Hace un mes hubo una reunión entre vecinos y funcionarios gubernamentales en Las Quintas, en la cual se ofrecieron varios beneficios para la comunidad, pero ocurrió todo lo contrario: las bandas tomaron el poder porque ya los cuerpos de seguridad no suben como antes.

Caracas. Ha pasado un mes desde que la Cota 905 se convirtió nuevamente en una zona de paz, según decreto extraoficial. Pero en los sectores de esta comunidad ubicada en el municipio Libertador no reina precisamente la paz sino la violencia.

Según testimonios de vecinos, quienes no se identificaron por temor, después de la reunión que hubo en la cancha deportiva de Las Quintas con la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez; el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez; el ministro para la Juventud y Deporte, Pedro Infante, el pasado 26 de agosto, la situación en el barrio empeoró.

Desde ese momento, hay sectores en donde los delincuentes tienen potestad en la entrega de las bolsas de comida de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) e incluso impusieron “toque de queda”, como en Las Quintas.

Lee también
En la Cota 905 creen que acuerdos de paz entre delincuentes y Gobierno son un disfraz

Ellos no son del consejo comunal, pero saben quiénes son los miembros y ellos actúan por esas amenazas. Con su presencia dan miedo y si alguno habla mal del Gobierno o hace algo que a ellos no les gusta, te quitan la bolsa. Pasa también en el sector Santa Eduvigis, sostuvo un habitante, de manera anónima.

Quienes viven en la parte más alta de la Cota, Las Quintas, y en el sector que colinda, El Zanjón, en El Cementerio, tratan de llegar antes de las 7:00 p. m. porque según rumores había “toque de queda” impuesto por los delincuentes que lideran las bandas.

Vecinos aseguraron que en la reunión que sostuvieron con líderes del Gobierno, en agosto, les prometieron beneficios en materia de seguridad con dotación de jeeps, con el gas e incorporar a los jóvenes desocupados al mundo laboral.

Hasta entonces, los habitantes solo han visto que se cumplió la promesa del gas, están comprando las bombonas en 50 bolívares, cuando antes debían cancelar entre 600 y 800 dependiendo del sector.

El diario Ciudad Caracas publicó parte de lo que se prometió en la reunión del 26 de agosto. Según vecinos acudieron delincuentes del sector

“Eso fue lo único que se cumplió de esa fulana paz, porque ni los jeeps ni las actividades deportivas y de trabajos han sucedido”, señaló un vecino.

En declaraciones al diario Ciudad Caracas, con fecha 26 de agosto —día de la reunión en la Cota 905—, el presidente del Poliedro de Caracas, Antonio “Potro” Álvarez, comentó que las acciones arrancarían el martes 29 de agosto. Los vecinos siguen esperando.

Lo que sí se cumplió

“La paz”, como la llaman los mismos habitantes de la Cota 905, dio más poder a las bandas del barrio, quienes pasean con sus armas y granadas a plena luz del día por la comunidad. Incluso, frente a los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que están en una escuelita en Las Quintas. Eso fue lo único que se cumplió de los acuerdos —no oficiales— con el Gobierno.

Según testimonios de vecinos y funcionarios policiales, el presunto acuerdo de paz entre el Gobierno y los delincuentes era que no cometerían más delitos, como vender drogas, llevar víctimas de secuestros, cobrar rescates, o subir vehículos robados, a cambio de que cesaran los operativos policiales, que se intensificaron desde la puesta en marcha de la Operación de Liberación del Pueblo (OLP), en agosto de 2015.

Lee también
Tras acuerdos de paz en la Cota 905 delincuentes impusieron “toque de queda” en Las Quintas

Fuentes policiales indicaron que no fue un anuncio oficial, pero desde la reunión entre Gobierno y comunidad no recibieron más informaciones de la zona y por lo tanto no subirían al barrio. La Cota de nuevo se convirtió en “zona de paz”.

Las zonas de paz se crearon sin anuncio oficial en el año 2013, con el Movimiento por la Vida y la Paz, dirigida por el viceministro de Seguridad Ciudadana para el momento, José Vicente Rangel Ávalos.

Se trató de pacificar a la comunidad con la entrega de artículos de línea blanca y materiales de construcción a cambio de las armas, pero no se logró pues los antisociales se armaron más, según testigos.

Las conversaciones iniciaron en sectores de los Valles del Tuy, Barlovento y Maracay. Luego se extendieron a barrios de Caracas, como la Cota 905, El Valle y El Cementerio. Posteriormente, Rangel Ávalos desconoció las zonas de paz, cuando ya el mal estaba hecho.

Sin embargo, el pasado 19 de septiembre hubo un despliegue de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB)pues habían rescatado al hijo del mayor general de la GNB, Frank Morgado, quien había sido secuestrado en el estado Vargas la noche anterior.

Lee también
Rescatan en la Cota 905 al hijo de un GNB secuestrado en el estado Vargas

Ellos no cumplieron el acuerdo de paz, por eso el despliegue de policías ha sido horrible. No dejan bajar ni subir jeep para el barrio, todo está tomado, señalaron los habitantes en aquella oportunidad.

También se registró el homicidio de Robert José Azuaje Maldonado, de 20 años, el viernes 1° de septiembre en el sector Brisas del Paraíso. Y los residentes han confesado que volvieron las fiestas electrónicas, las cuales les dan nervios porque se vende droga y la música es hasta la madrugada.

“Vemos gente armada, todo eso lo ven los niños y nos preguntan. Están acostumbrándose a ver al ‘Coqui’ como su héroe y eso nos preocupa mucho. Además ya en el pasado han ocurrido explosiones por granadas y corremos cada vez que los vemos por miedo”, dijo una vecina.

Foto referencial: Cristian Hernández



Participa en la conversación