Los pocos estudiantes que aún quedan en el núcleo La Morita, en Aragua, reclaman seguridad y servicios básicos para retomar las actividades normales de las facultades de ciencias de la salud y de ciencias económicas, las únicas que funcionan en la sede aragüeña.

Maracay. Pasillos vacíos, aulas cerradas, techos cubiertos de hierba, cementerio de autobuses, forman parte del panorama desolador en que se encuentra el núcleo de la Universidad de Carabobo (UC) en Aragua, ubicado en el sector La Morita.

La crisis presupuestaria a la que ha estado sometida esta casa de estudios ha convertido al núcleo en una ciudad universitaria fantasma. Apenas algunos estudiantes de las facultades de ciencias económicas y de ciencias de la salud, resisten los embates de la deserción y la diáspora, tanto de alumnos como de docentes.

La Escuela de Medicina Witremundo Torrealba, referencia obligada en el centro del país, es apenas un espacio enmontado, lleno de telarañas, sin agua, prácticamente a oscuras, de donde han desertado un 22 % de los profesores y más de 300 estudiantes de un aproximado de 1000 que cursaban del de 1º a 6to año de la carrera.

La inseguridad ha sido el enemigo más cruel. Desde el regreso a clases luego del más reciente periodo vacacional, al menos 400 metros de cables de electricidad fueron robados por los delincuentes, que además han cargado con aires acondicionados y cuanto equipo o aparato de valor que consigan dentro del campus universitario.

Mientras tanto, solo 5 de 90 vigilantes con los que contaba la sede se encargan de resguardar y proteger lo poco que queda del núcleo. Este personal no tiene ni siquiera linternas para realizar las rondas nocturnas.

Daniela Bustamante, presidenta del centro de estudiantes de medicina, rodeada de algunos compañeros, recorrió junto con varios periodistas corresponsales en la región la facultad de ciencias de la salud del núcleo La Morita de la UC, para que quedara registro del abandono y deterioro en el que se encuentra la institución.

Son muchos los salones y laboratorios que están cerrados desde hace mucho tiempo porque no hay estudiantes ni profesores. Así, materias como anatomía, histología, parasitología y microbiología, ya no se imparten de manera regular. La morgue está cerrada desde hace 3 años porque no cuenta con los servicios básicos para su funcionamiento, relata la dirigente estudiantil.

La preparación académica está en riesgo, pero aún así, los pocos docentes y estudiantes que todavía recorren los pasillos de la UC Aragua se las ingenian para cumplir con los requisitos exigidos en el pensum. De allí que las clases magistrales —donde 70 u 80 estudiantes ingresan a un auditorio sin aire acondicionado y sin luz— se hayan convertido en la alternativa de formación académica de la Escuela de Medicina de la UC. Los profesores en su mayoría apelan a la autogestión para cubrir y cumplir con los requerimientos académicos.

Y mientras el núcleo ya no ofrece clases nocturnas, los pocos estudiantes que todavía  acuden a la universidad en el horario diurno, deben esperar largas horas para abordar las escasas unidades autobuseras de la ruta estudiantil, que apenas circulan. Antes, el núcleo contaba con 7 rutas estudiantiles, pero la falta de repuestos, cauchos o lubricantes, mermaron la flota.

Actualmente, solo 2 unidades realizan 10 viajes al día para cubrir la demanda de transporte interno. Los estudiantes temen que en cualquier momento se queden sin transporte de manera definitiva.

La presidenta del centro de estudiantes de Medicina de la UC La Morita sostiene en nombre de sus compañeros, que es responsabilidad del gobierno de Aragua proveer de servicios básicos y de seguridad a una de las comunidades universitarias más importantes del centro del país. Por ello reclaman al gobernador de Aragua, Rodolfo Marco Torres, que se ocupe de estas tareas.

Lee también
Presidente de la FCU de la UC imputado de dos delitos: peculado doloso y agavillamiento

Participa en la conversación