En El Dorado las prostitutas cobran en gramas de oro cuando trabajan en las “corrutelas”, unas casas de tablas que quedan en los campamentos; en el pueblo están casi en todos los hoteles.

Yohana Marra/@yohanamarra

Caracas. Se sabe de lo mucho que ganan los mineros, pero no de lo que deben gastar para poder mantenerse. Sobre todo si es de otra parte del país, porque los gastos incluyen hospedaje en el pueblo cuando salen de los yacimientos.

Para entrar a la mina tienen que abordar una curiara y el pasaje cuesta más de 7.000 bolívares, dependiendo de lo lejos que deban ir, el viaje más corto es de 30 minutos.

“Si de regreso no tienes plata para pagar, hablas con el lanchero para que espere mientras cambias las gramas por bolívares, en el pueblo, o van contigo hasta la casa de cambio. Ahí nadie roba porque se mete en problemas con las mafias sindicales”, explicó un minero que estuvo recientemente en El Dorado, municipio Sifontes del estado Bolívar, donde estuvo trabajando más de seis meses.

Contó que para instalarse en el campamento necesitan que comprar un chinchorro, una cobija y el pabellón, como le llaman al mosquitero. Duermen bajo un techo, pero al aire libre, y se bañan en el río.

Mientras están en las minas cuentan con una cocinera, que se encarga de los tres platos, y ninguno baja de 2000 bolívares. El refresco de un litro pasa de Bs. 800 y las cervezas cuestan 500 cada una. A ellas también le dan gramas de oro cuando hacen la repartición.

“Una vez saqué bastante de una mina donde estuve más de 15 días, me quedaron como 300 mil bolívares, pero esa plata se me fue casi toda en el pueblo, hospedaje, comida, pasajes, y lo que me quedó se lo envié a mi familia en Caracas”, explicó.

Sostuvo que dos veces le dio paludismo y una cajita de pastillas le costó Bs. 800, ibuprofeno o acetaminofén que son las que más llevan. No van al médico porque es muy común que los afecte este mal, mientras están monte adentro.

Lee también
24 niños han muerto por desnutrición este año en San Félix

Pese a lo costoso que es todo, añadió que consiguen el producto que deseen sin hacer colas; los negocios chinos del pueblo venden por bultos.

Fiestas y prostitución

Así como tienen mucho trabajo durante el día, también hay bastante bochinche durante la noche. En las minas se encuentran unas casas de tabla con planta eléctrica, conocidas como “corrutelas”, donde se venden bebidas alcohólicas, drogas y hay prostitutas.

Añadió que los sujetos del sindicato suelen tomar y emborracharse en estos lugares, luego salen echando tiros al aire. “Ya eso es normal, allá todo el mundo está acostumbrado”.

Aunque las prostitutas están prácticamente apoderadas de los hoteles del pueblo, en las “corrutelas” también se encuentran y cobran en oro, entre una y dos gramas, según el servicio que brinden.

“Trabajan ‘la plaza’ en las habitaciones del pueblo, que casi todas las ocupan ellas. Y son jóvenes, de 14 para arriba, poco se ven mujeres mayores. En las minas hay demasiada prostitución y drogas, ellas trabajan bajo esos efectos”, detalló.

En El Dorado mantenerse suele ser más costo que en Tumeremo, que está a media hora en carro. Para llegar hasta allá hay que montarse en vehículos por puesto y pagar 800 bolívares el pasaje.

“Hay alcabalas y es el único sitio donde piden papeles, de resto en ningún lado. Si los guardias se dan cuenta que eres minero, por lo que llevas en el bolso, te hacen vaciarlo todo para encontrar oro y quitarlo”.

Lea también: Minas de Bolívar bajo el control de las mafias sindicales

 Foto referencial: cortesía Amilkm


Join the Conversation