos el proceso desde cero, desde definir qué es un partido, cómo lo queremos, tejer la red de redes. Giré por todo el país fundando VP. Yo soy diputado de Vargas, que es mi arraigo y mi terruño, pero no hay caserío que no haya recorrido con Leopoldo, con el movimiento estudiantil, con la organización del partido, afirma.

En una de esas actividades de construcción partidista, en 2013, conoció a Fabiana Rosales, su esposa, y con quien tiene una niña, Miranda Eugenia. Fiel a los afectos, el padrino de su boda es uno de sus amigos de la infancia, una infancia “entre el Caribe y el Ávila, ¿qué más puedo pedir?”, pregunta con una sonrisa.

Aunque admite que le “fascina la playa, su amplitud, su inmensidad”, su lugar favorito de Vargas no es una playa, sino las casas de sus dos abuelas, una en Macuto y la otra en Corapal: “Allí pasé tantos momentos de mi niñez”.

Régulo es el nombre de la estrella más importante de la constelación de Leo, la que representa el honor y la valentía. Por eso su perro, el labrador que le regalaron el 23 de junio de 2015, se llama Régulo. Ese día Guaidó levantó una huelga de hambre de 12 días en apoyo a la misma medida que desde su celda había tomado en mayo Leopoldo López. Exigían al CNE fijar la fecha de las elecciones parlamentarias que la oposición ganaría meses más tarde.

Para aquel momento era diputado suplente de la oposición por el estado Vargas. Pero los varguenses quisieron que a partir de entonces los representara como diputado principal y le dieron 97.492 votos para hacerlo posible el 6-D de 2015.

Desde el 5 de enero de 2016 ha sido parte de la directiva de la AN desde diferentes cargos: presidente de la comisión de Contraloría, vicepresidente de la comisión de Política Interior, y en 2018 jefe de fracción de la Unidad.

La tragedia de Vargas, a la que sobrevivió con tan solo 16 años de edad, le enseñó a viajar ligero y cuando se le pregunta si hay algún objeto del cual no se desprende, responde: “Yo me desprendí de las cosas materiales en el 99. Voy con Dios y la Virgen”.

Video: Maru Morales P.


Participa en la conversación