Una ciudad colapsada por la escasez de agua y demás servicios públicos, suma a su calamidad los frecuentes botes por tubos rotos, cuyo mantenimiento recae sobre Hidrocapital, organismo encargado de reparar las averías y de realizar restauraciones superficiales cuando el problema persiste.

Caracas. Mientras en algunos sectores de los municipios Baruta, El Hatillo, Chacao y Libertador no llega el agua, miles de litros se desperdician por las calles y avenidas. Entre los vecinos realizan reportes de las fugas a Hidrocapital, pero la respuesta que reciben es que solo atienden emergencias y si la situación “no es tan grave”, se mantienen en espera. En otras ocasiones, los trabajadores de la hidrológica manifiestan que no tienen las herramientas ni los recursos para realizar la reparación de las tuberías. En resumidas cuentas, los «hidrohuecos» ya son parte del ornato caraqueño.

El alcalde de El Hatillo, Elías Sayegh, dijo a Crónica.Uno que tienen registrados 120 hidrohuecos causados por averías en tubos que pertenecen a la compañía del Estado. Ya han hecho el contacto con el organismo para ponerse a la orden en este tema, e incluso le ha propuesto tapar los huecos una vez las cuadrillas arreglen los tubos, «pero la respuesta siempre es que no tienen material para trabajar».

“Es lamentable que mientras en algunos sectores del municipio llega el agua una vez a la semana, miles de litros se pierdan. Nosotros logramos tapar más de 30 hidrohuecos el año pasado. Sin embargo, algunas tuberías se vuelven a averiar en otras vías. En los últimos días hemos visto que ha incrementado la cantidad de botes de agua”, acotó Sayegh.

Las redes que surten el agua a los distintos municipios son de vieja data. Tienen más de 30 años como mínimo, según información suministrada por el ingeniero Norberto Bausson, exvicepresidente de Mantenimiento de Hidrocapital, quien declaró en marzo de este año que del agua que logra salir de los embalses, 40 % se pierde por fugas y en las tuberías colapsadas. Es el agua que fluye por las calles mientras cerro arriba no llega ni una gota.

Lee también
Autoridades capitalinas se olvidaron de los huecos

El ingeniero José de Viana, expresidente de Hidrocapital, explicó que son muchos kilómetros de tubería y la falta de reparación en los distintos municipios es consecuencia del mismo deterioro del organismo, que no cuenta con las herramientas necesarias para cubrir la avería. Indicó que por lo general las roturas no se ven y escapan hacia la superficie de modo que el pavimento se colapsa y quedan los hidrohuecos enormes que se ven en las calles y avenidas.

De Viana añadió que hay procedimientos para limpiar los conductos y todo un proceso para reducir la rugosidad, es decir, el conjunto de irregularidades de la superficie. No obstante, en estos momentos la hidrológica no cuenta con la tecnología ni los materiales suficientes “ni siquiera para tapar los huecos”.

Miguel Solano, vecino del sector La Unión, dijo que el agua solo llega los miércoles “pero cuando llega es con más fuerza que nunca”, sostuvo. Acusa al organismo de dejar los huecos y escombros en la zona por días e incluso meses.

los hidrohuecos
Bote de agua en el sector La Unión de El Hatillo. Foto: Gleybert Asencio

En La Boyera, frente a la residencia Bella Vista, hay un hueco que todavía no se ha tapado. Los escombros permanecen en los cuatro costados y una cinta de Hidrocapital que cierra el paso. Una vecina del edificio, quien pidió no ser identificada, expresó que el mismo lleva días allí y cree que por eso les racionan el agua.

Hueco en La Boyera. Foto: Gleybert Asencio

La vialidad de la comunidad se ve afectada por los huecos e incesantes filtraciones que inundan las calles de líquido. Hasta los transeúntes deben saltar los charcos para no mojar los zapatos.

En Baruta contaron 52 botes de agua

Lee también
“Las FAES me rompieron el celular porque grabé cómo mataban a un vecino”

El exconcejal de Baruta, Omar Villalba, junto con los vecinos, realizó un informe en el que contabilizaron 52 botes de aguas blancas y residuales en el municipio. El documento contiene los puntos específicos de emergencia por estas fallas.

La zona más afectada es la avenida principal de Lomas de Prados del Este por derrame de aguas blancas. También el este y oeste de Manzanares está colapsado.

Villalba agregó que las aguas blancas se desbordan porque los conductos ya están viejos y el plan de racionamiento solo hace que se deteriore más rápido debido a que se llenan de aire, y al venir el agua con tanta presión no aguantan. Explicó, además, que la situación de las residuales es similar, por lo que se debe hacer un profundo mantenimiento.

Oscar Salsedo, comerciante de Lomas de Prados del Este, comentó que cada día se rompe un tubo nuevo y nada que deja de correr el agua. “Hay que tener la cruz en la mano para que se deje de desperdiciar tanto líquido que necesito para mi negocio y el organismo encargado de la reparación brilla por su ausencia”, acotó.

A las fallas de suministro, se suma la calidad del agua. Muchos reciben por las tuberías agua color papelón, situación que genera insalubridad, según denuncian los vecinos de Baruta por Twitter.

Sin información actualizada en Libertador y Chacao

A principios del 2018 habitantes del municipio Chacao se organizaron y aseguraron la existencia de 64 botes de agua.

Las alcaldías de Chacao y Caracas todavía no cuentan con información actualizada sobre las tuberías averiadas en los municipios. Es por ello que los vecinos se organizarán en las próximas semanas para realizar un conteo de las zonas y poder levantar un informe sobre los hidrohuecos.

Lee también
Autoridades capitalinas se olvidaron de los huecos

A pesar de los escasos datos, el equipo de Crónica.Uno realizó un recorrido por los municipios y pudo constatar que en Chacao las zonas que mantienen las filtraciones son Altamira norte, La Castellana y los alrededores del Country Club. Mientras que en el Libertador hay averías en los siguientes sectores:

  • Avenida Panteón frente a la Biblioteca Nacional.
  • Diagonal a Clínicas Caracas en San Bernardino.
  • Los Rosales avenida Roosevelt, junto al elevado que cruza con la avenida Nueva Granada.
  • En la subida del Pinar, en dirección al zoológico del mismo nombre en El Paraíso.
  • En el final de la avenida principal de Palo Verde frente a la Iglesia San Rafael.
  • Avenida Universidad frente al liceo Andrés Bello.
  • Avenida Intercomunal de El Valle.
  • Calle 10 de Los Jardines de El Valle.
  • Mercado, diagonal al hospital de Coche.
  • Bulevar de Antímano, frente al supermercado Día a Día.
  • Calle Caroní de Las Mercedes.

“Aquí los botes de agua son constantes y podría decir que llevan hasta dos años, pero nada que los arreglan. Es más peligroso para los vehículos que transitan por aquí y nos pone a prueba a la comunidad”, manifestó una vecina de Coche.

Puede ver más reportes de averías por parte de los usuarios aquí.

los hidrohuecos
Bote de agua en la avenida 2 de Altamira. Foto: Gleybert Asencio

Hay hidrohuecos que tienen más de un año «adornando» las calles. Acumulan escombros, los rellenan con cauchos y en tiempos de escasez los vecinos de los alrededores se surten de agua, se bañan y hasta lavan la ropa. Lo que es recurrente en las denuncias es que no hay respuestas oportunas. Ya no hay cuadrillas de mantenimiento para atender tantos botes.


Participa en la conversación